domingo, 29 de mayo de 2016

PATATAS CREMOSAS HORNEADAS.




En casa somos incondicionales del puré de patata para acompañar a las carnes, en especial al roti de pavo, la ternera rellena, el zancarrón…pero de vez en cuando, cambiamos por estas patatas horneadas que te presento hoy.

La receta original, Goodfood, diciembre del 2009, añade un poco de salvia picada, yo he adaptado las cantidades e ingredientes a los gustos de los míos, tú también puedes hacer lo mismo añadiendo una especia que te guste, como por ejemplo, un poco de romero. Así conseguirás, unas patatas no solo cremosas sino aromatizadas a tu gusto.

Puedes utilizar las patatas como guarnición de cualquier carne o pescado pero la verdad es que son bastante contundentes y con una buena ensalada constituyen todo un primer plato.




PATATAS CREMOSAS HORNEADAS

Ingredientes:

·        1,5 kg de patatas
·        Aceite de oliva
·        1 cebolla
·        75 ml de vino blanco
·        300 ml leche
·        400 ml nata
·        Sal
·        Pimienta negra
·        100 g queso gruyere

Así lo hago yo:

-         Comenzamos pelando las patatas, las lavamos y las ponemos a cocer 8 minutos.
-         Sacamos las patatas de la cazuela y cuando enfríen, las pelamos y partimos en rodajas de medio centímetro de grosor. Reservamos.
-         Picamos la cebolla muy finita.
-         Ponemos una cazuela al fuego con un poco de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, añadimos la cebolla para que se poche.
-         Pasados unos 10 minutos, incorporamos el vino, la leche y la nata.
Removemos y dejamos al fuego otros 5 minutos.
-         Rallamos el queso e incorporamos la mitad  a la salsa.
-         Dejamos que el queso se derrita y se integre.
-         Añadimos un poco de sal y unas vueltas del molinillo de pimienta negra.
-         Esperamos 2 minutos y apagamos el juego.
-         Precalentamos el horno a 200ºC y engrasamos la fuente con mantequilla.
-         Colocamos las patatas cortadas en rodajas en un fuente apta para el horno. Las salamos ligeramente.
-         Cubrimos con la salsa que tenemos preparada y espolvoreamos la superficie con el resto de queso rallado.
-         Horneamos 30 minutos.
-         Sacamos del horno, dejamos templar y servimos.

¡Qué te aproveche !


martes, 24 de mayo de 2016

TARTA DE CHOCOLATE CON AVELLANAS.




Me encantan las tartas con base de galleta, por eso esta receta me llamó la atención desde el primer momento. Sus paredes rizadas un poco altas y gorditas sabía que me iban a gustar y si además, la mezcla de galleta y mantequilla iba acompañada de coco, el éxito estaba garantizado.

La elaboración de la tarta es fácil, solo requiere tener un poco de paciencia pues para conseguir que los laterales no se vengan abajo al desmoldar, hay que presionar la galleta con los dedos con delicadeza y eso lleva un pelín de tiempo. Que no te de pereza encender el horno para hornear la base 10 minutos, el horneado es clave para que la galleta esté sabrosa y firme.

Puedes utilizar tus galletas favoritas, yo te aconsejo las de tipo Digestive. Con estas cantidades que te propongo, te sobrará un poco de la mezcla de galleta, mantequilla y coco. Yo la utilizo para acompañar a mis  yogures naturales. Seguro que a ti se te ocurren más ideas de “reciclado”.

El molde de 20 cm de diámetro,  es aconsejable que sea con los bordes rizados, desmoldable y al ser posible un poco alto para que los laterales se puedan formar bien, pero si el tuyo es liso, no te preocupes, no quedará igual estéticamente pero tu tarta estará igual de buena. 

La receta original (revista GoodFood marzo del 2016) presenta la tarta con salsa de tofe y  la crema de café que te muestro. Si no eres cafetero, puedes montar la mitad de la nata sin el café soluble y servir las 2 opciones como ves en la fotografía.

¡ A merendar…..!



TARTA DE CHOCOLATE CON AVELLANAS

Ingredientes:

Para la base:
·       300 g galletas
·       125 g mantequilla
·       50 g coco deshidratado

Para la crema:
·       100 ml nata
·       100 ml leche
·       100 g chocolate con leche
·       100 g chocolate 70% de cacao
·       4 yemas de huevo
·       2 cucharadas de Maizena
·       75 g azúcar moreno

Para decorar:
·       50 g avellanas tostadas

Para la crema de café:
·       200 ml nata
·       Azúcar
·       1 cucharadita de café soluble

Así lo hago yo:

La base:
-Comenzamos la tarta haciendo la base. Para ello, precalentamos el horno a 180ºC.
-Con cualquier robot de cocina  o a mano, con una bolsa de congelar y un rodillo, trituramos las galletas y las mezclamos  con la mantequilla y el coco. Nos quedará una masa similar a la arena mojada de la playa.
-Ponemos la mezcla en nuestro molde.
-Alisamos la base con la ayuda del dorso de una cuchara. Tenemos especial cuidado con las paredes,  para que luego al desmoldar no se rompan, apretaremos bien con los dedos.
-Horneamos 10 minutos.
-Sacamos  la base del horno y esperamos a que se enfrie, mientras tanto hacemos la crema.


La crema:
-         Ponemos la leche y la nata en un cazo a fuego bajo.
-         Añadimos los 2 chocolates troceados y removemos bien para que el chocolate se deshaga y forme una crema homogénea.
-         Mientras tanto en un bol, batimos las yemas con la Maizena y el azúcar.
-         Una vez que el chocolate esté derretido, seguimos con el fuego a baja temperatura e incorporaremos la mezcla batida de huevos, Maizena y azúcar.
-         Removemos bien durante unos 5-8 minutos hasta que se forme una crema espesa.
-         Volcamos la crema sobre la base de galletas horneada.
-         Alisamos la superficie y espolvoreamos con avellanas picadas toscamente.
-         Esperamos  que enfríe y guardamos en la nevera mínimo 2 horas.

Para servir:
-         Montamos la nata con azúcar al gusto y  café soluble y presentamos en un cuenco.
-         Partimos la tarta y servimos con la crema de café.

¡ Qué te aproveche !


jueves, 19 de mayo de 2016

CHEESE SCONES.




El año pasado os presentaba la versión dulce de los scones, os contaba lo populares que son en el Reino Unido y cómo se toman con mermelada y nata. Os prometía por entonces la versión  salada, aquí la tenéis.

La receta de los cheese scones, scones de queso,  es menos conocida que la dulce aunque personalmente creo que da mucho más juego en la cocina. Para ser fiel a la original, los he hecho con queso Cheddar que además de sabor, aporta ese color anaranjado tan característico, pero tú los puedes hacer con cualquier “queso con carácter”, un manchego curado, le va de maravilla.

La mostaza en polvo aporta un toque picante muy ligero pero es opcional. Yo la compro en el club del Gourmet en el Corte Inglés. Si no la encuentras y te gusta el picante, puedes poner en la masa una guindilla cayena muy picadita.

Los británicos toman estos bollitos salados con queso de untar y salmón ahumado. En mi casa hemos españolizado la receta y los tomamos con embutido y una  cervecita.




CHEESE SCONES

Ingredientes:

·       225 g harina con levadura incorporada
·       1 cucharadita de levadura en polvo
·       Media cucharadita de sal
·       Media cucharadita de mostaza en polvo ( opcional )
·       50 g mantequilla
·       75 g queso Cheddar rallado
·       115 g leche

Así lo hago yo:

-         Ponemos en un cuenco la harina, la levadura, la sal y la mostaza en polvo. Tamizamos.
-         En otro cuenco más grande ponemos la mezcla tamizada, hacemos un agujero en el centro y en él ponemos la mantequilla cortada a trocitos.
-         Con las manos deshacemos la mantequilla hasta conseguir una masa parecida a la arena mojada de la playa.
-         Añadimos 50 g de queso Cheddar rallado y 100 g de leche.
-         Mezclamos bien con la ayuda de una espátula y pasamos la masa a la superficie de  trabajo.
-         Amasamos hasta conseguir una única masa que no se pegue a las manos.
-         Precalentamos el horno a 200 ºC.
-         Estiramos con el rodillo hasta dejar la masa con una altura de  2 cm .
-         Con el corta pastas formamos los scones que dejaremos sobre papel de hornear en la bandeja del horno.
-         Pincelamos cada scone con lo que nos ha sobrado de leche y horneamos a media altura 8 minutos.
-         Pasado el tiempo, abrimos el horno y ponemos el resto del queso Cheddar rallado repartido sobre cada scone.
-         Horneamos otros 3 minutos para que el queso funda.
-         Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
-         Una vez fríos, abrimos a la mitad y tomamos nuestros cheese scones como más nos guste.

¡ Qué te aproveche ! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...