miércoles, 16 de abril de 2014

MOUSSE DE TOBLERONE®




Os dejo por unos días y me despido con un postre que no es precisamente típico de Semana Santa. Estoy segura que a los chocolateros y golosos en general,  no les va a importar que me salte la tradición.

La receta que os presento es de uno de mis libros favoritos, se  trata de Chocolate de Julie Andrieu, Ed. Grijalbo. Me lo trajeron los Reyes hace 4 años  pero todavía no me ha dado tiempo a hacer  todas las recetas que me gustaría pues los postits que asoman por el lomo son muchos. ¿ Recuerdas la Charlota de chocolate ? Fue de las primeras recetas que puse en práctica. La mousse que os presento hoy es de las recetas que hago con más frecuencia, por eso  ya era hora que la publicara.

La receta la puedes preparar en una tanda de anuncios de Antena 3, es realmente fácil y el resultado es espectacular: una mousse ligera y llena de sabor, con los trocitos chiquitines de almendra que aporta el Toblerone.

Con los ingredientes que te presento salen unas 8-10 raciones. Vamos, tienes postre para un regimiento. Si quieres darte el capricho y hacer menos cantidad, divide las cantidades y utiliza solo 3 huevos. Y si te entran unas ganas terribles de ponerte a montar claras a punto de nieve y no tienes Toblerone en casa, puedes hacer un tuneado de la receta y poner 200 g. de chocolate con almendra, pero solo si el super está cerrado, si está abierto, ve y compra el Toblerone, no te vas a arrepentir.

Ni mi hermana ni yo comimos de pequeñas Toblerone, el único chocolate que entraba en casa de vez en cuando, era la tableta de Nestlé pero en cambio el pater familias lo merendó muchas veces y formó parte de su infancia por eso, esta  mousse le hace especial ilusión. Según él, es tomarse el Toblerone en versión adulto y con cuchara.




MOUSSE DE TOBLERONE ®

Ingredientes: 

·       200 g. de Toblerone 
·       200 g. chocolate al 70% de cacao 
·       100 g. mantequilla 
·       5 huevos XL 
·       100 g. azúcar glas 

Así lo hago yo: 

- Derretimos el Toblerone junto con el chocolate bien al baño María, bien en el microondas en varios periodos de pocos segundos. Removemos con una espátula para que se integren los 2 chocolates en una única crema homogénea y lisa. 
- Incorporamos la mantequilla cortada en cubitos a la crema de chocolate para que con el calor residual de ésta, la mantequilla se funda. A lo mejor necesitamos unos segundos de micro para que la mantequilla termine de fundir. 
- Removemos bien la mezcla de chocolate y mantequilla y reservamos unos minutillos. 
- Separamos las yemas de las claras. 
Las yemas las batimos y las integramos en la crema de chocolate y mantequilla cuando ésta esté templada. 
- Las claras las montamos a punto de nieve. 
- Cuando las claras estén prácticamente montadas, incorporamos el azúcar glas y seguimos montándolas durante un minuto hasta conseguir un merengue brillante. 
- Añadimos las claras montadas en cuatro o cinco veces a la crema de chocolate con movimientos envolventes para que las claras no se bajen y la crema de chocolate se reparta bien. 
- Repartimos nuestra mousse en los cuencos y refrigeramos unas 8 horas. 
- Al día siguiente, sacamos del frigorífico un rato antes de tomar la mousse. 
- Servimos y … ¡a disfrutar! 

¡ Que te aproveche !

miércoles, 9 de abril de 2014

FILETES DE POLLO EN SALSA CON CHAMPIÑONES.




Las pechugas de pollo dan mucho juego en la cocina. Desde la sencillez del “vuelta y vuelta” en la plancha, a recetas más elaboradas con ingredientes y presentaciones más novedosas. Está claro que es una carne barata pero todo hay que decirlo, sin mucha gracia. Hoy os presento un plato que hago con frecuencia pues es muy sencillo pero a la vez hace que la carne triste y seca de la pechuga, se convierta en un bocado jugoso y sabroso.

La receta ,para los que visitáis desde el principio este blog, no es nueva, la publiqué allá en el 2008 pero he decidido sacarla de nuevo a la luz pues sois muchos los que os habéis ido incorporando poco a poco y no la conocéis. Es una pena que se quede en el olvido porque os puede sacar de más de un apuro.  Sirve tanto como plato de diario o para el fin de semana si sois varios en la mesa pues se tarda prácticamente lo mismo en hacer una pechuga que dos, es un guiso que cunde mucho. Gusta mucho a mayores y los niños lo comen estupendamente.

Lo mejor de la receta es sin duda la combinación de harina y parmesano de la cobertura, junto con la salsita. Hasta las pechugas más “insulsas y plasticosas” que compramos en el super envasadas en bandejas de forexpán, en este plato se vienen arriba. Ya me lo contarás…




FILETES DE POLLO EN SALSA CON CHAMPIÑONES.

Ingredientes:

·        1 pechuga de pollo fileteada
·        Sal y pimienta
·        queso parmesano
·         harina
·        aceite de oliva
·        6 champiñones
·        300 ml de nata para cocinar.
·        perejil fresco
·        un vaso pequeño de vino blanco oloroso.

Así lo hago yo:

- Comenzamos salpimentando los filetes de pollo.
- Rallamos el queso o abrimos un sobre de parmesano en polvo y cubrimos los filetes  con una capa finita de parmesano.
- A continuación, hacemos lo mismo enharinando cada filete.
- Ponemos aceite en una sartén y cuando esté caliente, freímos los filetes.No tiene que ser una fritura completa, sino vuelta y vuelta, pues la carne se terminará de hacer con  la salsa.
- Sacamos los filetes de la sartén y los reservamos en la cazuela donde vamos a terminar el guiso.
- Retiramos  los restos de la fritura, y en ese mismo aceite, doramos los champiñones que habremos lavado, secado y partido en láminas. Cuando estén tiernos, quitamos el aceite  y añadimos la nata y el vino blanco.
- Removemos para que la salsa se ligue y cuando ésta haya reducido un poco la volcamos en la cazuela donde tenemos reservados los filetes de pollo.
- Espolvoreamos con perejil picado y damos al guiso un último hervor para que se reparta bien la salsa y la carne se termine de hacer.
- Cortamos  pan, mucho pan…. y  servimos.
- Una cosa, si al día siguiente, te sobran uno o dos filetes y la salsa se ha quedado muy espesa, añade un chorrín de leche y da un calentón en el micro.

¡ Que te aproveche !

domingo, 6 de abril de 2014

BUNDT, BIZCOCHO DE BAILEYS® CON SALSA DE CARAMELO.




La semana pasada una lectora me escribía contándome su pasión por los bizcochos, decía que se declaraba bizcochófila perdida. Me hizo mucha gracia el término pero comprendí que yo también lo era. ¿ Cómo no me habré dado cuenta hasta ahora?. Suena raro pero en realidad el término es precioso, amiga de los bizcochos…Pues eso, este mes otro de mis  amigos , un bizcocho de Baileys, diferente y especial.

El licor irlandés aporta un ligero toque pero lo podéis sustituir por otro que tenga similar textura como por ejemplo, crema de orujo o crema de café. Cada uno lo puede personalizar según sus gustos pero lo que está claro es que os animo a todos a tomar el bizcocho con esta salsa de caramelo. Te recomiendo servirla tibia pues al enfriar espesa bastante hasta llegar a solidificar. Si os sobra salsa de caramelo y la queréis utilizar al día siguiente, solo tenéis que darla un ligero calentón en el micro.

Que no te asuste el buttermilk. En nuestra repostería no estamos acostumbrados a utilizarlo pero no así en la repostería americana. Es el líquido que se obtenía al batir la nata para hacer mantequilla. Lo puedes comprar, pero lo cierto es que lo hay en pocos supermercados, por eso yo recurro a la receta casera: mezclar leche entera con zumo de limón. Esta mezcla va a hacer que el bizcocho sea más esponjoso.

Hace dos años, os mostraba el Bizcocho de merienda, en mi molde Flor de Lis y es que la verdad sea dicha, cualquier bizcocho horneado en un molde Bundt, queda espectacular. La receta de hoy es precisamente del libro Best of the Bundt® publicado por Nordic Ware. Yo os lo presento en el molde Heritage que compré en Lecuine pero desde luego , lo puedes hornear en tu molde  de toda la vida, estará igual de bueno. A ver,  que nadie se quede sin su bizcocho de Baileys….




BUNDT, BIZCOCHO DE BAILEYS® CON  SALSA DE CARAMELO

Ingredientes:

Para el bizcocho:
·       300g. harina
·       Una cucharadita y media de levadura
·       Media cucharadita de sal
·       240g. mantequilla
·       200g. azúcar blanquilla
·       220 azúcar moreno
·       4 huevos grandes
·       Una cucharadita y media de extracto de vainilla
·       120 ml. buttermilk
·       60 ml. de Baileys
Para la salsa de caramelo:
·       220 g. azúcar moreno
·       200 ml. nata
·       25 g. mantequilla

Así lo hago yo:

El bizcocho
- Comenzamos haciendo el buttermilk (si no lo hemos comprado) para que cuando lo tengamos que incorporar esté preparado. Mezclamos 120 ml de leche entera  con una cucharadita de las de postre de zumo de limón, removemos y esperamos 10 minutos .
- Precalentamos el horno a 180ºC.
- En un cuenco amplio tamizamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.
- En otro cuenco , batimos la mantequilla y los 2 tipos de azúcar durante unos minutos.
- Añadimos los huevos, uno a uno. No incorporamos el siguiente hasta que el primero no se haya integrado en la masa.
- Añadimos la vainilla y batimos de nuevo.
- Mezclamos el buttermilk con el Baileys.
- Bajamos un poco la velocidad de la batidora y  añadimos a nuestra masa la mezcla de la harina con la levadura y la sal en tres veces, intercambiándolo con la mezcla de buttermilk y Baileys. Batimos la masa durante unos 3 minutos.
- Engrasamos nuestro molde ( si lo hacemos en un molde Bundt, es muy importante engrasar bien los bordes y aristas ), volcamos la masa.
- Horneamos 55 minutos sobre la rejilla del horno.
- Pasado el tiempo, sacamos el bizcocho del horno, y lo dejamos enfriar sobre una rejilla 10 minutos.
- Desmoldamos y dejamos enfriar por completo.

La salsa de caramelo
- En un cazo ponemos los tres ingredientes a fuego suave.
- Removemos constantemente para que el azúcar se deshaga y ligue bien con la nata y la mantequilla.
- A los 5 minutos, retiramos el cazo del fuego, dejamos templar y  ya tendremos nuestra salsa de caramelo lista para regar nuestro bizcocho de Baileys.

¡ Que te aproveche !


miércoles, 2 de abril de 2014

SOPA DE AJO




La sopa de ajo la tengo asociada al mal tiempo y al frío. Allá donde vayamos si hace frío y cocina la que escribe,  cenamos una sopita de ajo por eso, cuando vamos de casa de labranza en invierno o al camping, en verano, en mi “fondo de despensa” siempre tengo un poco de pimentón.

Es una de las sopas más tradicionales y agradecidas de nuestra gastronomía, con un poco de pan duro, 2 huevos , aceite, agua y pimentón ya tenemos la sopa hecha y si la queremos de sobresaliente, solo tienes que hacerla con un buen caldo de ave casero y unos taquitos de jamón, la receta que te presento.

Respecto al jamón, puedes utilizar los estuches de taquitos que ya vienen preparados pero mucho mejor si compras una loncha de  jamón gordita y la troceas tu mismo en casa. Y como siempre, si el jamón es un poco bueno , la sopa lo agradecerá pues aportará todo su sabor. Respecto al caldo, nos ocurre lo mismo. Lo mejor, hacer la sopa con un buen caldo de ave. Yo suelo tener congelado el clásico consomé de gallina, pues cuando lo cocino, siempre hago grandes cantidades, pero si andas mal de tiempo, o no tiendes caldo casero, compra un brik de la marca que sea de tu confianza y a la desesperada, si no tienes ni lo uno ni lo otro: agua, una pastilla de Avecrem y "va que chuta", que sin sopa , no nos vamos a quedar.

En casa el toque picantillo es de obligado cumplimiento. Nos gusta a todos. Seguro que tú tienes algún truco especial o una variante que quieres compartir con todos nosotros. Cuenta, cuenta, total, me temo que por el Norte nos quedan muchas cenas con esta sopa de ajo….




 SOPA DE AJO

Ingredientes:

·       Aceite de oliva
·       3 dientes de ajo hermosos
·       2-3 guindillas cayenas ( opcional )
·       75 g. pan duro
·       Una cucharadita (de café )  de pimentón
·       75 g. jamón serrano en taquitos
·       2 l. de caldo de pollo
·       Sal
·       2 huevos

Así lo hago yo:

- Comenzamos preparando los ingredientes: cortamos el pan duro, en lascas finitas; pelamos y partimos los dientes de ajo en láminas y si hemos comprado el jamón en una sola loncha, lo cortamos en taquitos pequeños.
- Ponemos un fondo de aceite de oliva en una cazuela alta. Cuando el aceite esté caliente, añadimos los dientes de ajos para que se doren junto con las guindillas picaditas si le vamos a dar el toque picantillo.
- Una vez las láminas de ajos tomen color incorporamos el pimentón, retiramos la cazuela fuera del fuego para que el pimentón no se queme y mezclamos bien con una cuchara de palo.
- Añadimos el pan cortado y los taquitos de jamón.
- Volvemos la cazuela al fuego y removemos bien para que los ingredientes no se agarren al fondo de la cazuela.
- Incorporamos el caldo de pollo, echamos sal ,  removemos y dejamos que se haga nuestra sopa durante unos 40 minutos a fuego medio.
- Pasados los primeros 15 minutos , batimos los 2 huevos y los incorporamos a la sopa. Removemos para que se formen “los hilos “ y el huevo se reparta bien.
- De vez en cuando removemos la sopa para que los trozos de pan más grandes se vayan partiendo.
- Pasados los 40 minutos, rectificamos de sal, apagamos el fuego y dejamos templar.

¡ Que te aproveche !



viernes, 28 de marzo de 2014

MIS AYUDANTES EN LA COCINA. EL LEVANTA TARTAS.




¿ Alguna vez te has preguntado como es posible que esas tartas maravillosas de dos y tres pisos que vemos en webs, revistas y escaparates no se hayan desmoronado al ser  trasladadas del molde al plato de servir ? Pues a mí siempre me  llamó mucho la atención hasta que descubrí el truquillo….

En esta nueva entrega de “mis ayudantes” , os hablo del levanta tartas, un aparatejo que creo que es poco conocido y realmente resulta útil y práctico.
Se trata de una especie de pala de metal soldada a un mango fuerte y robusto que sirve para trasladar las tartas desde el molde en el que se elaboran al plato o fuente donde se va a servir la tarta.
Da igual el tipo de base que tenga la tarta: de sobaos, galletas o bizcocho, la pala se mete por debajo de la base hasta que ésta abarca toda la superficie de la tarta. Una vez que la tarta ya se encuentra sobre el levanta tartas, se levanta y se traslada al plato dejando caer con suavidad la tarta sobre la fuente de servir.

Desde luego que si haces una tarta solo de vez en cuando pues está claro que el levanta tartas no lo necesitas, pero si eres aficionado a la repostería y los fines de semana acostumbras a hacer tus tartitas caseras, sobre todo si son altas como los layer cakes, te recomiendo que compres uno, pues realmente facilita un montón el proceso de desmoldado.




Mi levantatartas lo compré hace años en Inglaterra. ¿ Os imagináis la cara de mi hija cuando abrimos mi maleta y apareció aquella “raqueta de padel” tan rara?  Aquí no las he visto físicamente en ninguna tienda. Las únicas que conozco son las de las tiendas on line. De todas ellas , la que más se parece a la que yo tengo es la que podéis comprar en La tartienda. Realmente es un producto nada caro que da un resultado estupendo. Se lava con agua y jabón y es muy fácil de usar pero…., tiene un inconveniente, el espacio que ocupa. Yo soy afortunada y tengo un armario para mis cacharros cocineriles pero lo cierto es que no se guarda en cualquier sitio. ¿ Tú, cómo andas de espacio? Si tienes donde guardarlo y te va el tema tartas, no lo dudes,  cómpralo.

Morgana, dueña de La Tartienda y autora del blogTartas con magia”, ha tenido la amabilidad de donar un levanta tartas para sortear entre todos vosotros. Si queréis probar suerte en el sorteo, solo tenéis que dejar un comentario en esta entrada diciendo cual es tu tarta favorita. Que no se te olvide dejar  tu correo para poder contactar contigo en el caso de que seas la persona ganadora. Tienes hasta el martes 1 de abril a las 20:00 h. para dejar comentarios. Solo un comentario por persona y territorio español.

Feliz fin de semana.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...