jueves, 29 de septiembre de 2016

HUEVOS POCHÉ.




En casa hemos tomado huevos poché de toda la vida. Ahora parece que están de moda y aparecen en muchas presentaciones como algo novedoso pero como os digo, en mi familia son todo un clásico, al igual que los huevos pasados por agua. 




La técnica de los poché o huevos escalfados, ( parece que el término “poché” tiene más glamour…) es muy sencilla y sobre todo, es una preparación muy rápida. Puedes tener los huevos preparados de ante mano en sus saquitos y tenerlos listos en menos de 5 minutos. 
 
Son ideales para acompañar tostas, verduras, patatas, pescado…Y si tienes la suerte de tener huevos frescos, de “gallinas de verdad”, con su yema bien naranja….el plato es maravillosamente sencillo.

Te dejo un paso a paso del proceso con un resumen de lo más importante a tener en cuenta:

·    Para ayudarte a formar el saquito, está muy bien poner el film transparente sobre un vaso o cuenco pequeño. Con la mano, hunde el film hasta el fondo del vaso para que se cree el espacio para  poner el huevo.
·       Es importante pincelar el film con aceite de oliva para que el huevo no se pegue y luego sea más fácil retirarlo.
·       ¿ No tienes hilo de cocina ? Usa cualquier hilo de algodón limpio que tengas en el costurero.
·       Procura no dejar aire dentro de los saquitos, así luego el huevo tendrá una forma  más redondeada.
·       Utiliza un cronómetro o temporizador para medir los 4 minutos de cocción.
·       Mucho cuidado a la hora de sacar los saquitos del agua. Utiliza unas pinzas.
·       Es importante, retirar el film nada más sacarlos del agua, en cuanto puedas, lo sé, queman…,para comerlos bien calientes.










¿ Qué es lo mejor de los huevos poché ? El momento de explotar la yema y mojar pan, mucho pan…..

¡ Qué te aproveche !

domingo, 25 de septiembre de 2016

TARTA DE HIGOS Y QUESO MANCHEGO




En plena temporada de higos os presento esta receta que acabo de descubrir y que me ha encantado. Nunca pensé que el queso manchego quedara tan estupendamente en una tarta con fruta.

La receta original  (revista Olive, septiembre del 2016 ) sirve la tarta con un hilo de miel sobre la superficie. Yo no lo he puesto porque a mi hija no le va nada la miel, pero si te gusta, no dejes de hacerlo. 

Si tienes la suerte de hacer hojaldre casero, la tarta te saldrá de fábula pero si como yo, es una de tus asignaturas pendientes y lo tienes que comprar hecho, al menos que sea de calidad, lo mismo que el queso manchego o cualquier otro curado que tengas en casa. La receta es muy sencilla y como tantas veces en la cocina, la clave reside en la calidad de los ingredientes.

Con esta tarta de higos comenzamos esta nueva temporada bloguera. Muchas gracias por estar ahí, un año más.


TARTA DE HIGOS Y QUESO MANCHEGO

Ingredientes:

·       1 plancha de hojaldre
·       150 g queso manchego
·       75 g de almendra molida
·       1 yema de huevo
·       3 cucharadas de azúcar moreno
·       6 higos
·       Almendras fileteadas



Así lo hago yo:

La base de hojaldre: 

-         Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y estirando la plancha de hojaldre sobre el molde (previamente la habremos recortado en forma circular si la hemos comprado cuadrada o rectangular). La tarta es baja y los laterales no tienen  que ser muy altos.
-         Pinchamos toda la superficie y laterales con un tenedor.
-         Ponemos papel de hornear cubriendo la base y sobre el papel colocamos nuestras bolitas de cerámica para hornear a ciegas o unas legumbres secas, como tengamos costumbre.
-         Horneamos 15 minutos.
-         Con cuidado, retiramos las bolitas y papel de hornear y dejamos que la base se hornee vacía, otros 5 minutos.
-         Sacamos del horno el molde y dejamos enfriar.

La crema de queso manchego:

-         Mientras se enfría la base de hojaldre, hacemos el relleno, para ello, ponemos  los cuatro ingredientes: el queso, que habremos rallado, la almendra molida, la yema de huevo y el azúcar moreno en un cuenco para batir hasta que se integren todos los ingredientes. Quedará una pasta parecida a la arena de la playa mojada.
-         Una vez la base de hojaldre esté fría, colocamos el relleno de queso sobre toda la superficie de la tarta.
-         Pelamos los higos, los cortamos a la mitad y los colocamos sobre la tarta.
-         Horneamos a 180 º C, 30 minutos.
-         Mientras se hornea la tarta, ponemos unas cuantas almendras fileteadas en una sartén antiadherente para tostarlas a fuego suave. Tendremos cuidado de mover constantemente las almendras para que no se quemen. En dos o tres minutos estarán listas.
-         Pasada la media hora, sacamos del horno la tarta, y espolvoreamos con las almendras fileteadas que hemos tostado. Dejamos templar.
-         Para servir, puedes poner sobre tu tarta de higos,  un chorrito de tu miel favorita.

¡ Qué te aproveche !


domingo, 4 de septiembre de 2016

La balanza.



Tenía muchas ganas de reencontrarme con todos vosotros. Después del parón veraniego, retomamos la actividad bloguera, con la misma ilusión de siempre, dispuesta a compartir con todos vosotros esta afición que nos une, la cocina.
Pero antes de publicar la primera receta de esta temporada quería hablaros de La balanza, un ejemplo de valentía y ganas de sacar adelante un proyecto personal.


El año pasado Ana Gómez se lio la manta a la cabeza, y contando con el incondicional apoyo de los suyos, dijo adiós a su trabajo en una empresa que nada tenía que ver con este mundillo y puso en marcha su sueño: abrir una tienda de repostería casera en Santander. Después de muchas noches sin dormir…. de hacer muchos, muchos, números…. de viajar al extranjero para  conocer el mercado de las cookies…., de recibir formación en Italia…..Ana vio cumplido su sueño y  el pasado 8 de febrero La balanza abría sus puertas en la calle Guevara 21,  esquina instituto Santa Clara.


La tienda es un pequeño obrador, decorado con mucho gusto, rodeado de un ambiente familiar y cercano cuyas señas de identidad son dos: la calidad del producto y la profesionalidad de Ana. Todo lo que puedes ver en el expositor  es casero y está elaborado con mucho mimo y dedicación.


Ajustando al máximo el precio y utilizando las mejores materias primas, Ana hornea a diario tartas, cookies, bizcochos….que puedes tomar en la pequeña barra de degustación, llevarlo a casa o encargarlo para una ocasión especial. 


En estos pocos meses de andadura, La balanza cuenta ya con un público leal que puede dar fe de que lo que digo es cierto y va más allá de mi opinión subjetiva. Para comprobarlo, podéis visitar su página deFacebook, llena de comentarios cariñosos y fotos de las tartas que Ana elabora, muchas de ellas personalizadas, tanto en la decoración como en los ingredientes y estilo de tarta: para ocasiones especiales, informales, con fruta, para varios comensales o también, las cookies gigantes para hacer un regalo en plan tarta-individual.


Son muchos años de blog compartiendo con vosotros recetas y hablándoos de mi experiencia con productos y marcas y hasta la fecha no había escrito ninguna entrada como ésta recomendándoos algo pero creo que la ocasión lo merece. Me hace mucha ilusión hablaros de La Balanza para que mis lectores de Santander se pasen por allí a desayunar, a tomar el café de media mañana, a merendar o simplemente para tener la posibilidad de comprar repostería casera, sin conservantes ni cosas raras,  todo envuelto y presentado con mucho mimo. 

La gente emprendedora, con ganas, con ilusión, la gente valiente que hoy en día se lanza con un proyecto personal como éste, tal y como está hoy en día el mercado laboral….se merece todo mi respeto y  admiración. 


A estas alturas ya sabes que Ana es mi amiga. Si tienes ocasión de pasar por La balanza, salúdala de mi parte...

jueves, 14 de julio de 2016

TARTA DE QUESITOS.




Tenía esta receta sin publicar, ayer me llamó una amiga para preguntarme por una tarta que fuese muy,  pero que muy fácil y decidí cerrar esta temporada bloguera con la receta que te presento hoy, una tarta de quesitos tan sencilla que hasta la puedes hacer en vacaciones,  en tu parcela del camping….

Posiblemente muchos conocéis esta tarta, tiene varias versiones, todas ellas muy sencillas. Me gusta principalmente por su textura cremosa y lo rápida de su elaboración. Yo la he presentado con el crumble para darle una mejor presentación pero te dejo con otras propuestas:

-         Añadir una cucharadita de canela o de vainilla a la crema para dar mayor sabor a la tarta.
-         No hacer el crumble y presentar la tarta con una base de galletas.
-         Sustituir las galletas normales por las Napolitanas de canela.
-         No poner ni crumble ni base y echar un chorretón de caramelo líquido, a modo de flan de queso.

Con las cantidades de crumble que te presento, seguro que te sobrará. En mi casa eso no es un problema porque nos encanta. Lo que sobra, lo  tomamos para acompañar al yogur.

Con esta receta me despido de todos vosotros hasta septiembre. No actualizaré el blog pero os iré contando  en Facebook. Será por redes sociales…

Pasad un buen verano.




TARTA DE QUESITOS.

Ingredientes:

Para la tarta:
·       700 ml leche
·       8 quesitos
·       100 g azúcar
·       2 sobres de cuajada
·       3 huevos.

Para el crumble:
·       75 g galletas
·       50 g azúcar moreno
·       50 g avellanas
·       60 g mantequilla
·       Media cucharadita de canela

Así lo hago yo:

La tarta

Método tradicional.
-         Ponemos todos los ingredientes en un cuenco y batimos para obtener una crema lisa y sin grumos.
-         Vertemos la crema en una cazuela a fuego medio. Poco a poco irá espesando. Removemos de vez en cuando para que no se pegue.
-         Al cabo de unos minutos, cuando la crema tenga consistencia de unas natillas espesas, retiramos del fuego y volcamos en el molde elegido
-         Dejamos enfriar y guardamos en el frigorífico ( mínimo 5 horas) 

Con Thermomix:
-         Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 8 m-T.90ºC-Vel.4.
-         Vertemos en el molde elegido, dejamos enfriar y guardamos en el frigorífico ( mínimo 5 horas ).

El crumble

Método tradicional
-         Ponemos las galletas en una bolsa de congelar y con un rodillo golpeamos las galletas para triturarlas.
-         Añadimos el resto de los ingredientes y con las manos deshacemos la mantequilla para que se integre con el resto de ingredientes hasta formar una masa parecida a la arena de la playa mojada.
-         Una vez que la tarta ha cuajado, la sacamos del frigorífico y repartimos el crumble por la superficie de la tarta.
-         Volvemos a guardar en el frigorífico hasta un ratito antes de consumirla.

Con Thermomix
-         Ponemos las galletas en el vaso y trituramos unos segundos a Vel.4-5.
-         Añadimos el resto de ingredientes y trituramos 12 s-Vel 5.
-         Una vez que la tarta ha cuajado, la sacamos del frigorífico y repartimos el crumble por la superficie de la tarta.
-         Volvemos a guardar en el frigorífico hasta un ratito antes de consumirla.

¡ Qué te aproveche ! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...