martes, 30 de abril de 2019

MUFFINS DE BUTTERMILK Y CANELA.




Posiblemente muchos de vosotros ya conozcáis estos muffins. La autora de la receta es  Bea Roque y aparece en  su libro “Delicias para compartir”, Ed. Planeta. Yo la descubrí hace unos meses y desde entonces, los hago de vez en cuando porque no solo es una receta facilona, sino que el saborcito a canela de los muffins me tiene enamorada…

Unas cosillas:
-         La bandeja para muffins es la misma que para los cupcakes. Las hay de varios tamaños pero lo más habitual es utilizar la que tiene 12 cavidades. Para engrasar la bandeja podremos utilizar un spray desmoldante o derretir un poco de mantequilla y pincelar cada cavidad.
-         El buttermilk o suero de leche, aporta sabor a la masa al mismo tiempo que confiere una gran esponjosidad. No es fácil encontrarlo en todas las grandes superficies, al menos en Santander, por eso yo  suelo hacerlo casero. Se trata de mezclar leche  con zumo de limón y dejarlo reposar. El aspecto es como si la leche se hubiese cortado. No te preocupes, es así.
-         El sabor de los muffins es una mezcla de canela y nuez moscada. Ésta última la puedes usar en polvo o fresca pero ten cuidado y no pongas en exceso o la nuez moscada tapará por completo a la canela.
-         Una vez que han enfriado los puedes congelar envolviéndolos de uno en uno en papel transparente. Así te podrás dar un capricho de vez en cuando sin necesidad de encender el horno. Tan solo los tendrás que sacar del congelador una hora antes de tomarlos y dejar que descongelen a temperatura ambiente.

¿ Necesitas alguna excusa para hornear estos deliciosos muffins?




MUFFINS DE BUTTERMILK Y CANELA.

Ingredientes:

Para los 9 muffins:
·       240 g harina
·       150 g azúcar
·       1 cucharadita y ½ de polvos de hornear
·       ½ cucharadita de bicarbonato
·       ½ cucharadita de nuez moscada en polvo
·       ½ cucharadita de sal
·       100 g mantequilla derretida
·       125 ml. buttermilk
·       1 huevo L
·       1 cucharadita y ½ de extracto de vainilla

Para la cobertura.
·       100 g mantequilla derretida
·       150 g azúcar
·       1 cucharada de canela en polvo.

Así lo hago yo:

Los muffíns.
-         Preparamos el buttermilk casero. Para ellos, añadimos 2 cucharaditas de zumo de limón a la leche . Revolvemos y dejamos reposar.
-         Precalentamos el horno a 190ºC.
-         Engrasamos 9 huecos de nuestra bandeja para muffins.
-         Derretimos la mantequilla en el microondas en varios periodos de pocos segundos.
-      En un cuenco grande ponemos los ingredientes secos: la harina, azúcar, polvos de hornear, bicarbonato, nuez moscada en polvo y la sal. Mezclamos bien con la ayuda de una espátula.
-        En otro cuenco ponemos los ingredientes líquidos: la mantequilla derretida, el buttermilk, el  huevo  y el extracto de vainilla. Batimos con unas varillas.
-         Incorporamos los ingredientes líquidos a los secos. Los mezclamos con una espátula lo justo para que todos los ingredientes se integren.
-         Llenamos 9 huecos de la bandeja de muffins hasta las ¾ partes de su cavidad.
-         Horneamos 20-25 minutos, hasta que pinchemos con una aguja o brocheta y ésta salga limpia.
-         Dejamos enfriar en la bandeja unos 5 minutos, desmoldamos y  los dejamos sobre una rejilla.


La cobertura:
-         Todavía calientes, hacemos la cobertura. Para ello derretimos la mantequilla en el microondas en varios periodos de pocos segundos.
-         Mezclamos en un cuenco el azúcar con la canela.
-         Pasamos la superficie de cada muffin primero por la mantequilla derretida y luego por la mezcla de azúcar y canela, como podéis ver en las fotos.

¡Que te aproveche!


domingo, 21 de abril de 2019

BACALAO CON TOMATE.




He de reconocer que no he sabido apreciar este plato hasta bien mayor. En casa se ha tomado de toda la vida, especialmente en Semana Santa pero como digo, a mí lo único que me gustaba era mojar en la salsa. Hoy en día disfruto del plato de lo lindo , de la salsa y de las lascas de bacalao que se deshacen en la boca….

Hoy te presento la receta familiar, muy sencilla, cuyo único misterio es utilizar buen bacalao, buena salsa de tomate casera y unos buenos pimientos rojos asados. Ahí es nada….

Para mí, lo más difícil a la hora de tratar el bacalao fue siempre el desalado. Este pescado , me refiero a unos buenos lomos de bacalao, no es precisamente barato por eso durante mucho tiempo me dio reparo su preparación pues no quería que saliera mal y tirar el dinero. El guiso es muy sencillo y en realidad el desalado también lo es.

 Te cuento algunas cosas que a mí me han venido bien sobre este proceso:
-         Para empezar hay que lavar muy bien las piezas bajo el grifo para intentar eliminar la mayor parte de sal.
-         Las mejores partes, al menos es mi opinión, para preparar el bacalao con tomate son unos buenos lomos. Cortaremos los trozos del mismo tamaño para conseguir un desalado parejo.
-     Colocamos los trozos ya lavados en un recipiente con agua muy fría que cubra los trozos holgadamente.
-         Pondremos los trozos con la piel hacia arriba.
-         El desalado durará 48 horas.
-         Cambiaremos el agua 3 veces, cada 12 horas aproximadamente.
-         Una vez transcurrido el tiempo, escurriremos los trozos y los secaremos con papel de cocina.

Ya tenemos el bacalao desalado, ahora vamos con la receta. Si tienes tu salsa de tomate casera y los pimientos rojos asados, el guiso es coser y cantar.




BACALAO CON TOMATE.

Ingredientes:

-         4 lomos de bacalao ya desalado.
-         Harina
-         Aceite de oliva
-         Salsa de tomate casera
-         2 dientes de ajo
-         1 pimiento rojo asado
-         Sal

Así lo hago yo:

-         Una vez desalado el bacalao, lo secamos bien con papel de cocina y lo pasamos por harina.
-         Ponemos a calentar aceite en una sartén y cuando esté caliente, freímos los trozos de bacalao ligeramente, vuelta y vuelta.
-         Ponemos los trozos en una cazuela baja y los cubrimos con salsa de tomate casera.
-         En el mismo aceite, doramos los dientes de ajo cortados en láminas junto con  el pimiento rojo asado y cortado en tiras.
-         Una vez dorados los ajos, los volcamos junto a los pimientos sobre el bacalao,  ya con el tomate.
-         Calentamos a fuego medio la cazuela hasta que el bacalao este hecho, (dependerá de su grosor).
-         Apagamos el juego y servimos.

¡Que te aproveche!



domingo, 14 de abril de 2019

PIMIENTOS ROJOS ASADOS.




Si hay una verdura que en casa nos entusiasma son los pimientos. No sabría decir cuales me gustan más si los pimientos verdes fritos o los rojos asados que te presento hoy. 

En el blog tengo publicadas varias recetas con pimientos y antes de publicar el bacalao con tomate, protagonista sin igual de la Semana Santa, quiero mostrarte cómo asamos en mi familia los pimientos, aunque ya te digo desde ahora, que la entrada de hoy no llega a la categoría de receta.

Ideas que me parecen importantes:
-         La calidad de los pimientos es muy importante. Escoge aquellos que no tengan golpes o estén dañados. Personalmente me gustan grandes y hermosos pero “la técnica” es la misma para los que son más pequeños.
-         En la fotografía te muestro la sal, porque muchas personas los salan antes de hornear, yo no suelo hacerlo. Me gusta añadir la sal cuando los utilizo, una vez ya asados.
-         Si pones papel de aluminio en la bandeja, la limpieza de la misma es mucho más sencilla.
-         Lleva el mismo trabajo, asar dos pimientos que 6. Yo siempre aso en cantidad y aprovecho el gasto energético del horno.
-         Una vez asados y limpios, los puedes poner en un recipiente hermético en el  jugo que han soltado durante la cocción  y guardarlos en el frigorífico unos días o congelarlos en bolsas zip. Yo es lo que suelo hacer y así siempre dispongo de pimientos asados. Los congelo de dos en dos y cuando los quiero utilizar los saco del congelador la noche anterior y listo. 




PIMIENTOS ROJOS ASADOS.

Ingredientes:

·       Pimientos rojos
·       Sal
·       Aceite de oliva

Así lo hago yo:

-         Precalentamos el gril del horno
-         Lavamos y secamos los pimientos.
-         Los pincelamos con aceite de oliva y  salamos.
-         Ponemos papel de aluminio en la bandeja del horno y colocamos los pimientos.
-         Situamos la bandeja debajo del gril y horneamos durante una hora.
-         Damos la vuelta a los pimientos cada 15-20 minutos.
-       Al cabo de una hora, apagamos el horno, sacamos la bandeja y tapamos 20 minutos con trapo limpios para que suden los pimientos.



-          
     Pasado el tiempo, cuando ya se puedan manejar, retiramos la piel, que saldrá con facilidad junto con las semillas y rabito.
-   Una vez limpios, ya están listos para usar en tu receta favorita, meterlos en un recipiente en el frigorífico con el jugo que han soltado durante la cocción o congelarlos en bolsas zip.

¡Qué te aproveche!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...