jueves, 29 de mayo de 2014

SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE BOLETUS.




La receta de hoy va a hacer felices a los carnívoros. Lo sé porque  en casa es uno de nuestros platos preferidos, con esta receta disfrutamos siempre.

En celebraciones y fechas señaladas elaboro la receta con solomillo de ternera pero como las cosas están como están, os lo quiero presentar con una versión más económica pero no por ello menos rica, con solomillo de cerdo ibérico.

Para 5 o 6 personas,  necesitaremos dos solomillos pero si quieres hacer menos cantidad, yo te recomendaría seguir la receta tal cual,  sólo con un solomillo pero con  la misma cantidad de salsa, pues con la que sobre, puedes hacer un plato de pasta de chuparse lo dedos. Con el mismo trabajo tienes prácticamente resueltas dos comidas.

Hasta hace poco, encontrar los boletus deshidratados era difícil. Ahora los puedes comprar en muchos supermercados. Sé que son caros pero ten en cuenta que para la receta solo necesitamos 50 g. En Santander, yo los suelo comprar en el puesto de la Antigua Ermita, en la plaza. Los venden en bolsitas de 100 g, y los que no uso, los congelo.

Respecto al punto que le tenemos que dar al solomillo, eso va en gustos. Si dejas los medallones hacerse en la salsa 10 minutos, mi experiencia me dice que la carne va a  estar muy hecha. Por el contrario, si los dejas sólo 5, el interior del medallón todavía estará “rosita”, para algunos todavía la carne estará cruda. Tendrás que adaptar los minutos a tu gusto personal. Eso, sí, de la cazuela al plato y a la mesa, la carne no puede esperar.




SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE BOLETUS.

Ingredientes:

·       200 ml. de agua
·       50 g. de boletus deshidratados
·       2 solomillos de cerdo ibérico
·       Sal y pimienta
·       Aceite de oliva
·       3 chalotas
·       50 ml. Pedro Ximenez
·       200 ml. nata de cocinar

Así lo hago yo:

- Comenzamos calentando el agua sin dejar que llegue a hervir.
- Hidratamos los boletus en el agua caliente durante 15 minutos.
- Mientras tanto, limpiamos el solomillo de telillas y tendones. Cortamos medallones hermosos de unos 3 cm de grosor.
- Salpimentamos cada medallón, ponemos un hilo de aceite en una sartén y cuando esté caliente,   sellamos la carne por ambos lados. Vuelta y vuelta, no se trata de hacer la carne. No te preocupes si ves que los medallones están crudos por dentro.
- Reservamos la carne y ponemos un poco más de aceite en la misma sartén.
- Con el aceite templado, incorporamos a la sartén la chalota picadita.
- Dejamos que se haga a fuego medio.
- Mientras de hace la chalota, escurrimos bien los boletus, ¡ ojo, no tiramos el agua!
- Incorporamos los boletus a la sartén, añadimos un poco de sal y salteamos un minuto.
- Es la hora de incorporar los líquidos, añadimos el vino, el agua de los boletus colada,  y la nata.
- Mezclamos bien y esperamos 2 o 3 minutillos a que la salsa coja cuerpo.
- Colocamos los medallones de solomillo en la salsa para que se terminen de hacer a fuego medio entre 5 y 10 minutos, dependiendo de tu gusto.
- Ponemos la mesa, cortamos el pan y….¡ a disfrutar !

¡ Que te aproveche !

domingo, 25 de mayo de 2014

PERAS EN ALMÍBAR ESPECIADAS.




Esta receta la descubrí cuando hice por primera vez una tarta de origen francés,  que veremos muy pronto en el blog. La tarta en cuestión lleva en su interior estas peras en almíbar. Cuado las probamos, nos gustaron tanto que desde entonces, las hago no solo para “la  Bourdaloue” que así se llama la tarta,  sino para tomarlas por sí solas. Es una receta muy sencilla, ideal para terminar una comida con un punto dulce pero muy ligero.

He probado con varios tipos de peras y la verdad, en general todas las variedades van bien aunque quizás me gusten un pelín más las conferencia. Lo único que tendremos en cuenta a la hora de comprar las peras será que estén maduras pero lo suficientemente firmes para que no se deshagan en la cocción.

Hacer esta receta no te va a llevar mucho tiempo pero yo te recomiendo hacerla la víspera, así las especias se asientan más y las peras ganan en sabor. Servidas con un chorretón del almíbar están muy buenas pero si lo acompañas de una bola de helado de vainilla, eso ya es para nota.




PERAS EN ALMÍBAR ESPECIADAS.

Ingredientes:

·       600 ml. de agua
·       300 g azúcar moreno
·       1 rama de canela
·       Una cucharadita de extracto de vainilla
·       6 peras

Así lo hago yo:

- En una cazuela ponemos el agua junto al azúcar,  la vainilla y la ramita de canela partida en dos.
- Ponemos a calentar a fuego medio, revolviendo para que el azúcar se deshaga con el calor.
- Mientras tanto, pelamos las peras dejando el rabito y cortándolas “el culo” para que luego se puedan quedar de pie.
- Cuando el almíbar coja temperatura introducimos las peras acostadas, para que las cubra bien el líquido.
- Bajamos un poco el fuego para que las peras se cuezan en el almíbar durante una media hora.
- Pasado el tiempo, retiramos la cazuela del fuego y dejamos enfriar.
- ¿ Cómo  las vas a tomar , con un chorretón de almíbar o con una bola de helado de vainilla ?

¡ Que te aproveche !

domingo, 18 de mayo de 2014

SALCHICHAS CON GARBANZOS.




Las salchichas y los garbanzos no forman una de las clásicas parejas de la gastronomía, al menos en mi casa por eso, cuando serví por primera vez este plato, hace 4 años, las caras de los míos fueron más bien de escepticismo. Mis hijos, acostumbrados a las salchichas al vino blanco, pusieron pegas y no les hizo mucha gracia pero  tanto al pater familias como a mí, nos gustó mucho y decidimos incorporar la receta, inspirada en la revista Goodfood abril 2010, a nuestro recetario. 

Un plato tan sencillo como éste necesita contar con una buena materia prima. Si bien los garbanzos cocidos pueden ser de frasco, lávalos bien antes de añadirlos al guiso, las salchichas tienen que ser frescas, compradas en tu carnicería de confianza y la salsa de tomate preferiblemente casera. Ésto último, es lo que marca la diferencia entre un plato que se deja comer y otro que esté realmente bueno.

El huevo duro da realmente igual si lo sirves directamente al finalizar  el guiso o lo pones en un cuenco aparte para que cada uno se sirva pero con el perejil, ya es otro cantar, pues no a todo el mundo le va. Particularmente, espolvorear el plato con un poco de perejil picadito, me gusta mucho y le da al plato otro aire.

En un principio pensé en la receta como plato único para la cena pero luego lo hemos ido comiendo como segundo en las comidas de diario pues aguanta muy bien de un día para otro y con un calentón en el micro queda estupendo. Ya tienes otro plato para tus menús. No quiero oír eso de “no sé qué poner….”




SALCHICHAS CON GARBANZOS

Ingredientes: 

·       Aceite de oliva 
·       Medio kilo de salchichas frescas 
·       150 g. de cebolla 
·       200 g. de garbanzos cocidos 
·       200 g. de salsa de tomate casera 
·       100 g. de pimiento rojo asado 
·       sal 
·       Perejil 
·       1 huevo duro 

Así lo hago yo: 

-En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva para saltear ligeramente las salchichas. Cuado el aceite esté caliente, incorporamos las salchichas y las doramos vuelta y vuelta. Las sacamos de la sartén y reservamos.
-Picamos la cebolla en juliana. A lo mejor tenemos que añadir un pelín más de aceite en la sartén. Durante unos 10  minutos vamos a pochar poco a poco la cebolla.
-Incorporamos los garbanzos cocidos y la salsa de tomate. Mezclamos bien y dejamos al fuego un minuto.
-Añadimos  las salchichas reservadas y el pimiento asado cortado en tiras.
-Echamos un poco de sal.
-Dejamos que se hagan las salchichas a fuego medio.
-Para terminar, servimos con un poco de perejil y huevo duro picado .

¡ Que te aproveche !



martes, 13 de mayo de 2014

GALLETAS TRES CHOCOLATES




No, no estamos hablando de la versión galleta de la famosa Tarta tres chocolates pero los chocolateros pueden estar contentos porque las galletas, sin ser empalagosas,  son igual de dulces y tentadoras que la tarta.

La receta, adaptación de Goodfood abril 2010, es una preparación muy facilita que no requiere una logística especial. Se trata de mezclar los ingredientes y hacer bolitas. Es una receta ideal para preparar con los peques de la casa. La clave del éxito reside en el horneado. Para conseguir que queden crujientes tendrás que ir experimentando con tu horno. Como salen tres bandejas de galletas, en la primera probaremos si con los 10  minutos que te indico quedan bien, así en la segunda y tercera tanda, podrás ajustar el tiempo de horneado teniendo en cuenta que hay que sacar las galletas del horno cuando todavía están blanditas pues al enfriar es cuando cogen cuerpo.

La receta no tiene ningún misterio pero te dejo unas aclaraciones:

·    Con estos ingredientes salen unas 32 galletas. Como al hornear crecen mucho, no pongas más de 12 galletas en la bandeja del horno. Tendrás que hornear 3 tandas. En la primera pon 6-8 galletas a modo de ensayo y luego haz otras dos hornadas de 12.
·    En casi todos los supermercados puedes encontrar pepitas de chocolate negro y con leche. Las de chocolate blanco son más difíciles de encontrar. No importa. Compra una tableta de chocolate blanco y con un buen cuchillo haz tú los cachitos.
·    Para que visualmente las galletas queden más “monas”, cuando ya tengas las bolitas hechas, incrusta algunas pepitas de chocolate sobre la superficie de la bolita.
·    Para decorar las galletas con el chocolate con leche fundido, puedes utilizar una manga pastelera. Yo utilizo el Decopen de Lekúe pero con una bolsa de congelar pequeña, cortando la puntita, te puedes arreglar divinamente.

¿ Te vas a animar ?



GALLETAS TRES CHOCOLATES

Ingredientes:

·       150 g. chocolate con leche
·       100 g. azúcar moreno
·       100 g. azúcar blanquilla
·       100 g. mantequilla
·       1 huevo
·       1 cucharadita de extracto de vainilla
·       225g. harina
·       85 g. chocolate blanco
·       85 g. chocolate negro


Así lo hago yo:

- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos dos bandejas de horno con papel de hornear.
- Derretimos 100 g. del chocolate con leche bien al baño María o en el microondas en varios periodos de pocos segundos. Dejamos templar.
- En un cuenco amplio mezclamos los 2 tipos de azúcar con la mantequilla que estará a temperatura ambiente. Batimos.
- Añadimos el huevo, el extracto de vainilla, la harina y el chocolate con leche derretido. Volvemos a batir. Será una mezcla pelín pegajosa.
- Incorporamos los cachitos de chocolate negro y blanco. Si no hemos comprado pepitas, lo partimos en cachitos.
- Hacemos bolitas con la masa del tamaño de una nuez.
- Sobre la bandeja colocamos un máximo de 12 bolitas. Deja espacio entre una y otra, fíjate en la foto.
- Horneamos unos 10 minutos.
-Sacamos del horno y dejamos enfriar en la misma bandeja unos minutos para luego pasar las galletas sobre una rejilla.
- Mientras se enfrían, horneamos  la siguiente tanda de galletas.
- Una vez frías todas las galletas, derretimos los otros 50 g. de chocolate con leche, lo metemos en una manga pastelera o en una bolsa de congelar de las pequeñas, cortamos la puntita y hacemos rayitas de chocolate sobre las galletas.
- Dejamos enfriar por completo el chocolate con leche  y ya podemos disfrutar de las galletas.

¡ Que te aproveche !




martes, 6 de mayo de 2014

SARDA A LA CAZUELA




Hoy toca receta de temporada. Hace unas semanas empezó la costera de la sarda y nuestras plazas y pescaderías se llenaron de este pescado azul tan sabroso y todo hay que decirlo, tan barato.

Después de haber estado investigando si la sarda, caballa y verdel es lo mismo, si os digo la verdad, no he sacado nada en claro pues en algunos sitios afirman que se trata de la misma especie con distinto nombre y en otros sitios hablan de diferencias entre ellos como las rayas en los lomos. El caso es que, sea caballa, verdel o sarda, es el pescado que vamos a utilizar para este guiso que tanto gusta al pater familias y que mi madre bordaba.

Para 4 o 5 personas necesitaremos 3 sardas. Pediremos en la pescadería que nos las limpien, quiten la cabeza y cola y troceen en trozos hermosos. A mis hijos no les hace mucha gracia y no lo suelen tomar, por eso aprovecho y añado unas guindillas cayenas que a la salsita le van fenomenal. Lo mismo pasa con el pimentón, puedes ponerlo picante y darle más vidilla al guiso.

El guiso es una especie de pescado en escabeche que sustituye el vinagre por un buen vino blanco de solera. Si lo haces la víspera y dejas reposar, estará mejor , los sabores se habrán asentado y la salsita habrá cogido más cuerpo. Si tienes la suerte de tener una cocotte, puedes ahorrarte la fritura en la sartén y hacerlo en la propia cazuela. Este tipo de guisos en la cocotte quedan maravillosos.

Anímate a cocinar productos de temporada. Hace 2 semanas las sardas estaban a 2 euros el kilo. Quien no come un guiso de pescado fresco, sabroso y barato, en este mes de mayo es porque no quiere.                    




SARDA A LA CAZUELA

Ingredientes:

·       3 sardas
·       Sal
·       Harina
·       Aceite de oliva
·       3 dientes de ajos
·       2 guindillas ( opcional )
·       1 cucharadita de pimentón
·       1 vaso de vino blanco
·       1 vaso de agua
·       Una hojita de laurel

Así lo hago yo:

- Comenzamos salando los trozos de pescado y pasándolos por harina.
- Ponemos a calentar aceite de oliva en una sartén,  sacudimos el exceso de harina de los trozos de sarda y los freímos vuelta y vuelta. No hace falta una fritura completa puesto que el pescado se terminará de hacer en la cazuela.
- Sacamos los trozos de pescado de la sartén y reservamos.
- En ese mismo aceite, doramos ligeramente el ajo partido en láminas junto con las guindillas , si las vamos a utilizar.
- Añadimos una cucharada de harina, removemos bien para que ésta se tueste.
- A continuación ponemos la cucharadita de pimentón, removemos bien para que no se queme e incorporamos el vino y el agua.
- Mezclamos bien todo con la ayuda de unas varillas para que la salsas se ligue bien y añadimos la hojita de laurel.
- Ponemos los trozos de  pescado en una cazuela y volcamos la salsa sobre  éste.
- Colocamos la cazuela a fuego lento durante 15 minutos para que el guiso se termine de hacer. Mejor de un día para otro.

¡ Que te aproveche !


jueves, 1 de mayo de 2014

MERMELADA DE TOMATE CON QUESO FRITO





La primera vez que tomamos mermelada de tomate fue en casa de mis primos en Elda, hace ya bastantes años. Desde entonces, hago esta mermelada de vez en cuando para desayunar con pan tostado pero sobre todo, para tomarla con  queso frito, una delicia que si todavía no has probado, te la recomiendo.

Lo bueno de esta mermelada es que no es de temporada, con unos simples tomates pera, la puedes hacer todo el año. Como casi todas las mermeladas espesa al enfriar, no te fíes del aspecto líquido que tiene nada más terminar la cocción. Si tienes el pelador de tomates, hacer esta mermelada es coser y cantar.

Para envasar la mermelada te cuento cómo yo lo hago, teniendo en cuenta que esta conservación es sólo para unos cuantos meses. Durante los últimos 15 minutos de cocción de los tomates, pongo los frascos con las tapas a hervir en una cazuela con agua. Nada más terminar de hacerse la mermelada , cuando todavía está muy caliente la pongo en los frascos que saco de la cazuela recién esterilizados con la ayuda de unas pinzas, pues queman mucho . Lleno los frascos justo hasta el borde, pongo la tapa bien cerrada y coloco los frascos boca abajo para que se haga el vacío. Al día siguiente los doy la vuelta y pongo las etiquetas.

Respecto al queso, seguro que tú me puedes contar mucho más. Aquí no hay mucha costumbre de tomar queso frito. El que yo utilizo es queso fresco de cabra. Me gusta cortarlo en cuñas pequeñas. Tú puedes cortarlo como más te guste, en palitos también queda muy bien. Al no ser esta mermelada muy dulce, el queso frito le va de maravilla. En casa lo tomamos tanto como aperitivo, como de postre.

Si te va el tema “mermelada casera”, echa un vistazo a éstas:   Mermelada de higos, albaricoque, fresa y moras




MERMELADA DE TOMATE

Ingredientes:

·       750 g. de tomates
·       Zumo de un limón
·       200g. azúcar blanquilla
·       150 g. azúcar moreno
·       Media barrita de canela

Así lo hago yo:

Método tradicional
-Pelamos los tomates. Mucho más fácil si tienes el pelador de tomates…
-Partimos con un buen cuchillo los tomates en cachitos pequeños y lo mezclamos en una cazuela junto con el zumo de limón, los 2 tipos de azúcar y el palito de canela.
-Ponemos la cazuela al fuego , los primeros 10 minutos a fuego suave. Iremos removiendo poco a poco.
-Pasados los 10 minutos, retiramos una especie de espumilla que se crea en la superficie y subimos un poco el fuego para que la mermelada coja temperatura y el azúcar se deshaga.
-Esperaremos otros 25 minutos removiendo de vez en cuando y teniendo mucho cuidado pues la mermelada puede saltar y quema  mucho.
-Pasado el tiempo, apagamos el fuego, retiramos el palito de canela y embotamos como tengamos costumbre.

Con Thermomix
-Pelamos los tomates. Mucho más fácil si tienes el pelador de tomates…
-Los ponemos en el vaso de la Thermomix junto el zumo de limón . Trituramos 4 s-Vel.4.
-Añadimos los 2 tipos de azúcar y el palito de canela.
-Programamos 35 m-T.Varoma-Vel.1
-Retiramos el palito de canela y embotamos como tengamos costumbre.


QUESO FRITO

Ingredientes:

·       1 queso fresco de cabra 250 g.
·       Harina
·       Aceite de oliva

Así lo hago yo:

-Cortamos el queso primero longitudinalmente y posteriormente en pequeñas cuñas que secamos bien con papel de cocina. Nos saldrán unas 12 porciones como las que veis en la foto.
-Calentamos aceite en una sartén.
-Mientras se calienta el aceite, enharinamos cada trozo de queso. Sacudimos el exceso de harina y freímos.
-Tendremos los trozos de queso unos minutillos friendo por una cara, daremos vuelta con cuidado y dejaremos que se frían por el otro lado durante otro minuto.
-Sacamos los trozos y los dejamos reposar sobre papel de cocina para que éste absorba el aceite sobrante.
-Servimos caliente acompañado de mermelada de tomate.

¡ Que te aproveche ! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...