martes, 28 de febrero de 2012

TOSTADAS PASIEGAS

 


Hace cuatro años , al principio de esta andadura bloguera, os presentaba el postre navideño más entrañable de toda Cantabria, nuestras queridas Tostadas deNavidad. Hoy retomo aquella entrada pues en realidad este postre es una adaptación de la misma receta.

Las tostadas de Navidad son las clásicas torrijas  que todos conocéis. En Cantabria se llaman “de Navidad”  y hacen honor a su nombre  pues comprar el pan especial para estas tostadas es misión imposible fuera de temporada.
Para los amantes de este dulce, toda mi familia lo somos, la espera hasta Navidad se hace larga por eso se me ocurrió la idea de sustituir el pan de las tostadas por otro de los clásicos de la gastronomía cántabra, el Sobao pasiego. El resultado es un bocado excepcional, la tostada pasiega con la que podemos disfrutar todo el año.

Ya os he contado muchas veces lo orgullosos que estamos aquí de nuestros Sobaos de mantequilla. Aunque si el sobao es bueno no necesita más acompañamiento, en esta presentación el sobao alcanza el no va más de la delicadeza, se deshace literalmente en la boca dejando un saborcito muy rico a la canela y limón de la leche aromatizada, su complemento.

Es realidad, como ves , es una torrija hecha con sobao. La receta no tiene más ciencia y está a alcance de todos. Te recomiendo que siguas los consejos que di en la receta de las Tostadas de Navidad a la hora de la fritura. Por lo demás, es coser y cantar . Eso sí, los sobaos tienen que ser buenos. Ya lo siento pero los industriales chiquitines que encuentras en cualquier super  no nos van a servir.A lo mejor te animas y  haces tus propios Sobaos caseros....

Estoy segura que cuando los pruebes los volverás a hacer, en casa te los van a pedir y no vas a tener excusa para negarte. ¿ Cómo vas a negar a los tuyos un postre tan  de-li-cio-so ?




 TOSTADAS PASIEGAS

Ingredientes:

·       1 litro de leche entera
·       250g. azúcar
·       La piel de un limón
·       1 palito de canela
·       80g. de mantequilla
·       8 sobaos
·       Aceite de oliva
·       Azúcar y canela en polvo para espolvorear

Así lo hago yo:

- Ponemos la leche a calentar en una cazuela junto con el azúcar, la piel de limón y el palito de canela.
- Cuando comience a hervir, añadimos la mantequilla. Bajamos la temperatura, removemos con una cuchara de palo de vez en cuando y lo tenemos cociendo media hora.
- Pasado el tiempo la leche tendrá color amarillo. Retiramos la piel del limón y el palito de canela. Apagamos y retiramos del fuego.
- Introducimos cada sobao en al leche, que se empape bien, cuanto más leche absorba el sobao, más jugosa estará luego la tostada.
- Según sacamos cada tostada de la cazuela, las vamos colocando  en una fuente amplia. Yo suelo utilizar la bandeja del horno.
- Si sobra algo de leche , la echamos por encima de los sobaos.
- Dejamos reposar nuestras tostadas pasiegas un mínimo de 5 horas. Yo las hago por la noche y las dejo hasta la mañana  siguiente.
- Una vez que las tostadas ha absorbido la leche, las pasamos por huevo batido y las vamos friendo poco a poco en aceite de oliva.
- Según las vamos friendo, las colocamos sobre papel de cocina para que éste absorba el aceite sobrante. Retiramos las puntillas y restillos de fritura.
- Las pasamos a la bandeja de servir y espolvoreamos con azúcar y canela en polvo.

¡ Que te aproveche !

jueves, 23 de febrero de 2012

MEJILLONES EN SALSA




En casa nos encantan los guisos con salsita pa mojar. El pescado en salsa verde, la salsa de la Ternera rellena o los mejillones que os presento hoy son nuestras salsas favoritas. El plato no se acaba cuando se acaban los mejillones, se acaba cuando ya no queda más pan para  mojar…

El guiso es sencillo. Lo más complicado es limpiar los mejillones. La verdad es que hay que hacerlo muy bien pues de lo contrario es desagradable encontrarse las valvas  con pelillos. Hay que lavarlos debajo del grifo y quitar las barbas y adiposidades de las dos valvas. Yo lo hago con un cuchillo pequeño y un "estropajo Nanas” que tengo solo para limpiar los mejillones .

La salsa es muy facilita, no lleva muchos ingredientes. La clave está en utilizar un buen vino blanco que le de sabor. Si os gusta el toque picante como a mí, unas guindillas cayenas bien picaditas le van a dar al plato una gracia especial. Yo suelo hacer dos salsas, una sin picante para los niños y otra “alegre” para los mayores.

Es un plato barato que cunde bastante y con el que estoy segura que vas a disfrutar. Ya te estoy viendo mojar pan en la salsita...




 MEJILLONES EN SALSA

Ingredientes:

- 2 kilos de mejillones.
- el agua de los mejillones abiertos al vapor.
- 6 cucharadas de aceite de oliva.
- guindillas ( opcional )
- 2 cucharadas de harina.
- 3 cucharadas de tomate frito.
- sal
- un vasito de vino blanco oloroso.
- 2 dientes de ajo.

Así lo hago yo :

- Comenzamos limpiando los mejillones.
- Una vez limpios, los ponemos al fuego en una cazuela con un pelín de agua (con la tapa puesta pero sin cerrar del todo la cazuela ) para abrirlos al vapor. A mí no me gusta poner laurel pero muchas personas abren los mejillones con un  chorrito de vino blanco y una hoja de laurel. Eso como tu veas. En unos 10 minutos los mejillones se habrán abierto. Con cuidado de no quemarnos los sacamos de la cazuela, colamos el caldo y lo reservamos.
- Retiramos la concha del mejillón “vacía” y ponemos el resto en una cazuela.
- En una sartén grande ponemos el aceite. Esperamos a que se caliente y echamos las guindillas picaditas, (si vamos a hacer la salsa picante) junto con  la harina para que se tueste. Removemos para que la harina no se queme. Incorporamos el tomate para que le dé color y mezclamos muy bien con una cuchara de palo. Se nos hará una papilla. Echamos un poco del agua de los mejillones y el vino blanco. Mezclamos. Añadimos la sal.
- Ahora movemos la salsa con unas varillas para deshacer los grumos. Vamos incorporando el agua ( la que tenemos reservada  y colada ) en función de lo espesa que nos guste la salsa. Hay que tener en cuenta que está más rica de un día para otro y que cuando enfría espesa un poco por lo que la dejaremos un poco clarita.
- Cuando tenemos la salsa ligada y espesa a nuestro gusto, la echamos encima de los mejillones.
- Por último, ponemos dos dientes de ajo en el mortero para echarlos bien machacados sobre nuestro guiso. 
- Movemos la cazuela para que la salsa se reparta bien y damos al guiso un último hervor.
- Sólo nos queda poner en la mesa un buen pan para mojar y disfrutar.

¡ Que te aproveche !


miércoles, 22 de febrero de 2012

LAS FOTOS DE LOS LECTORES. Febrero 2012.


El año pasado por estas fechas publiqué por primera vez “Las fotos de los lectores”. Comenzaba una nueva sección del blog con la que sinceramente estoy encantada.
Desde entonces todos los meses he publicado vuestras fotos, con parte de vuestras historias, vuestras dudas, modificaciones y versiones de mis recetas. Un año después, solo puedo decir una cosa:
Gracias a todos por participar y compartir vuestra experiencia en la cocina.

A lo largo de las semanas las fotos se van acumulando en una  carpeta que he llamado “Especial lectores”. Disfruto con cada   correo que recibo, con cada historia que me contáis pero he de reconocer que tengo predilección por las fotos de los lectores que  se han lanzado al mundo de la cocina de la mano de mis recetas, de esas personas que se acercan tímidamente a mi cocina, se quedan y terminan poniéndose el delantal. Mis  fotos favoritas son las de los lectores  que no suelen participar en los comentarios del blog pero en cambio me mandan un correo contándome su historia con la receta.




Dos de estas personas son Inma y Luz. Las dos ya han participado en esta sección del blog y son parte de esta cocina. El pasado mes de mayo  Inma compartió con todos nosotros  la Tarta de tres chocolates y un mes más tarde Luz nos hablaba de sus recuerdos de infancia  con sus Bollitos preñaos.
Estas dos lectoras del blog  han puesto en práctica un sinfín de mis recetas. No sólo confían en ellas sino que luego tienen el humor de sacar la cámara , hacer las fotos y mandármelas. No he encontrado mejor manera de darlas las gracias “por estar ahí”, por su presencia incondicional que publicar una vez más sus fotos.
De la parte salada se encarga Luz con la Salsa de tomate casera  y el Gulash. A  la merienda, nos invita Inma con la Horchata de arroz y las Galletas decolorines.

Quedan muchas fotos por publicar e historias que contar. Espero las tuyas….

viernes, 17 de febrero de 2012

PASTAS DE MANTEQUILLA

 


No es la primera vez  que publico una receta de pastas, y sé que ésta tampoco será la última pues ya sabéis lo mucho que me entusiasman, siempre ando con alguna receta nueva entre manos.

El motivo de esta entrada es presentaros la receta que nunca me falla sea cual sea la presentación. Después de haber hecho muchas, muchísimas pastas,  ésta masa es la que más me gusta,  con las proporciones correctas para conseguir la auténtica  pasta de mantequilla  en sabor y textura. En realidad no vais a notar mucha diferencia respecto  a otras recetas publicadas pues la pasta se puede rellenar, decorar, presentar  de muchas maneras pero hoy la vamos a tomar tal cual sale del horno , “en estado puro”.

Como siempre te comento unas cosillas:

La mantequilla.
- No me cansaré de decirlo. Cada uno tiene su marca de mantequilla preferida pero por favor, que sea buena. Estamos hablando de unas pastas de mantequilla, se tiene que notar su sabor y la única manera va a ser empleando un producto de primera calidad.
- Acuérdate de sacar la mantequilla del frigorífico un buen rato antes de hacer las pastas para que esté a temperatura ambiente y   el amasado sea más fácil.

Especias y sabores.
- A mí particularmente no me gusta añadir nada a las pastas de mantequilla. Me gusta que sepan a mantequilla sin más,  pero siempre estas a tiempo de añadir unas gotas de extracto de vainilla, un poco de canela en polvo , cacao...La masa que te presento acepta un montón de variedades.

El horneado.
- Es importante precalentar el horno y no hacer todas las pastas en una sola tanda. Así,  si ponemos solo unas cuantas en la primera tanda veremos como se comporta el horno, si se nos pasan, quedan crudas o muy doradas , aprenderemos y la segunda tanda quedará mucho mejor.
- No es necesario que separes mucho las pastas unas de otras, esta masa “no crece”.
- Ten en cuenta que si llenas la bandeja del horno de pastas ,estás no se harán todas  por igual pues se tostarán antes las más cercanas al fondo del horno que las que están más cercanas a la puerta. Lo que yo suelo hacer es girar la bandeja cuando casi ya están hechas para que se hagan todas por igual.
- La pista para saber que ya están hechas te la da el borde de la pasta, en cuando empiece a dorarse eso quiere decir que le falta muy poco.

El material.
- No necesitas nada para hacer pastas de mantequilla. Aunque en el mercado existen corta pastas preciosos y con todo tipo de formas, con un simple arito las podemos formar y si no tienes rodillo una botella lisa también hará su función.

La masa.
- Si vas  a hacer pastas dobles o rellenas, el grosor de la pasta será finito pero si las vas a hacer simples, a mi me gusta hacerlas con un poco más de cuerpo, como de medio centímetro de grosor o un pelín más.
- No se necesita ningún robot de cocina para amasar. Créeme  que los niños lo hacen sin ningún problema, simplemente con sus manos y si no  que se lo digan a los niños de mi cole ….

El acabado.
- Como te comento, hoy vamos a hacer la pasta de mantequilla más sencilla , sin decoración alguna, simplemente  amasar, dar forma y hornear. Personalmente no me gusta el brillo en las pastas por eso yo no las pincelo con huevo  pero si a ti te gusta , lo puedes hacer justo antes de hornearlas.
- Otra decoración muy sencillita es hornearlas pintadas con un poco de clara de huevo y espolvorearlas con azúcar o simplemente servirlas con una capa finita de azúcar glas.
- Para sorprender siempre puedes recurrir a las Pastas rellenas de dulce leche, las Pastas noruegas o los Botones de limón y almendras. Rellenarlas con tu crema de chocolate favorita o simplemente decoradas con un Lacasito como te muestro en las fotos.

A estas alturas espero haberte transmitido mi pasión por estas pastas. Sencillas y delicadas , al alcance de  todos.Da igual cómo las presentes, desde las más elaboradas hasta las más sencillas, todas son deliciosas.




PASTAS DE MANTEQUILLA:

Ingredientes:

-  300 g. harina de repostería
-  1 yema de huevo
-  70 g. azúcar
-  150 g. de mantequilla

Así lo hago yo:

Método tradicional:
- En la encimera de trabajo ponemos la harina en forma de volcán.
- En el centro, hacemos un hueco y en él ponemos la yema,  el azúcar y la mantequilla cortada a trocitos y a temperatura ambiente.
- Mezclamos con las manos. Vamos deshaciendo la mantequilla con las yemas de los dedos hasta conseguir una masa homogénea que no se nos pegue a las manos.
- Amasamos ligeramente, hacemos una bola con la masa,  la envolvemos en papel film y la metemos al frigorífico una media hora.
- Pasada la media hora, sacamos la bola de masa del frigorífico y la estiramos con el rodillo dejándola  con medio centímetro de grosor.
- Precalentamos el horno a 180ºC.
- Formamos las pastas y las trasladamos a la bandeja del horno sobre papel de hornear.
- Horneamos  unos 15 hasta que estén ligeramente doradas.
- Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Con Thermomix
- En el vaso ponemos  todos los ingredientes. Programamos 20s-V6.
- Hacemos una bola con la masa , la envolvemos en papel film y la metemos al frigorífico una media hora.
- Pasada la media hora, sacamos la bola de masa del frigorífico y la estiramos con el rodillo dejándola  con medio centímetro de grosor.
- Precalentamos el horno a 180ºC.
- Formamos las pastas y las trasladamos a la bandeja del horno sobre papel de hornear.
- Horneamos  unos 15 hasta que estén ligeramente doradas.
- Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla

¡ Que te aproveche !


domingo, 12 de febrero de 2012

MERLUZA RELLENA DE CHIPIRONES Y SETAS




Sin lugar a dudas la Merluza rellena es uno de los platos más queridos de esta cocina por eso sé que con este nueva receta de merluza a muchos les va a entrar la duda y no va saber con cual quedarse .

Esta nueva versión de merluza rellena la he hemos tomado en casa  varias veces  y siempre con  un resultado maravilloso. La combinación de los chipirones y las setas es algo increíble. No es un plato muy complicado pues en realidad solo hay que hacer el relleno ya que  la salsa es facilita y el resto “se hace solo” . Parece que decir merluza rellena es sinónimo de plato elaborado y complicado y no, no es cierto. Tan solo hay que tener ganas de intentarlo y de disfrutar de este plato y de su gran sabor.

Como siempre, te comento unas cosillas:
-   Cuando compres la merluza recuerda pedir al pescadero que la abra al medio y que guarde la cabeza y la espina. En este plato no lo necesitamos pero siempre las podemos congelar y utilizarlas otro día para hacer un fumet.
-  El tamaño de la merluza dependerá de los comensales. Yo suelo comprarla en torno a los 2 kilos para comer 3 adultos y 2 niños. Sea cual sea  el tamaño de la merluza el trabajo es prácticamente el mismo y si te sobra un poco de  relleno ¡ pues que bien! , puedes hacer con un par de huevos un revuelto de chuparte los dedos.
-   La tinta de calamar la puedes encontrar fresca en tu pescadería si es temporada de calamar o Cachón pero como ésto no siempre es posible puedes utilizar tinta artificial de venta en los grandes supermercados. Esta tinta artificial se comercializa en sobrecitos o en pequeños tarritos. Para esta receta utilizaremos un sobre o si lo que tienes es la tinta en frasco, una cucharadita de café.
-    En Santander existe todo un culto a las rabas de calamar. Es  nuestro aperitivo favorito. Para nosotros las auténticas rabas son los tentáculos del calamar. Por eso cuando hablo de las rabas de los chipirones me refiero a los pequeños tentáculos de las cabezas  de los chipis.

Este plato es una de las últimas incorporaciones a mi recetario tradicional. La receta original me la dio hace unos meses mi compañera Aurora. Es la ventaja de ser “cocinera pública”, la gente que me rodea comparte conmigo sus éxitos en la cocina. Ahora soy yo quien  comparte la receta con todos vosotros. 
¡ Qué !, ¿ Te vas a animar ?.




MERLUZA RELLENA DE CHIPIRONES Y SETAS.

Ingredientes:

Para el relleno
·       aceite de oliva
·       1  cebolla
·       1 puerro hermoso
·       Medio kilo de chipirones
·       200 g. de setas
·       Sal y pimienta
·       Medio vasito de coñac
·       Una merluza
Para la salsa
·       aceite de oliva
·       harina
·       salsa de tomate
·       sal
·       vino blanco
·       agua
·       tinta de calamar


Así lo hago yo:

El relleno.
- Comenzamos limpiando los chipirones. Los damos vuelta y cortamos en trocitos no muy pequeños pues luego mermarán otro poco. Las rabas ( los tentáculos ) las reservamos.
- Así mismo preparamos la verdura: la cebolla y el puerro picados muy finito y las setas lavadas, secas y cortadas en trocitos.
- Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén para pochar la cebolla y el puerro a fuego lento.
- Cuando la verdura esté pochada añadimos los chipirones, damos unas vueltas  e incorporamos las setas.
- Salpimentamos y dejamos que el revuelto se vaya haciendo.
- A los 10 minutos incorporamos el coñac y flambeamos ( recuerda que para flambear la campana extractora debe estar apagada).
- Dejamos que el alcohol se evapore y que el conjunto se termine de hacer hasta que en la sartén no haya prácticamente ningún jugo y veamos que tanto las setas como los chipirones están hechos.
- Ya tenemos el relleno hecho, retiramos la sartén del fuego y reservamos el relleno.

La salsa.
- Ponemos un poco de aceite en la misma sartén que hemos utilizado para hacer el relleno. Cuando este caliente añadimos una cucharada sopera de harina para que se tueste un poco, removemos.
- Incorporamos 2 cucharadas de salsa de tomate, sal,  medio vasito de buen vino blanco y medio vasito de agua.
- Con unas varillas removemos para que no se formen grumos.
- Ponemos la tinta de calamar en medio vasito de agua, removemos bien e incorporamos a la salsa.
- Ligamos bien con la ayuda de las varillas. Si vemos que queda muy espesa añadimos un pelín de agua.

Montamos el plato.
- Precalentamos el horno a 200ºC.
- En una fuente apta para el horno ponemos la merluza abierta con un poco de sal.
- Ponemos el relleno a lo largo de la merluza en la parte central para que al cerrar se extienda un poco hacia los bordes sin llegar a salirse.
- A mí me gusta ser generosa, que haya mucho relleno, aunque luego sea más difícil cerrarla, como decimos en casa, “que tenga sustancia “.
- Doblamos  la merluza sobre si misma y con la ayuda de unos palillos hacemos el cierre.
- Una vez que ya tenemos nuestra merluza rellena  la regamos con nuestra salsa y horneamos una media hora. A los quince minutos abrimos el horno para regar el lomo superior con un poco de salsa.
- Cuando falten cinco minutillos para terminar de hacerse la merluza, pasamos por la sartén bien caliente con un hilo de aceite las rabitas.
- Sacamos del horno, dejamos templar un minuto, quitamos con cuidado los palillos  y servimos con las rabitas de los chipirones. ¡ Ya verás que ricura !

¡ Que te aproveche !


martes, 7 de febrero de 2012

TARTA DE LECHE MERENGADA




Esta tarta es una  de las más conocidas en toda la blogosfera pues primero Alicia y luego Su la publicaron en sus respectivos blogs, Canecositas y Webos fritos en el 2008. Ambas cocineras son para mí un claro referente  y está claro que sus recetas forman parte de los recetarios familiares de media España. Por algo será…

Mi única aportación a esta maravillosa tarta, es el horneado de la base. Me gustan las bases de galletas horneadas. Creo que tienen  “otro mordisco”. Si vas con prisas o no quieres encender el horno para 15 minutillos, mete la base al congelador 10 minutos y no te compliques, aunque como te digo, creo que merece la pena.

Cuando publiqué la receta de la Leche merengada ya os contaba cuanto me gusta la combinación de canela y limón. Pues bien, si a vosotros también os gusta , ésta es vuestra tarta. Es dulce pero no es pesada y la textura de la mousse es muy agradable.
En verano me gusta  congelarla y sacarla del congelador  unas horas antes de ser servida  para tomarla  fría y ahora en invierno prefiero servirla a temperatura ambiente, sin congelarla, dejándola cuajar en el frigorífico y sacándola un ratillo antes de empezar a comer.

No sé si quedará alguien sin haber probado esta delicia, pero por si acaso, aquí la tenéis.




TARTA DE LECHE MERENGADA

Ingredientes:


Para la base:
•    250 g. galletas napolitanas
•    70 g. mantequilla
Para la mousse:
•    600 ml. nata para montar
•    200 ml. leche entera
•    1 sobre de gelatina neutra
•    1 rama de canela
•    1 cáscara de limón, solo la parte amarilla
•    380 g. leche condensada,( una lata pequeña)
•    5 claras de huevo
•    Ralladura de 1 limón
•    Canela en polvo

Así lo hago yo:


Para hacer la base:

- Pulverizamos las galletas con nuestro de robot de cocina habitual o metiendo las galletas en una bolsa de congelar y dando golpes con un rodillo hasta deshacerlas.
- Derretimos la mantequilla en el micro y la mezclamos con   las galletas pulverizadas.
- Formamos la base de la tarta  teniendo especial cuidado en los bordes.
- Con el horno precalentado a 180ºC, horneamos la base unos diez minutos. Sacamos y dejamos enfriar

Para hacer la mousse:

Método tradicional:
- Montamos la nata bien firme y reservamos en el frigorífico.
- Ponemos un poco de los 200 ml. leche, como medio vasito,  a calentar en el microondas.Cuando este caliente disolvemos en la leche la gelatina neutra, removiendo bien para que no queden grumos. Reservamos unos minutos.
- En un cazo ponemos a calentar el resto de la leche con la cáscara de limón y la ramita de canela. Cuando este caliente, apartamos del fuego, retiramos la piel de limón y la ramita de canela y  añadimos la leche  condensada. Removemos bien  e incorporamos la leche con la gelatina disuelta. Dejamos templar.
- Montamos las claras con una pizca de sal. Cuando casi estén firmes del todo incorporamos la ralladura de limón y un poco de canela en polvo.
- Cuando tengamos nuestras claras montadas, con mucho cuidado y movimientos suaves, las incorporamos a la crema de leche que estará templada.
- Por último , añadimos  la nata que tenemos reservada en el frigorífico, poco a poco para que no se bajen las claras.
- Volcamos nuestra preparación sobre la base de galleta horneada y metemos la tarta al frigorífico, mínimo 6 horas.
- Servir  con un poco de canela espolvoreada sobre la superficie.

Con Thermomix:
- Montamos la nata y reservamos en el frigorífico.
- En el vaso de la Thermomix ponemos la mariposa e incorporamos la leche con la cáscara de limón y  la ramita de canela.
- Programamos 5m-T. 80ºC- Vel. 1.
- Cuando falte un minuto incorporamos el sobre de gelatina neutra con cuidado de que no se quede en las aspas de la Thermomix,  se tienen  que integrar bien en el líquido.
- Sacamos la canela en rama y la cáscara de limón.
- Incorporamos la leche condensada. Mezclamos 20 segundos a Vel.4
- Vertemos la mezcla en un bol grande y lo dejamos templar.
- Con la mariposa puesta , montamos las claras con una pizca de sal. Programamos 6 m-Vel.3.
- Cuando falten 2 minutos añadimos  un poco de canela en polvo y la ralladura de limón.
- Incorporamos las claras montadas al bol con las leches.
- Por último , incorporamos  la nata que tenemos reservada en el frigorífico, poco a poco para que no se bajen las claras.
- Volcamos nuestra preparación sobre la base de galleta horneada y metemos la tarta al frigorífico, mínimo 6 horas.
- Servir  con un poco de canela espolvoreada sobre la superficie.

¡ Que te aproveche !


viernes, 3 de febrero de 2012

COLIFLOR CON BECHAMEL DE QUESO

 


He tenido dudas a la hora de poner el nombre a esta receta. Al final, me he decantado por la más clásica pero he estado tentada de llamar al plato como lo hacen mis hijos, “Chis coli” aunque pensándolo bien, también podía haber  sido “Coliflor disfrazada” porque no me negareis que la bechamel de queso es un disfraz ideal para la coliflor….

La receta original es inglesa. La aprendí en Newcastle hace unos 25 años de la mano de Sheilla. Por entonces yo no era amiga de esta verdura pero en cambio “con el disfraz”, me encantaba. Hoy en día , en mi casa, pasa lo mismo. La coliflor hervida sin más, con el sofrito de ajos, solo me gusta a mí y en cambio esta "Cheese cauliflower" ,”chis coli”  para los amigos,   la come toda la familia sin rechistar.

La gracia del plato reside en la bechamel de queso. No es la primera vez que os la presento,  pues de hecho es una de mis salsas favoritas. Os la mostraba hace años con los Lumaconi rellenos. Es una bechamel cuya leche ha sido previamente aromatizada con cebolla, pimienta y un poco de laurel. La leche aporta al plato un sabor totalmente distinto y el queso hace que la bechamel sea extremadamente cremosa. Si te gusta el queso utiliza un queso curado,  con sabor. Ya verás que maravilla….

Hoy toca plato de diario, económico y para toda la familia.




COLIFLOR CON BECHAMEL DE QUESO.   


Ingredientes:

•    1 coliflor hermosa
•    Sal
•    100 g. bacon ahumado
•    Pan rallado
     Para la bechamel de queso:
•    400 ml leche
•    Sal
•    1 cuarto de cebolla
•    1 hojita de laurel
•    5 bolitas de pimienta negra.   
•    25 g. aceite
•    50 g. harina       
•    25 g. queso rallado

Así lo hago yo:       

Cocemos la coliflor.

-    Limpiamos la coliflor, hacemos ramilletes más bien grandes, los lavamos  y los cocemos en agua con sal hasta que estén tiernos. En este punto  cada uno lo puede hacer como esté acostumbrado: en la cazuela de toda la vida, en la olla a presión, al vapor….El punto de cocción también es muy personal, más o menos hecha. En  casa nos gusta muy hecha, que casi se deshaga.
-    Cuando la coliflor este hecha la sacamos y la escurrimos bien. Ésto es muy importante pues si no la escurrimos bien el agüilla estropearía la bechamel.
-    Colocamos la coliflor en una fuente apta para el horno.

La bechamel de queso:   
   
Método tradicional
- Comenzamos aromatizando la leche, para ello,  la ponemos a calentar 10 minutos en el microondas a la máxima potencia con la cebolla, la hojita de laurel y las bolas de pimienta. Dejamos enfriar un poco y colamos.
- Ponemos a calentar el aceite en una sartén y cuando esté caliente añadimos la harina.
- Mezclamos bien para que se tueste y vamos añadiendo poco a poco la leche colada, sin la cebolla, laurel y bolas de pimienta.
- Removemos con las varillas para que no se formen grumos y añadimos el queso rallado y un pelín de la sal.
- Nos  va a quedar una bechamel ligera pero muy cremosa.

Con Thermomix,
- Comenzamos aromatizando la leche , para ello, ponemos la leche  a calentar 10 minutos en el microondas a la máxima potencia con la cebolla, la hojita de laurel y las bolas de pimienta. Dejamos enfriar y colamos.
- En el vaso echamos el aceite y calentamos 1 minuto-T.37ºC-Vel.2
- Incorporamos la harina y programamos 2 minutos -T.100ºC-Vel.1
- Añadimos la leche colada ( sin la cebolla, laurel y bolitas de pimienta ), el queso rallado y un pelín de la sal.
- Mezclamos 5 segundos –Vel.7
- Programamos 7 minutos -T.100ºC-Vel.4.
- Nos va a quedar una bechamel ligera pero muy cremosa.

Montamos el plato.

-    Precalentamos el horno a 200ºC.
-    Ponemos el bacon cortado en cachitos en una sartén antiadherente  durante unos minutillos para que se  haga ligeramente y suelte la grasilla.
-    Sacamos los cachitos de bacon de la sartén y los ponemos sobre papel de cocina.
-    Regamos la coliflor cocida con nuestra bechamel de queso.
-    Colocamos los trocitos de  bacon sobre la bechamel y espolvoreamos con un poco de pan rallado .
-    Horneamos unos 20 minutos.
-    Sacamos la fuente del horno, esperamos unos minutillos y …..¡ a comer !

¡ Que te aproveche !    


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...