lunes, 20 de diciembre de 2010

PROFITEROLES RELLENOS DE MOUSSE DE TURRÓN


Tenía muchas ganas de publicar este postre. Es uno de mis preferidos pues se adapta fácilmente a los gustos de cada uno. Tienen un tamaño ideal para los que el dulce no les dice gran cosa y con un bocadito tienen bastante y para los que son capaces de terminar la fuente en un visto y no visto.
Y otra gran ventaja, se pueden transportar con facilidad. Tocas el timbre y apareces en la puerta de tu suegra con una bandeja en la mano de profiteroles rellenos y los dejas con la boca abierta.

La receta en realidad no es nueva. La publiqué el año pasado en el “Especial postres con Turrón”. Ésta es la mousse de turrón de la tarta de “Canelona “. Es tan agradable y me gusta tanto que la he adaptado para varios postres, uno de ellos , la que os presento hoy.

Los profiteroles se hacen con masa choux. Es una masa fa-ci-lí-si-ma . Sé que parece laboriosa y de alta pastelería pero de verdad que no lo es. En cuanto la hayas hecho una vez y compruebes que tengo razón, la vas a hacer fin de semana sí, fin de semana también, ya lo verás.
Los rellenos pueden variar, pueden ser dulces o salados ( éstos últimos los dejaremos para otro día).
Yo suelo hacer 4 modalidades de relleno dulce:
-Si viene mi hermana a comer, los relleno de nata bien firme.
-Si los llevo al cole para tomar en el recreo, los relleno de trufa.
-Si me los pide mi hija Paula , tienen que ser de crema pastelera.
-Y si son para un día navideño, no hay duda, de mousse de turrón.

A mí me gusta meter la masa en una manga pastelera con boquilla de estrella pero si no la tienes, no pasa nada, los profiteroles salen igual de bien con la ayuda de dos cucharillas. Lo importante es el punto de horneado. Me encanta ver en la bandeja del horno como van inflándose los “pegotones “.
Si haces la mousse el día anterior, ya sabes que me gusta organizar el trabajo, solo tendrás que hacer los profiteroles y rellenar.Pero si no estas de humor y no quieres hacer la mousse, haz los prefiteroles, los rellenas de nata y los cubres de chocolate fundido unos segundos en el micro.El caso es que el postre lo haces tú, con tu cariño , tu tiempo y tu dedicación , que no es poco.

Felices profieteroles.


PROFITEROLES RELLENOS DE MOUSSE DE TURRÓN

Ingredientes:

Para la Mouse de turrón:
- 100 ml. leche
- 200 g. turrón blando
- 2 huevos
- 50 g. azúcar
- 400 ml. nata
- 1 sobre de gelatina neutra
- Un chorrín de coñac

Para la pasta choux. ( Adaptación del libro Thermomix Tm 31)
- 130 ml. agua
- 120 ml. leche
- 100g. mantequilla
- 1 pellizco de sal
- 5 g. azúcar
-160 g. harina de repostería.
- 4 huevos

Así lo hago yo:


Mousse de turrón

Método tradicional:
- Calentamos la leche en el micro y la mezclamos con el sobre de gelatina. Revolvemos bien para que la gelatina se deshaga y dejamos templar.
-Montamos la nata y reservamos.
- Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y reservamos.
- En un bol ponemos las yemas, el azúcar ,el coñac y el turrón que previamente hemos desmenuzados con las manos y batimos .
- Incorporamos la leche con la gelatina y volvemos a batir ligeramente
- Incorporamos la nata reservada y mezclamos con la ayuda de una espátula.
- Por último, añadimos la claras a punto de nieve con movimientos envolventes para que no se bajen.
- Vertemos la mousse en un recipiente, lo tapamos y lo metemos al frigorífico.

Con Thermomix:
- Calentamos la leche en el micro y la mezclamos con el sobre de gelatina. Revolvemos bien para que la gelatina se deshaga y dejamos templar.
- Montamos la nata y reservamos.
- Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y reservamos.- En el vaso ponemos las yemas , el azúcar y el coñac y programamos 5 minutos - Vel.3- T.90ºC.
- Incorporamos la leche con la gelatina y mezclamos unos segundos a Vel.3
- Desmenuzamos el turrón con las manos y lo incorporamos al vaso. Mezclamos unos segundos a Vel.3 y dejamos templar un poco la mezcla.
- Incorporamos la nata reservada y mezclamos con la ayuda de una espátula.
- Por último incorporamos la claras a punto de nieve con movimientos envolventes para que no se bajen.
- Vertemos la mousse a un recipiente, lo tapamos y lo metemos al frigorífico.

Pasta choux

Método tradicional:
- Precalentamos el horno 180ºC
- Ponemos a calentar en una cazuela la leche ,el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar. Removemos según se va disolviendo la mantequilla. ( Si lo hacemos en una cazuela grande luego a la hora de incorporar los huevos y batir es más cómodo )
- Cuando esté caliente, sin llegar a hervir, añadimos la harina de golpe y removemos enérgicamente para que se integren bien los ingredientes y no queden grumos. Retiramos del fuego y dejamos templar la masa en la misma cazuela 10 m.
- Una vez templada la masa incorporamos los huevos poco a poco, de uno en uno, batiendo cada vez que echamos un huevo hasta conseguir una única masa uniforme.
- Ponemos un pliego de papel en la bandeja del horno y sobre éste hacemos los profiteroles o bien metemos la masa en una manga pastelera con boquilla de estrella o bien con dos cucharillas de postre hacemos los montocitos del tamaño de una nuez. Los dejamos separados unos de otros pues crecen un poco.
- Horneamos unos 15-20 minutos, hasta que estén dorados.
- Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Con Thermomix
- Precalentamos el horno 180ºC.
- Vertemos en el vaso la leche, el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar. Programamos 5m-90ºC-Vel. 2
- Añadimos la harina de golpe. Programamos 15s-Vel.4.
- Dejamos templar la masa en el mismo vaso 10 m.
- Ponemos el vaso en la máquina a Vel.4 e incorporamos por el bocal los huevos poco a poco, de uno en uno.
- Ponemos un pliego de papel en la bandeja del horno y sobre este hacemos los profiteroles o bien metemos la masa en una manga pastelera con boquilla de estrella o bien con dos cucharillas de postre hacemos los montocitos del tamaño de una nuez. Los dejamos separados unos de otros pues crecen un poco.
- Horneamos unos 15-20 minutos, hasta que estén dorados.
- Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Montamos los profiteroles:

- Abrimos los profiteroles con un cuchillo por un lateral. Se abren con facilidad con solo meter la punta del cuchillo.
- Con la ayuda de una cucharilla de postre los vamos rellenado poco a poco con la mousse que tenemos reservada en el frigorífico.
- Los servimos en una fuente bonita y los espolvoreamos con azúcar glas.

¡ Que te aproveche !


Con estos porfiteroles me despido de todos vosotros hasta enero pero no quiero irme sin mandar un saludo muy especial a Estela. Como veis la cabecera del blog ha cambiado. A punto de cumplir tres años en la blogosfera, esta cocina tiene por fin su cabecera gracias a Estela Quiros, una ilustradora de cuentos santanderina que entendió desde un principio lo que representaba para mí “Pasen y degusten”. Si queréis ver algunos de los trabajo de Estela, podéis visitar su blog, "Pinticienta". No dejéis de visitarla y echar un vistazo a sus hadas madrinas y ángeles de la guarda.

Estela, un abrazo….

miércoles, 15 de diciembre de 2010

SOPA DE PESCADO


Seguimos con los preparativos para las próximas fiestas.
Después de haber decorado la mesa con un bonito centro y de haber tomado un maravilloso aperitivo a base de foie casero, hoy nos ponemos con el plato principal : una sopa de pescado, todo un clásico navideño de mi familia.

Esta sopa de pescado es la que se ha cocinado en mi familia desde que yo tengo uso de razón. De hecho, la tengo gran cariño pues es la única receta de todo mi recetario heredada de mi familia paterna,exactamente de mi abuela. Se trata de una sopa muy poco convencional, no es la sopa de pescado al uso, ésta lleva pan duro y la clave de su éxito es su sabor a mar.

El rape es el gran protagonista de esta receta, por el gran sabor que aporta al caldo y por los tropezones suaves que encontramos en la cuchara. Es uno de mis pescados preferidos. Desgraciadamente es caro y en estas fechas llega a ser prohibitivo por lo que yo desde hace mucho tiempo siempre compro el rape fresco a finales de noviembre y lo congelo. No es necesario comprar un rape de tres kilos, con uno pequeño es suficiente. En la pescadería nos lo prepararán limpiando la cabeza y partiendo la cola en dos o tres trozos, según su tamaño. Aunque nos parezca mucha cantidad de pescado, la verdad es que luego merma bastante y “se queda en nada”.
Ahora bien, puede que nuestro presupuesto sea limitado y no podamos comprar una cola o un rape entero pero no por ello nos vamos a quedar sin nuestra sopa. Aunque no compremos un rape, lo que sí os recomiendo encarecidamente es que compréis la cabeza. La cabeza del rape se vende precisamente para hacer caldo y su precio es mucho más moderado. Yo compré una el mes pasado por seis euros. El caldo va ser igual de sabroso y podemos incorporar otro tipo de pescado más económico, de roca por ejemplo. Los demás ingredientes los comparemos frescos e intentaremos que los mejillones sean de calidad. No es una sopa “de diario”, es para una ocasión especial y si compráis el rape con antelación no es un plato excesivamente caro con el que puede disfrutar toda la familia , niños incluidos, pues no van a encontrar ni una sola espina.

Es un plato fácil que aunque no presenta complicación alguna, sí es cierto que es entretenido. Pero como siempre digo, teniéndolo todo preparado con antelación y planificándolo un poco, la receta se hace sin querer. Por supuesto que lo puedes hacer todo” de una tacada”, pero a mí , que soy un poco cuadriculada, me gusta hacer la sopa por partes, por eso yo te propongo el siguiente calendario:

Día 1. Ir a la pescadería a hacer la comprar. Abrir al vapor almejas y mejillones y cocer el rape. ( Si lo tenemos congelado, acuérdate de sacarlo del congelador la noche anterior )
Día 2. Preparar la sopa.
Día 3. Poner la mesa y disfrutar de la compañía y de la sopa.

Venga, vete sacando la sopera de las grandes celebraciones , que la vamos a necesitar....


SOPA DE PESCADO

Ingredientes:


- aceite de oliva
- 1 tomate pequeño maduro
- 2 dientes de ajo
- 100 g. pan duro cortado en láminas pequeñas
- 1 cucharadita de pimentón dulce.
- 1 kilo de mejillones
- 300 g. de almejas
- 300 g. de gambas/langostinos
- 1 rape pequeño
- 2 huevos
- sal

Así lo hago yo:

Día 1. Mejillones, almejas y rape.

- Ponemos los mejillones con un pelín de agua en una cazuela y los abrimos al vapor. Cuando hayan abierto los dejamos enfriar, sacamos el mejillón y filtramos el agua poniendo una gasa en un colador. Reservamos tanto el líquido como los mejillones a los que quitamos las “barbas”.
- Las almejas las ponemos en agua con sal durante un par de horas Pasadas las dos horas, también las abriremos al vapor. Particularmente me gustan las almejas en sus conchas, me gusta el sonido que producen en el fondo de la sopera cuando se remueve la sopa con el cucharón. Si quieres puedes dejar las almejas tal cual o sacarlas de sus conchas. Las reservamos.
- Si el rape lo hemos congelado, lo sacaremos del congelador la noche anterior para que descongele.
Pondremos la cabeza junto con la cola troceada o el pescado que hayamos comprado, cubierto de agua, con un poco de sal, a cocer durante unos 20 minutos.
Al principio saldrá una espumilla blanca que retiraremos con una espumadera.
- Pasado el tiempo, sacamos el pescado y lo dejamos enfriar. Colamos muy bien el caldo y reservamos.
- Una vez que el pescado cocido esté frío, lo limpiamos con las manos de piel y espinas. La cola la desmenuzamos en trozos más bien grandes y sacamos toda la carne de la cabeza en trocitos pequeños.

A estas alturas “de la sopa” deberías tener preparados estos 5 "tuppers" con los ingredientes para el día siguiente:
. el caldo colado de la cocción del rape
. el caldo filtrado de la cocción al vapor de los mejillones
. los mejillones sin “barbas”
. las almejas abiertas al vapor
. el pescado cocido, limpio y desmigado.

Día 2. Preparamos la sopa.

- En una cazuela hermosa ponemos a calentar un chorretón de aceite de oliva. Cuando esté caliente añadimos los dientes de ajo cortados en láminas y medio tomate natural rallado.
- Pasados dos minutos incorporamos las gambas peladas. Dejamos que se doren un pelín e incorporamos el pan duro, que hemos cortado en finas láminas, junto con el pimentón. Removemos todo el conjunto rápidamente para que el pimentón no se queme e incorporamos unos dos litros de caldo reservado de la cocción del rape y de los mejillones al vapor.
- Dejamos que se mezclen bien los ingredientes e incorporamos los mejillones , los trocitos de rape reservados y un poco de sal.
- A fuego medio dejamos que nuestra sopa se vaya haciendo poco a poco durante una media hora. En realidad este tiempo es para que se mezclen los sabores pues realmente el pescado y marisco ya está cocido.
- Pasado este tiempo batimos dos huevos y los incorporamos a nuestra sopa. Mezclamos bien para que se formen una especie de hilillos.
- Dejamos la cazuela a fuego lento otros 10 minutos y retiramos del fuego. Dejamos reposar.

Día 3. Nuestra sopa.

Ya tenemos hecha nuestra sopa. Habrá cogido cuerpo y los sabores se habrán asentado. La sacaremos del frigorífico por la mañana para que se ponga a temperatura ambiente y la calentaremos a fuego muy lento removiendo de vez en cuando para deshacer alguna lámina de pan que haya quedado muy entera.
Probaremos de sal “por si acaso”.
Los demás pueden ir poniendo la mesa. Tú, mientras se calienta la sopa , te puedes tomar un vinito….

Ojalá disfrutes tanto como yo.

¡ Que te aproveche !

jueves, 9 de diciembre de 2010

FOIE A LA SAL


El año pasado los apasionados del foie disfrutamos un montón con la entrada que Su publicó en Webos fritos. A la lista de recetas que ella nos propuso yo quiero sumar la del foie a la sal, una receta para degustar el foie en estado puro. Mi aportación “gourmet” para estas fiestas.

La receta la tengo un especial cariño. Margarita, la suegra de mi hermana , el año pasado no solo me dio la explicación detallada sino que tuvo la amabilidad de quedar conmigo una tarde y hacer conmigo el foie paso a paso. Margarita, mil gracias…

El proceso para poder saborear el foie a la sal, es sencillo. Puede parecer laborioso pero de verdad que no lo es. Es mucho más fácil de lo que pueda parecer. Realmente no lleva más de 45 minutos repartidos en tres tiempos a lo largo de una semana y el trabajo es mínimo.

Aunque soy una entusiasta del foie no pierdo de vista dos aspectos que sé que a muchas personas “echan para atrás”: el precio y las venillas.
Respecto a esto último, las venillas, os digo sinceramente que no es nada difícil limpiar el hígado, ni produce ningún tipo de repugnancia. Es un proceso muy sencillo. Consiste en ir quitando las venillas adheridas a los dos lóbulos .Realmente salen solas, el hígado “no sangra”.Consiste en tirar un poco de la vena para que se desprenda y ya está. Si os apetece hacerlo y siempre “os ha dado cosa” este tema, de verdad que es muy, pero que muy fácil. Sólo tienes que tener un poco de paciencia. Te lo dice una que más bien tiene poca.
Respecto al precio, poco se puede decir. Es caro. El hígado de pato fresco nacional ronda los 45 euros el kilo dependiendo del punto de venta ( en las grandes superficies siempre es un poco más barato ). Un hígado pesa en torno al medio kilo. El que veis en la foto me costó 25 euros.
Es importante que sea un hígado fresco puesto que luego es casi seguro que vas a congelar uno de los trocitos. Es cierto que es un poco más caro que el congelado pero merece la pena. De hecho en mi casa es en lo único en lo que gastamos un poco más de la cuenta. Bueno, en el foie y en la anchoas, todo hay que decirlo.

De toda la receta el único punto en el que puedes tener alguna duda es en el momento de condimentar los trocitos de foie. Las cantidades que yo aconsejo son orientativas. Puedes poner más o menos pimienta y lo mismo con el coñac. Eso sí, ya que nos hemos gastado el dinero en un hígado fresco, que el coñac sea bueno. Ten en cuenta que las medidas de azúcar , sal, coñac y pimienta son siempre para cada porción de foie, para cada rollito.

Como verás , los rollitos se envuelven en vendas. Se compran en la farmacia. Son vendas orilladas de uso común, tipo gasa. Las hay de muchos tamaños, también cuadradas. A mí me va muy bien con éstas de 10 cm de ancho pero puedes utilizar las que me mejor te vengan. Si son muy finitas , pon dos capas, cada rollito tiene que estar muy bien envuelto y la verdad, las vendas son muy baratas, no escatimes.

Nada más, creo que mi entusiasmo por el foie queda demostrado. Ojalá lo haya sabido transmitir y alguien se anime con esta elaboración tan sencilla y a la vez tan maravillosa.


FOIE A LA SAL

Ingredientes:

- 1 hígado de pato fresco
- Sal de mesa
- Pimienta negra recién molida
- Azúcar
- Coñac
- 2 kg de sal gorda






Así lo hago yo:

- Ponemos el hígado sobre la encimera y separamos los dos lóbulos. Fotos 2 y 3.
- El lóbulos grande lo partimos en dos, de esta manera trabajaremos con tres trozos independientes. Me gusta trabajar con tres trozos para después poder congelar, o ir consumiéndolo poco a poco. Foto 4.
- Cogemos el primer trozo y con la ayuda de un cuchillo comenzamos a partirlo para quitarle las venas pequeñas que tiene en su interior. Para ello vamos cortando el trozo en pequeños cachitos con cortes biselados. Tendremos especial cuidado en retirar las venillas grandes y las pequeñas. Se puede hacer muy bien con las manos. Como te he comentado anteriormente no es nada difícil ni desagradable. Fotos 5 y 6





- Cuando tenemos todos los trocitos ya limpios hacemos un montón y espolvoreamos con :

. 2 o 3 vueltas del molinillo de pimienta negra
. media cucharadita ( de las de moka ) de sal
. 1 cucharadita ( de las de moka ) de azúcar
. 3 cucharaditas ( de las de moka ) de coñac

- Mezclamos con las manos para que todos los trocitos se impregnen pero sin aplastarlos. Fotos 7 y 8.
- Ponemos los trozos condimentados sobre papel film y hacemos “un caramelo”. Se trata de hacer rodar el caramelo sobre la superficie para sacar el aire y conseguir que todos los trozos queden unidos formando un solo bloque. Esto lo conseguimos deslizando el caramelo como si fuera un rodillo, deslizándolo hacia delante y hacia atrás sujetando de los extremos. Fotos 9, 10 y 11.
- Cuando lo tengamos suficientemente compacto, lo metemos un rato en el frigorífico mientras hacemos lo mismo con el segundo trozo de foie y más tarde con el tercero.




- Cuando terminemos de formar el tercer trozo, lo metemos en el frigorífico y sacamos el que habíamos metido el primero.
- Quitamos el papel film y lo envolvemos en una venda. Si es cuadrada no tendremos ningún problema si es la clásica venda en tiras, formaremos nosotros un rectángulo para poder envolver bien cada trozo. Fotos 12 y 13.
- Hacemos lo mismo con el segundo trozo y con el tercero.
- En un tupper grande pondremos una cama generosa de sal gorda y sobre ésta pondremos los tres trozos de foie cubiertos en su totalidad por sal gorda. Fotos 14 y 15.
- El tupper con las pequeñas “momias” en su interior, estará en el frigorífico dos días.



- A los dos días, sacaremos el tupper del frigorífico, quitaremos las vendas a nuestros rollitos y los envolveremos primero en papel film y luego en papel de aluminio para protegerlos de la luz. Fotos 16 y 17.
- Deberán estar en el frigorífico otros 4 días.
-Pasados los 4 días ya se puede consumir. Guardamos nuestros pequeños tesoros en el frigorífico o bien los podemos congelar para tener foie casero para una buena temporada. Foto 18.


Como ya os he comentado esta receta es para degustar el foie en estado puro, sin más acompañamiento con una tosta de pan o como mucho con un poco de cebolla caramelizada y una lámina de manzana pasada por la plancha con un poco de mantequilla y azúcar moreno pero que duda cabe que las recetas con foie son innumerables. Os dejo varios enlaces de dos grandes amigas que comparten mi afición por el foie: Carmen Rico y Su. Ellas nos dan varias ideas para disfrutar de esta delicia.


sábado, 4 de diciembre de 2010

CENTRO DE MESA, COMESTIBLE


Sí señor, estas Navidades el centro de mesa, nos lo vamos a comer, ¡ y con las manos !.

Comenzamos un mes lleno de encuentros familiares y comidas especiales. A lo largo de estas tres semanas os mostraré unas ideas para estas Navidades. Recetas que preparamos en mi casa y con las que siempre disfrutamos.

Para comenzar he elegido una corona de pan que va a adornar nuestra mesa de una manera muy especial.
No está la cosa para gastar mucho en adornos artificiales y con esta idea solucionamos el pan de la cena y el adorno navideño. Un 2x1. El centro adorna nuestra mesa para que cuando nos sentemos, apaguemos las velas, retiremos los adornos y cada uno coja su trozo de pan, ¡ así de fácil !. Aunque para seros sincera, a mí me gusta tanto, que hago dos coronas, una para poner en la mesa y tomarla y otra para adornar mi entrada.

La receta de la corona es de mi amiga Su. Ya ha pasado mucho tiempo desde que la publicó en Webos fritos en Julio del 2008. Es lo bueno que tienen las recetas, que no pasan de moda, siempre se pueden actualizar. En este caso yo he omitido la bola de pan central para poder poner las velas pero la receta de la masa de pan y la técnica , es la misma.
No tiene mucha complicación. Es una masa básica para manos totalmente inexpertas. Si ya eres experto panadero puedes emplear otras masas de pan más elaboradas, lo importante es que respetes el diseño de la corona.

Para lucir nuestra pequeña obra de arte cualquier plato o fuente servirá. En el mercado hay gran cantidad de adornos navideños económicos, que nos ayudarán a decorarla. En la tienda Casa existe un gran surtido de velas de todos los colores y tamaños ideales para nuestra corona. Yo os hago dos propuestas, a cual más sencilla.

¡ Con que poco vamos a conseguir que nuestra mesa luzca con luz propia !.


CENTRO DE MESA NAVIDEÑO, COMESTIBLE

Ingredientes:

· 500 g. harina de fuerza
· 320 ml. agua
· 10 g. levadura fresca
· 10 g. sal
· Semillas para decorar: sésamo, amapola….

Antes de empezar, dos notas para manos panaderas con poca experiencia y ganas de amasar:

-La levadura fresca o prensada son unos taquitos que venden en el super , suelen estar cerca de las obleas de las empanadillas. Cada taquito es de 25 gramos , por lo que vamos a necesitar medio taquito. Se corta con un cuchillo con facilidad.
-Si no encontráis estas semillas podéis utilizar pipas peladas. Os recuerdo a los que vivís en Santander que las semillas de amapola y de sésamo las podéis comprar en la Antigua Ermita, el puesto chiquitín del exterior de la plaza de la Esperanza.


Así lo hago yo:

Método tradicional:

- Ponemos la harina en un bol grande junto con la levadura desmenuzada y lo mezclamos bien con los dedos.
- Incorporamos el resto de los ingredientes, removemos con la mano o si tenemos, con una rasqueta. Tenemos que conseguir que se integren todos los ingredientes formando una masa única.
- Cuando tengamos la masa “blandengue” pero más o menos uniforme, la sacamos del bol y la ponemos sobre la superficie de trabajo para amasarla.
- Durante un rato tendremos que estirar la bola de masa, amasando con los pulgares por encima de la bola y dejándola caer sobre la superficie hasta conseguir una masa elástica. Poner un poco de harina, poca, sobre la superficie al principio, nos puede ayudar a que no se nos pegue a las manos.
- Cuando ya tengamos la masa lista, hacemos una bola con los pliegues hacia dentro, la tapamos con un pañito limpio y dejamos levar 1 hora. Ahora en invierno , me gusta dejar la masa en una bandeja al lado del radiador.
- Pasado el tiempo, veremos que nuestra masa ha crecido. La ponemos sobre la superficie de trabajo. La amasamos otro poco y la dividimos en 6 porciones. No es una masa excesivamente pegajosa. Recuerda que aunque se te pegue un poco a las manos, no debes incorporar más harina. De esta manera , aunque cueste un poco dar forma a las bolitas, la masa del pan luego estará más esponjosa.
- Podemos hacer la corona o bien en un molde desmoldable de unos 23 cm de diámetro o en un aro de cocina directamente en la bandeja del horno sobre una lámina de papel.
- Engrasamos ligeramente el molde y colocamos nuestras bolitas de pan en forma de corona.
- Elegimos las semillas que vamos a utilizar y las ponemos sobre las bolitas de pan. Yo he utilizado semillas de amapola , sésamo y harina de maíz.
- Dejamos levar la corona unos 35-40 m cubierta con el pañito en un sitio cálido.
- Precalentamos el horno a 230ºC.
- Pulverizamos el horno para que el pan quede crujiente.
- Horneamos 10 m.
- Bajamos la temperatura a 200ºC y horneamos otros 20 m.
- Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
- Una vez fría la corona, la ponemos sobre un plato bonito, ponemos las velas en el centro y adornamos a nuestro gusto.


Con Thermomix:

- Ponemos en el vaso de la Thermomix la harina y mezclamos con la levadura.
- Incorporamos la sal y el agua. Mezclamos 8 segundos-Vel.6.
- Programamos 3m- vaso cerrado-Vel.espiga.
- Formamos una bola. Dejamos levar 1 hora. Yo dejo la masa dentro del mismo vaso tapada con un pañito limpio en un sitio cálido. Ahora en invierno , al lado del radiador.
- Sacamos la masa del vaso y sobre la superficie de trabajo, la amasamos un poco con las manos para dividir la masa en 6 porciones. No es una masa excesivamente pegajosa. Recuerda que aunque se te pegue un poco a las manos, no debes incorporar más harina. De esta manera , aunque cueste un poco dar forma a las bolitas, la masa del pan luego estará más esponjosa.
- Podemos hacer la corona o bien en un molde desmoldable de unos 23 cm de diámetro o en un aro de cocina directamente en la bandeja del horno sobre una lámina de papel.
- Engrasamos ligeramente el molde y colocamos nuestras bolitas de pan en forma de corona.
- Elegimos las semillas que vamos a utilizar y las ponemos sobre las bolitas de pan. Yo he utilizado semillas de amapola , sésamo y harina de maíz.
- Dejamos levar la corona unos 35-40 m cubierta con el pañito en un sitio cálido.
- Precalentamos el horno a 230ºC.
- Pulverizamos el horno para que el pan quede crujiente.
- Horneamos 10 m.
- Bajamos la temperatura a 200ºC y horneamos otros 20 m.
- Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
- Una vez fría la corona, la ponemos sobre un plato bonito, ponemos las velas en el centro y adornamos a nuestro gusto.

¡ Que te aproveche !

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...