domingo, 19 de mayo de 2019

COQUITOS.




El coco lo relaciono siempre con mi infancia. Siempre me ha gustado mucho y curiosamente, apenas he publicado recetas con este ingrediente. Para desquitarme, este fin de semana, el coco ha sido protagonista de dos recetas que nos ha encantado. Por ahora os presento estos coquitos, unos bocaditos de coco, que son adictivos. Imposible, comer solo uno.

La receta es fa-ci-lí-si-ma. Ideal para hacer con niños. No se requiere ningún instrumental y en media hora están hechos.
Lo único complicado es conseguir la textura ideal de la masa para hacer las bolitas, por eso yo te recomiendo añadir solo dos claras y luego ir añadiendo la tercera hasta conseguir una masa densa y maleable. Si ponemos las tres claras desde el principio, puede que la masa no sea lo suficientemente compacta y nos quede una masa “blanda”.

Puedes poner las bolitas sobre una bandeja de horno antiadherente, poniendo ésta sobre la rejilla o utilizar la bandeja de tu horno y poner los coquitos sobre una lámina de papel.

Si te gusta el coco, te tienes que animar a hacer estos coquitos….




COQUITOS

Ingredientes:

·       150 coco
·       120 azúcar
·       3 claras huevos M

Así lo hago yo:

Para hacer la masa:

-         En un cuenco con la ayuda de un tenedor mezclamos el coco con el azúcar.
-         Añadimos dos claras y volvemos a mezclar.
-         Batimos ligeramente la tercera clara y la vamos añadiendo hasta conseguir la textura adecuada para formar bolitas.

Para dar forma a los coquitos:

Opción 1. Con manga pastelera.
-         Metemos la masa en una manga pastelera con boquilla grande en forma de estrella.
-         Sobre la bandeja del horno hacemos moñetes.
Opción 2. A mano.
-         Cogemos porciones de masa formamos bolitas del tamaño de una nuez.

Horneamos:

-         Con el horno precalentado a 200ºC y con ventilador, metemos la bandeja de coquitos y horneamos 12 minutos, hasta que estén dorados.


¡Que te aproveche!


domingo, 12 de mayo de 2019

NAVAJAS.




Las navajas son conocidas en toda la geografía española, pero si vienes a Cantabria seguramente las encuentres con otro nombre: «morgueras o muergos» y es casi seguro que las veas en la carta de cualquier restaurante en su preparación más clásica, a la plancha, aunque también están muy ricas al vapor con unas gotas de limón.

Este marisco bivalvo se esconde bajo la arena y sube a la superficie con las mareas bajas. Los mariscadores recorren la balsa o arena y echan un poco de sal en los agujerito que anuncian donde se encuentran. Las navajas suben a la superficie y son recogidas a mano rápidamente antes de que se vuelvan a esconder en la arena. En las costas de Laredo, Santoña, Pedreña... es toda una tradición, tanto pescarlas como tomarlas de aperitivo los fines de semana.

Su elaboración es muy sencilla y no requiere ni tiempo ni “instrumental”. Eso sí, se tienen que comer nada más hacerse. Yo te muestro las 2 elaboraciones que hacemos en casa, los ingredientes son los mismos pero el acabado del plato es distinto. La primera es la que se toma habitualmente en todas partes: a la plancha con un hilo de un buen aceite de oliva mezclado con ajo y perejil muy picadito, todo en crudo. La segunda es la que hacemos en casa: con el ajito sofrito. Ya me dirás con cual te quedas….




NAVAJAS

Ingredientes:

·       2 docenas de navajas
·       Sal
·       Aceite de oliva
·       2 dientes de ajo
·       Perejil fresco

Así lo hago yo:

OPCIÓN 1.
-         Ponemos las navajas a remojo con un puñadito de sal durante dos horas para que suelten la posible arenilla de su interior.
-         Pasado el tiempo las volvemos a lavar bajo el grifo con agua fría y las escurrimos bien.
-         En el mortero machacamos los dientes de ajo con unas ramitas de perejil y un pelín de sal.
-         Añadimos al majado un buen aceite de oliva y mezclamos bien.
-         Ponemos las navajas en la plancha o en una sartén antiadherente a fuego vivo y esperamos a que abran.
-         Nada más abrirse, las ponemos en la fuente se servir y las regamos con el majado de aceite, ajo y perejil.




OPCIÓN 2.
-         Ponemos las navajas a remojo con un puñadito de sal durante dos horas para que suelten la posible arenilla de su interior.
-         Pasado el tiempo las volvemos a lavar bajo el grifo con agua fría y las escurrimos bien.
-         En una sartén pequeña, ponemos un fondo de aceite de oliva, picamos muy finito los dientes de ajo y esperamos a que comiencen a dorarse.
-         Prácticamente a la vez, ponemos las navajas en la plancha o en una sartén antiadherente a fuego vivo y esperamos a que abran.
-         Nada más abrirse, ponemos las navajas en la fuente se servir y las cubrimos con los ajitos dorados y espolvoreadas con perejil fresco picadito.

¡Que te aproveche!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...