domingo, 28 de septiembre de 2014

"ESPECIAL" CENAS CON SALSA DE TOMATE.


A veces me preguntáis por alguna receta para una celebración importante pero sé que con frecuencia, lo más difícil de la cocina no es preparar un menú festivo sino todo lo contrario, pensar en las comidas más sencillas, las de diario, especialmente las cenas. ¿ Qué pongo para cenar hoy que no sea la socorrida tortilla francesa….? Pues bien, la entrada de hoy, no es otra cosa que un recopilatorio de cinco cenas cuyo ingrediente común es la salsa de tomate. 

La salsa de tomate es mi casa es un indispensable, como lo son las patatas o  los huevos. La hago casi todas las semanas y es un “fondo de armario”, en este caso, “fondo de frigorífico”, que salva cualquier comida. Te lo contaba hace años cuando publiqué cómo hago yo la salsa con latas de tomate entero pelado.
La salsa de tomate es ideal para las cenas pues acompaña tanto a verduras, como huevos, pasta, carne  o pescado, es el comodín perfecto para cuando no se sabe que poner.

El tema cenas en cada casa es un mundo. Hay familias que se reúnen a la hora de cenar y toman primer y segundo plato. Hay familias que cenan cada uno a una hora y tiran de sobras. Las hay, sobre todo con gente joven , que cada uno cena lo que pilla…. En mi caso, cenamos todos juntos muy temprano y tomamos un solo plato con fruta , yogur o un poco de queso de postre. Los platos que te presento pueden ser perfectamente una comida en toda regla, aunque como te digo, en casa los tomamos generalmente para cenar. No son nada novedosos , son “grandes clásicos” pero a lo mejor con alguno de ellos te doy alguna idea para tus cenas….




CENAS CON SALSA DE TOMATE.

HUEVOS DUROS CON TOMATE 

Pues sí, no es ninguna novedad. Los huevos duros con tomate con todo un clásico que nunca pasa de moda. Fácil y barato. Se pueden dejar preparados y es muy cómodo, se pueden calentar en el microondas, según va llegando el personal a la cocina.
En la foto no se ve, pero debajo de los huevos, yo preparo una cama de patatas cocidas que le da al plato un poco más de cuerpo. Si fuera por los míos, esas patatas serían siempre fritas….
Como opción, puedes darle a la salsa de tomate otro aire y añadir un poco de orégano.




ARROZ BLANCO CON TOMATE 

El arroz blanco servido en plan individual, con la clásicas flaneritas o con el aro de emplatar,  tiene un encanto especial. ¿ A que si ? Generalmente cuando hago este plato, suele ser con arroz blanco de aprovechamiento, de sobras del día anterior. Mezclado con la salsa de tomate, disimula que no esté recién hecho.
Lo sirvo con huevitos de codorniz pues sin ellos el plato se queda flojo pero con un huevo de gallina para mis hijos es mucho. Claro, que hay quien se toma dos de los grandes…. 




SALCHICHAS CON TOMATE 

Esta es la versión más sencilla de las salchichas al vino blanco que te presentaba hace unos meses. Salchicha, puré de patata y salsa de tomate es un trío que nunca falla.




PESCADO BLANCO REBOZADO CON TOMATE Y PIMIENTOS ROJOS ASADOS. 

Esta opción acepta una gran variedad de pescado. En casa normalmente lo tomamos con lomos de palometa , bacalao fresco o merluza, siempre  sin piel y sin espinas para que “el personal menudo” no proteste. Por supuesto que los trozos de pescado están muy buenos simplemente rebozados y fritos servidos con una ensalada pero la salsa de tomate y el sofrito de  pimientos rojos con los ajillos le da al plato otro aire. Si tienes los pimientos asados, y la salsa de tomate ya hecha, el plato se prepara en 15 minutos.




POLLO CON PIMIENTOS VERDES Y COMINO 

Esta es la opción favorita de mis hijos, es muy parecida a la receta que os mostraba hace años al hablaros del relleno del pan de pita. El comino aporta un saborcito muy especial pero si no te gusta esta especia, puedes prescindir de ella. La receta no es otra cosa que trocitos de pollo, me gustan mucho los contra muslos deshuesados, pasados por la sartén con muy poco aceite y  mezclados con pimientos verdes fritos y salsa de tomate. Si lo acompañas de unas patatas fritas….¡ el no va más ! 

¡ Que te aproveche !

miércoles, 24 de septiembre de 2014

TARTA DE LECHE CONDENSADA COCIDA




Esa receta lleva en mi recetario un montón de años pero ha sido este verano cuando ha tenido su máximo esplendor. La hice para una merienda en junio y gustó tanto,  que en tres meses la he repetido unas cuantas veces. Hoy la publico y espero que seáis muchos los que la pongáis en práctica.

Las tres características principales de la tarta son: por un lado, un saborcito muy rico a caramelo/tofe,  nada empalagoso; su textura suave y cremosa y por último, su grado de dificultad, cero patatero. La pega para algunos,  será  cocer la  leche condensada. Soy consciente que el tema de la olla a presión a algunos les da un poco de “yuyu”. Hace 4 años te explicaba en esta entrada cómo hacerlo. Es realmente fácil pero si no te convence la idea, no dejes de hacer la tarta, puedes probar la receta con un frasco de dulce de leche  de una marca que sea de tu confianza. Si te decides a ir al super y probar la versión comercial, no dejes de compartirlo con todos nosotros en los comentarios.

Como te digo, una vez que tienes la leche condensada cocida, la tarta es muy sencilla. Hacer la base, montar la nata y mezclar ingredientes, eso es todo. En mi opinión, la tarta no necesita adornos ni coberturas aunque yo para la sesión de fotos, esta vez le puse  unos Physalis que me regaló mi amiga Esther.

Por último, como siempre, hago hincapié en la necesidad de hornear la base de la tarta para conseguir una base perfecta. Sé que os da pereza encender el horno para solo 10  minutos pero la diferencia  es grande, se nota un montón y yo estoy segura que quieres que tu tarta sea otro de tus éxitos….




TARTA DE LECHE CONDENSADA COCIDA

Ingredientes: 

Para la base: 
·       200g. galletas 
·       80 g. mantequilla
Para la crema: 
·       500 ml. de nata 
·       1 sobre de gelatina neutra 
·       200g. queso de untar 
·       50 g. azúcar moreno 
.       Una lata de leche condensada cocida de 370 g. 

Así lo hago yo: 

La base:
- La noche anterior cocemos la lata de leche condensada en la olla como te comenté en esta entrada. 
- Comenzamos la tarta haciendo la base. Para ello, precalentamos el horno a 180ºC. 
- Con cualquier robot de cocina  o a mano, con una bolsa de congelar y un rodillo, trituramos las galletas y las mezclamos  con la mantequilla. 
- Ponemos la mezcla en nuestro molde de 23 cm. de diámetro. 
- Alisamos la base con la ayuda del dorso de una cuchara. Tenemos especial cuidado con los bordes para que luego al desmoldar no se deshagan. 
- Horneamos 10 minutos. 
- Sacamos  la base del horno y esperamos a que se enfríe, mientras tanto hacemos la crema.

La crema: 
- Calentamos ligeramente 100 ml. de nata. 
- Disolvemos el sobre de gelatina neutra en la nata caliente. Mezclamos muy bien para que no se formen grumos y la gelatina se disuelva. 
- Esperamos a que enfríe un poco. Mientras tanto, montamos el resto de la nata. Reservamos. 
- En un cuenco amplio, batimos el queso junto con el azúcar y la leche condensada cocida. 
- Incorporamos a la crema, la nata con la gelatina. Mezclamos bien para que la gelatina se reparta. 
- Por último, incorporamos la nata montada con movimientos suaves para que ésta no se baje del todo. 
- Volcamos nuestra crema sobre la base de galletas horneada. Alisamos la superficie y metemos al frigorífico para que cuaje. Mínimo 4 horas. 
- Una vez cuajada la tarta, la sacamos del frigorífico y servimos. 

¡ Que te aproveche !



jueves, 18 de septiembre de 2014

PIMIENTOS RELLENOS FRÍOS.




En casa somos entusiastas de los pimientos rellenos en todas sus versiones. En invierno nos gustan más los clásicos con su salsita “pa mojar” y en verano los tomamos fríos: los verdes rellenos de tortilla, o rojos, los que te presento hoy.

La receta la encontré hace 10 años en El Semanal y no puede ser más sencilla. Si tienes la suerte de contar con materia prima de primera calidad, el plato es éxito asegurado.
Procura que los pimientos de piquillo sean de una marca de tu confianza y que tengan un tamaño majo para poderlos rellenar con facilidad. Unos buenos lomos de bonito en aceite, harán que el bocado sea maravilloso. El frasco que ves en la foto me lo regaló mi amiga Sandra. Su familia todos los veranos embota unos cuantos bonitos comprados directamente en la lonja de Santoña. Como yo digo, cada frasco es un tesoro. Y para terminar, de obligado cumplimiento, que el hilo de aceite que cubre los pimientos sea el mejor de tu despensa. En este caso, oro del desierto almeriense, regalo de mis primos, otro tesoro.

Las cantidades que te muestro son para rellenar media docena de pimientos más o menos, dependiendo del tamaño. Dobla las cantidades para hacer más e invitar a los amigos este fin de semana. Ya verás qué ricos.




PIMIENTOS RELLENOS FRÍOS,  DE VERANO.

Ingredientes:

·       1 cebolleta
·       3 dientes de ajo
·       1 pimiento verde                                      
·       Aceite de oliva
·       2 cucharadas de salsa de tomate
·       2 lomos hermosos de bonito en aceite
·       6 pimientos de piquillo

 Así lo hago yo:

- Comenzamos preparando parte del relleno. Para ello, pelamos la cebolleta y los dientes de ajo y lavamos y secamos el pimiento verde.
- Picamos la verdura en trozos chiquitines.
- Ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén y cuando éste esté caliente, incorporamos la verdura picadita para que se vaya pochando poco a poco.
- A los 10 minutos, sacamos la verdura de la sartén y la dejamos escurrir sobre papel de cocina para que éste absorba el exceso de aceite y la mezcla se enfríe.
- Mezclamos la verdura con la salsa de tomate.
- Desmenuzamos ligeramente el bonito  y lo mezclamos con suavidad con la mezcla de verdura y tomate.
- Con la ayuda de una cucharilla, rellenamos los pimientos.
- Para servir, rociamos los pimientos rellenos con un hilillo de nuestro mejor aceite de oliva virgen.

¡ Que te aproveche !


viernes, 12 de septiembre de 2014

SANTANDER 2014. ELIGE TU PROPIO MENÚ MARINERO.


 Raqueros en la bahía de Santander


Tenía muchas ganas de volver a estar con todos vosotros, de retomar este mundillo de recetas y momentos en la cocina.
Con las pilas cargadas, comenzamos una nueva temporada.

El mundial de vela 2014 tiene su sede este mes de septiembre, en Santander. Ayer mismo fue la ceremonia de inauguración. Ya era hora que mi cuidad saliera en el Telediario y no fuese para ser protagonista del mal tiempo….La cuidad luce preciosa y su bahía invita a los navegantes venidos de ochenta y cinco países a echarse a la mar y a los santanderinos y visitantes a dar largos paseos por sus recién estrenados jardines de Pereda y su dique de Gamazo.

Gracias al tirón mediático, son muchos los restaurantes de la capital cántabra que anuncian en sus puertas y redes sociales, sus menús marineros como reclamo para turistas y gente que visita Santander gracias al mundial de vela.Son menús cuyo denominador común son el pescado y los postres clásicos de la gastronomía cántabra.

Muchos de esos platos, forman parte de este blog, por eso he hecho una selección de aperitivos, primeros, segundos y postres para que los tengas todos en una misma entrada y elabores tu propio menú marinero. No dejes de comentar tus platos favoritos.

Todo el mundo a bordo. Comenzamos.




MENÚ MARINERO.

APERITIVOS

Hay que tener cuidado porque muchas veces el aperitivo sustituye a un primer plato, especialmente si hay pan de por medio y empiezas a mojar en la salsita. Un clásico santanderino que no puedes dejar de probar si vienes por aquí, son las rabas.

-         Rabas y anchoas
-         Pudin de cabracho




PRIMEROS PLATOS

El otoño-invierno santanderino es mucho más largo que la primavera-verano, los platos de cuchara se imponen. Muchas veces estos platos junto con un buen postre constituyen toda una comida sin necesidad de un segundo plato. La sopa de pescado, el cachón en todas sus variedades y la marmita son platos muy nuestros presentes en todas las épocas del año y especialmente en verano, en plena costera del bonito.

-         sopa de pescado
-         arroz rojo
-         patatas marineras
-         marmita
-         cachón con patatas
-         cachón en su tinta
-         alubias con almejas
-         suquet de rape




SEGUNDOS PLATOS

Cualquier pescado fresco a la pancha con unos ajitos y un hilo de aceite está bueno. Los restaurantes con sus planchas potentes, los bordan. Los platos que te presento son más bien guisos con bonito, bocarte y merluza, tres de los pescados más representativos de nuestra costa.

-         bonito encebollado
-         bonito con tomate
-         albóndigas de bonito
-         bocartes a la cazuela
-         bocartes rellenos
-         bocartes pejinos
-         chicharro a la espalda
-         merluza rellena
-         chipirones en su tinta




POSTRES

Hablar de postres cántabros es hablar de sobaos y quesadas con todas las versiones que existen en torno a estos dos clásicos. Echa un vistazo a estas entradas y verás cómo tú también los puedes hacer en casa.

-         sobaos
-         quesada
-         leche frita
-         tostadas pasiegas
-         crema cántabra
-         tarta pasiega.

¡ Que te aproveche !


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...