miércoles, 25 de junio de 2014

BOCARTES "PEJINOS".




Sé yo que a más de uno esta receta os va a encantar pues somos muchos los entusiastas del bocarte. Todos los años os hablo de ellos y procuro ampliar mi recetario mostrándoos platos nuevos. Aunque mis preferidos son los más sencillos, los bocartes rebozados,  existen otras recetas a tener en cuenta.

La preparación de este año viene de la mano de mi compañero bloguero del Club de la puchera. Manuel nos presentaba esta receta el pasado mes de abril. Desde entonces, en casa hemos comido estos bocartes varias veces, ya verás como tú te pones manos a la obra.

“Pejino” es un calificativo muy empleado en la costa cántabra. Según la R.A.E. “Persona de humilde condición social de la ciudad española de Santander o de poblaciones costeras de la provincia de Cantabria “. De ahí el nombre de la receta puesto que estos bocartes son típicos de Laredo.

Buena materia prima, no necesitas más. En plena costera del bocarte, no dejes pasar la oportunidad de disfrutar de este pescado azul.

Por si has ido a la pescadería, has visto los bocartes a buen precio y no has podido evitar comprar un kilo y quieres cocinarlos de distintas maneras, aquí te dejo varias opciones: 

Bocartes en vinagre 
Bocartes rellenos 
Bocartes a la cazuela




BOCARTES “PEJINOS”.

Ingredientes: 

·       Medio kilo de bocartes 
·       Sal 
·       Harina 
·       2 huevos 
·       Aceite de oliva 
·       3 dientes de ajo 
·       1 cebolla mediana 
·       1 cucharadita de pimentón 
·       1 cucharada de harina de maíz 
·       1 vaso de vino blanco 
·       1 hojita de laurel 
·       Perejil picadito 

Así lo hago yo: 

-Comenzamos limpiando los bocartes. Quitamos la cabeza y espina central y los abrimos al medio haciendo “filetes”. Los lavamos, dejamos escurrir sobre papel  de cocina y salamos ligeramente. 
-En una sartén amplia ponemos un fondo de aceite de oliva y mientras éste se calienta, pasamos los bocartes por harina y huevo batido. 
-Con el aceite caliente, freímos los bocartes, vuelta y vuelta. No hace falta que se hagan del todo pues luego se terminarán de hacer en la salsa. 
-Apagamos el fuego, sacamos los bocartes de la sartén y los reservamos. 
-En una cazuela, preferiblemente de barro, ponemos un poco del aceite de la fritura para sofreír los dientes de ajo bien picaditos. 
-A continuación, incorporamos la cebolla, también muy picadita para que se vaya pochando. 
-Añadimos un poco de sal y el pimentón. Removemos e incorporamos la harina de maíz. 
-Removemos bien y echamos por último, el vino blanco junto con la hojita de laurel. 
-A los 5 minutos, colocamos en la cazuela los bocartes reservados. Damos “un meneo” para que la salsa se reparta bien entre los bocartes y damos un último calentón a fuego suave. 
-Para servir, espolvoreamos con un poco de perejil fresco picado. 

¡ Que te aproveche !



viernes, 20 de junio de 2014

"ESPECIAL" HUEVOS PASADOS POR AGUA.


Los huevos pasados por agua me recuerdan  mi infancia. Mi madre nos los hacía a mi hermana y a mí, siempre para cenar. Hoy en día continúo con esa tradición y de vez en cuando, cenamos huevitos pasados por agua con alguna de las presentaciones que te muestro.

Esta entrada no es propiamente una receta, es más bien un resumen de posibilidades para acompañar. No os penséis que cada vez que tomamos huevos pasados por agua , los servimos con este repertorio, pero la verdad sea dicha, una vez que en casa se sirven con estos acompañamientos, el personal se niega a tomarlos con unos simples barquitos de pan. Yo te aviso….

Supongo que a la hora de hacer los huevos pasados por agua, cada persona tengas sus trucos. Creo que aunque parezca una tontería, la técnica para conseguir el huevo a gusto de cada uno, con la yema más o menos cuajada, es mucho más difícil de lo que parece. Te cuento algunas cosillas que he aprendido después de haberme tenido que comer algún que otro huevo duro por no haber encontrado el tiempo exacto de cocción  y  teniendo en cuenta que no es lo mismo cocer un huevo de gallinas “de verdad”,  yema más oscura y densa, que un huevo del super, con la yema más clarita y líquida.

Para tomar el huevo, mucha gente corta la parte superior con un cuchillo de sierra pero en casa, nos gusta más dar unos pequeños golpes con la cucharilla y quitar la cáscara con los dedos. Cuando mis hijos eran pequeños esa labor la hacía siempre yo y ahora que mis hijos ya no son tan pequeños, esa función, la sigo haciendo yo, “total, mamá, que más de te da quemarte los dedos con un huevo que con tres….”


HUEVOS PASADOS POR AGUA.

Método Tradicional.
- Los huevos hay que sacarlos del frigo un ratín antes .
- Se ponen en un cazo en agua fría a fuego fuerte.
- El agua tiene que cubrir completamente los huevos.
- El tiempo comienza a contar cuando el agua rompa a hervir, cuando aparezcan las primeras burbujas sobre la superficie del agua.
- Contamos 3 minutos .Casi seguro que tú tendrás que adaptar este tiempo a tu placa ( gas, vitro, inducción….) y gusto personal.
- Nada más terminar el tiempo, se sacan los huevos del agua y se sirven en hueveritas individuales. Se retira la parte superior del huevo, se echa un pelín de sal y se moja en la yema semilíquida con cualquiera de los acompañamientos que te muestro.

Con Thermomix
- Los huevos hay que sacarlos del frigo un ratín antes .
- Llenamos el vaso de la Thermomix con medio litro de agua.
- Ponemos los huevos en el cestillo e introducimos éste en el vaso.
- Cerramos y ponemos el cubilete. Programamos 11m.-T.Varoma-Vel.1.
- Nada más terminar el tiempo, se sacan los huevos del cestillo y se sirven en hueveritas individuales. Se retira la parte superior del huevo, se echa un pelín de sal y se moja en la yema semilíquida con cualquiera de los acompañamientos que te muestro.




HUEVOS PASADOS CON AGUA CON CHISTORRA.

Si consigues una buena chistorra, la unión de está con la yema densa y anaranjada es una delicia.
La puedes hacer en la sartén, sin nada de aceite o en el microondas. Los trozos alargados son perfectos para mojar en la yema. Una vez hechos, ten la precaución de dejarlos reposar sobre papel absorbente para que éste absorba la grasilla .




HUEVOS PASADOS CON AGUA CON ESPÁRRAGOS TRIGUEROS Y BACON.

Esta opción es más para adultos. A los niños los trigueros no les suelen gustar. Tampoco es la opción más rápida pues los espárragos se hacen con sal a la plancha y tardan bastante,  especialmente si son grandes.
Cuando ya están prácticamente hechos, se envuelven en media loncha de bacon ahumado con una brocheta o palillo y se terminan de hacer en la misma plancha junto al bacon. Deliciosos.




HUEVOS PASADOS CON AGUA CON SALCHICHAS COCKTAIL

Ideal para unas prisas. Abres el frasco de salchichas y prácticamente mientras se hacen los huevos. éstas se calientan en un cazo con agua. Luego las insertas en una brocheta y….¡ a mojar la yema !
Hazme caso, ten siempre estas salchichas en tu despensa. Se comercializan en varios formatos, frascos, latas, estuches…




HUEVOS PASADOS CON AGUA CON PATATAS FRITAS.

Sin lugar a dudas, la versión preferida de mis hijos. Es cierto que da un poco pereza hacer las patatas cuando en realidad el huevo se hace en tres minutillos pero merece la pena. Mis hijos disfrutan un montón y sí, lo toman con un chorrín de Ketchup que aunque soy enemiga a ultranza de echar Ketchup a la tortilla de patata, reconozco que de vez en cuando, sobre las patatas fritas, tiene su gracia.




HUEVOS PASADOS CON AGUA CON ”BARQUITOS” DE PAN.

Sí, esta es la versión que os decía al comienzo. Así tomaba yo los huevos pasados por agua cuando era pequeña, con barquitos de pan que me preparaba mi madre.
El pan puede ser frito ( si estás a dieta, olvídate ), tostado, de barra o torta o también en los palillos de toda la vida.
Si los huevos son “caseros”, como es el caso. El huevo pasado por agua se convierte en un lujazo.

¿ Se te ocurren otras opciones para acompañar los huevos pasados por agua ? Cuenta, cuenta…

¡ Que te aproveche !

domingo, 15 de junio de 2014

MUFFINS DE CHOCOLATE A LA NARANJA.




Los muffins de hoy son todo terreno: alegran cualquier desayuno, acompañados de una bola de helado son el  postre ideal para los chocolateros , con un café con leche resuelves la merienda de media tarde y en unas cápsulas de papel un poco monas, son el regalo ideal. Vamos, que los muffins que hagas por la mañana, antes de irte a la cama, habrán desaparecido. A todo el mundo le gustan, su éxito está garantizado.

La receta que te muestro a muchos os resultará familiar puesto que es mi adaptación personal de la receta de los muffins que publicaron el año pasado muchas de mis compañeras blogueras, entre ellas Clemenvilla y Canecositas. Mi versión “a la naranja” consiste en utilizar ralladura de naranja y un buen chocolate negro relleno de naranja confitada. De los que he probado, el de Mercadona  está bien pero sin duda el que más me gusta es el chocolate  “Le noir orange” de Lindt. Mi experiencia me dice que a los niños no les hace mucha gracia el toque de naranja por eso si quieres hacer la versión clásica, solo tienes que omitir la ralladura de naranja y sustituir el chocolate a la naranja por pepitas de chocolate negro o con leche.

La preparación es sencilla, como siempre que hablamos de muffins, consiste en mezclar por un lado los ingredientes líquidos y por otro los sólidos para finalmente unirlos. Si te resulta más cómodo llenar las cápsulas de papel, metiendo la masa en una manga pastelera, ten la precaución de cortar la punta de la manga dejando una salida bastante amplia para que puedan salir los cachitos de chocolate.

¿ Necesitas alguna excusa para hacer estos muffins o simplemente los vas a hacer para darte un caprichín chocolatero ?




MUFFINS DE CHOCOLATE A LA NARANJA

Ingredientes: 

·       230 g. harina 
·       50 g. cacao sin azúcar 
·       150 . azúcar 
·       1 sobre de levadura Royal 
·       2 yogures griegos 
·       80 g. aceite de girasol 
·       2 huevos 
·       4 cucharadas de de leche entera 
·       Ralladura de 2 naranjas. 
·       100 g. chocolate “a la naranja”. 

Así lo hago yo : 

Método tradicional: 
- Precalentamos el horno a 180ºC.
- En un cuenco grande ponemos los ingredientes secos :la harina, el cacao, el azúcar y  la levadura. Mezclamos bien.
- En otro bol batimos los yogures junto con el aceite, los huevos  y la leche.
- Incorporamos la ralladura de naranja a los ingredientes líquidos.
- Unimos los ingredientes líquidos con los sólidos.
- Mezclamos con la ayuda de una espátula.
- Por último, incorporamos el chocolate a la naranja que habremos cortado en cachitos pequeños. Los incorporamos a la masa con movimientos envolventes. Ya tenemos preparada nuestra masa.
- Llenamos las cápsulas de papel . ¡ Ojo !, no mucho, tan solo un poco más de la mitad, pues suben bastante.
- Horneamos 25 minutos.
- Sacamos del horno, dejamos templar y ….¡ a disfrutar ! 

Con Thermomix: 
- Precalentamos el horno a 180ºC.
- Ponemos en el vaso los ingredientes secos :la harina, el cacao, el azúcar y  la levadura. Mezclamos 10s.-Vel.6
- Reservamos la mezcla de los ingredientes secos.
- Sin lavar el vaso , ponemos los ingredientes húmedos: los yogures, el aceite, los huevos  y la leche. Mezclamos 1m- Vel. 3 y media.
- Incorporamos la ralladura de naranja a los ingredientes líquidos.
- Unimos los ingredientes sólidos que tenemos reservados a los líquidos y mezclamos 1m-Vel.3.
- Por último, incorporamos el chocolate a la naranja que habremos cortado en cachitos pequeños. Los incorporamos a la masa con movimientos envolventes. Ya tenemos preparada nuestra masa.
- Llenamos las cápsulas de papel . ¡ Ojo !, no mucho, tan solo un poco más de la mitad, pues suben bastante.
- Horneamos 25 minutos.
- Sacamos del horno, dejamos templar y ….¡ a disfrutar ! 

¡ Que te aproveche !


domingo, 8 de junio de 2014

MUSLITOS DE POLLO AL VINO TINTO.




Esta receta es perfecta tanto para un menú de diario como para disfrutar de ella en compañía de familiares y amigos un día especial.
No es la primera vez que os presento una receta de pollo con champiñones pero a mi modo de ver, la receta de hoy lleva una salsita muy especial que hace que sea un plato muy distinto a la receta que os presentaba  el año pasado. El guiso de hoy es de los de "toma pan y moja".

Si tenéis la suerte de tener una coccotte, tenéis el éxito asegurado y podréis hacer todo el guiso en ella. Si no es así, os recomiendo freír  los muslitos en una sartén y luego seguir el guiso en una cazuela. 

Los champiñones pueden ser grandes y laminarlos pero desde luego si los encuentras de los chiquitines, mucho mejor. Me gusta más cómo quedan. Respecto al vino, ni que decir tiene que cuanto mejor sea éste, más sabor tendrá la salsa. Los 400 ml. vienen a ser un poco más de media botella. Si quieres experimentar con la receta, no arriesgues y hazlo con un vino "peleón" y cuando ya tengas la receta adaptada a tu gusto y la salsita te quede perfecta, hazlo con un buen vino tinto, no te arrepentirás.

El guiso es ideal para hacerlo la víspera y calentarlo a fuego lento  justo antes de comer. La salsita habrá cogido cuerpo y el sabor será más acentuado.
Que nadie diga que no puede comer rico por poco dinero. El plato de hoy sin duda, lo es.




MUSLITOS DE POLLO AL VINO TINTO

Ingredientes:

·       Aceite de oliva
·       8 muslitos de pollo
·       Sal y pimienta
·       Harina
·       1 cebolla
·       3 dientes de ajo
·       150 g. champiñones
·       2 cucharadas de salsa de tomate
·       400 ml. de vino tinto
·       300 ml. caldo de pollo

Así lo hago yo:

- Comenzamos poniendo un poco de aceite de oliva en una sartén. Mientras se calienta, salpimentamos los muslitos y los pasamos por harina.
- Sacudimos el exceso de harina y freímos ligeramente los muslitos en el aceite caliente.
- Sacamos el pollo de la sartén y lo reservamos unos minutos.
- En el mismo aceite , pochamos la cebolla muy picadita junto con el ajo.
- Mientras se hace la cebolla, lavamos y secamos los champiñones.
- Cuando la cebolla esté transparente, añadimos los champiñones. Removemos y dejamos que se hagan durante dos minutillos.
- Incorporamos una cucharada de harina junto con la salsa de tomate, mezclamos bien. Se hará una especie de puré que desharemos al incorporar el vino y el caldo de pollo.
- Mezclamos bien para formar una salsita homogenea.
- Incorporamos los muslitos de pollo a la cazuela y dejamos que se hagan junto con la salsa, a fuego medio, durante unos 40 minutos.
- ¡Listo!

¡ Que te aproveche !

martes, 3 de junio de 2014

BIZCOCHO DE NATAS.




Todos sabéis mi debilidad por los bizcochos caseros. No dejo de experimentar recetas y de vez en cuando os presento una novedad. La receta de hoy es sin duda, un tesoro que tenía muchas ganas de compartir con todos vosotros, un bizcocho hecho con auténticas natas de leche de vaca. ¿ Te imaginas su sabor ?

Quería hacer este bizcocho desde hace mucho pero como en casi todas los hogares, la leche que consumimos en casa es de brik y la posibilidad de conseguir nata de esa leche es misión imposible.
Hace poco se me ocurrió pedir ayuda a Pilar, madre  de unos alumnos de mi cole. La familia de Pilar tiene la empresa de productos lácteos,  El Carmen, con  ganadería propia, por lo que conseguir las natas era relativamente fácil para ellos ya que consumen leche fresca de vaca que hierven todos los días.
Desde hace unos meses Pilar, a la que desde aquí doy las gracias,  me ha surtido de auténticas natas,  para hacer este bizcocho hasta que he dado con las cantidades y tiempo de horneado que os presento hoy pues la receta original, del libro Gastronomía Cántabra, no me terminaba de convencer.

Sé que muchos estáis pensando en ese bizcocho que se hacía en vuestras casas hace 30 años, cuando la leche se compraba en bolsas o botellas y había que hervirlas 3 veces. Por entonces, guardar la nata que se depositaba en la superficie de la leche cuando enfriaba era de lo más habitual y el cuenco de natas de veis en la foto vivía permanentemente en el frigorífico. El bizcocho que os presento es precisamente ése, el que comíamos cuando éramos pequeños y que hoy en día apenas se consume.

Las natas han formado parte de nuestra cultura gastronómica, al menos  el Norte. Si nos remontamos a los años de la postguerra,  me cuenta mi compañera Raquel que en los pueblos se jugaba “a robar natas”. Por las noches, con la fresca, cuando no existían los frigoríficos, las mujeres sacaban a la ventana los cuencos con natas,  entonces los mozos iban por las ventanas robando las natas que se comían con azúcar y pan. Para algunos, un  auténtico manjar...

Sé que la gran mayoría no tenéis acceso a las auténticas natas y que no es lo mismo pero para los que tengáis antojo de este bizcocho, podéis montar bien firme 250 ml de nata y añadirla en vez de las natas frescas.

Me ha encantado recuperar esta receta. Ojalá que la disfrutéis tanto como yo.



 
BIZCOCHO DE NATAS

Ingredientes:

·       250 g. natas
·       250 g. azúcar
·       3 huevos grandes
·       Ralladura de 1 limón
·       250 g. harina
·       2 cucharaditas de levadura Royal

Así lo hago yo:

- Precalentamos el horno  a 180ºC y engrasamos el molde.
- Comenzamos separamos las yemas de las claras.
- Las claras las montamos apunto de nieve y las reservamos un  minutín.
- Batimos las natas con el azúcar.
- Añadimos la ralladura del limón y las yemas , una por una. Seguimos batiendo.
- Incorporamos la harina mezclada con la levadura en 2 o 3  tandas.
- Por último, añadimos las claras. Las integramos con movimientos envolventes poco a poco para que éstas no se bajen.
- Volcamos la masa al molde. Yo he utilizado uno cuadrado de 20 X 20 cm.
- Espolvoreamos la superficie con un poco de azúcar.
- Horneamos 45 minutos. Si a los 30 minutos  la superficie ya está dorada, tapamos con papel de aluminio.
- Apagamos el horno, sacamos el molde, esperamos a que enfríe un poco y desmoldamos.

¡ Que te aproveche !



lunes, 2 de junio de 2014

LAS FOTOS DE LOS LECTORES. Mayo 2014.


Ya sabéis la alegría que me da recibir vuestros correos y ver las fotos de las recetas que habéis hecho en casa, con vuestros cambios y adaptadas a vuestros gustos. Hoy repasamos tres recetas dulces y una salada.

El capítulo de este mes de mayo, lo sé , un pelín retrasado, es un poco especial pues dos de sus protagonistas son madres de alumnos de mi cole. Me encanta que los niños me cuenten en clase las recetas que hacéis en casa. Ya sabéis que con ellos no se puede tener secretos, me lo chivan todo….




Carmen es la madre de Pablo y Celia. Ellos ya no están en el cole. ¡ Cómo pasa el tiempo…..! Seguro que ahora son ellos los que se meten a la cocina  a hornear bizcochos y postres como esta Tarta millonaria que hizo Carmen el año pasado.

Aquí donde la veis, esta maravillosa tarta infantil es la adaptación que hizo mi tocaya María José de la Tarta Guinness para el cumple de su sobrina. No es la primera tarta infantil que hace María José, el año pasado por estas fechas también hizo la Tarta balón. Enhorabuena María José, eres toda una artista.

Daniel y su madre hicieron la Tarta de castañas un domingo por la tarde el pasado invierno. Nada más llegar el peque al cole el lunes por la mañana me dio “el parte” de cómo había sido todo el proceso y de lo rica que estaba la tarta. Según Emma, la tarta estaba muy buena y sabía realmente a castañas.¡ Bien !

Lucía es compañera bloguera. Publicó su adaptación de la Quiche de morcilla y pimientos de Padrón en su blog, Manzanita frita. En su versión Lucía no utiliza mantequilla. Seguro que a mucha gente le viene bien esta versión más ligera.

Muchas gracias a todas por participar en esta sección del blog. Estoy esperando tus fotos. Hasta el mes que viene….

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...