domingo, 19 de marzo de 2017

"ESPECIAL" PERRITOS CALIENTES.




Tenía muchas ganas de publicar esta entrada. No creo que haya muchas personas que se líen la manta a la cabeza y preparen de una atacada una  merienda  con cinco clases de perritos calientes pero os puedo asegurar que es una experiencia muy divertida. A ver si cuando termines de leer esta entrada he conseguido animarte a probar, al menos, dos o tres  de mis versiones...

Tenía la idea en la cabeza desde hacía tiempo y hace unas semanas me decidí e invité a los amigos de mi hija para que vinieran a casa a hacer una cata oficial de perritos. Se sentaron en la mesa del comedor, bolígrafo en mano, con su hoja de calificaciones y comenzó la merienda. Tenían que valorar: la presentación, el tipo de pan, la salchicha y los complementos. He de decir que lo hicieron fenomenal, se lo tomaron muy en serio y sus aportaciones y críticas fueron muy constructivas. ¡Gracias chicos!

Sobre los perritos calientes, poco os voy a decir que no sepáis. Junto con las hamburguesas fueron los pioneros de la comida rápida. Yo los descubrí allá en los 80. Ya entonces me gustaba regar la salchicha con un chorretón de kepchup, esa salsa que en mi casa nunca existió…Hoy en día, hay tanta variedad de comida rápida, que a veces es difícil elegir, pero hace años, ver un capítulo de “V”, comiendo un perrito en el Rocamar en el Sardinero, era lo más….

Pero vamos al tema que me lío.




El pan de perrito. 

Sin lugar a dudas el mejor pan de perrito caliente es el elaborado en casa. En la red existen numerosas recetas para hacer nuestro propio pan de perrito. Yo siempre hago la misma receta. Utilizo la masa para hacer el pan de hamburguesa y cambio la forma. Todo natural, si conservantes ni colorantes artificiales. Pero una cosa está clara, si vais a ser muchos,  y necesitas muchos panes, es mejor optar por la versión comercial. En el mercado hay una gran gama de panes para perritos. Desde los clásicos envasados en paquetes de 6 (los hay buenos, malos y muy malos …) a panes artesanos con semillas o queso que podéis comprar en vuestra panadería  de confianza. Dependiendo del tipo de perrito, puedes optar por uno o por otro. Desde luego, para mí el pan es fundamental para conseguir un buen perrito, siendo quizás el pan clásico de perrito, el que menos me gusta.

Si no tienes prisa,  le puedes dedicar unos minutos a tu perrito y  puedes tostar ligeramente el pan antes de poner la salchicha. Es una tontería pero hace que el perrito esté todavía más rico, créeme.



Las salchichas.

Si  hay muchos tipos de pan, ¡qué decir de las salchichas …! Hay todo un mundo de variedades, tamaños y marcas. En casa tomamos preferentemente dos tipos: las largas y clásicas salchichas Frankfurt y las Bratwurst. Las primeras son las más conocidas, se elaboran a base de carne de cerdo y tienen un proceso de ahumado que las hace tener ese toque tan característico. Para tomarlas hay que calentarlas en agua 8 minutos. Las Bratwurst (las salchichas blancas de la foto) son también de cerdo pero están ligeramente condimentadas con pimienta, nuez moscada y jengibre ( aunque las especias pueden variar en función de su zona de origen ). Se suelen  preparar a la parrilla o fritas.

Salchichas, como digo hay muchas y precios también. En general, no son un producto caro, aunque entre una buena salchicha alemana y una mediocre, puede haber unos euros de diferencia. Compra lo que tu economía te permita pero si quieres disfrutar de un buen perrito, compra una salchicha de calidad.



Las salsas.

Puede parecer que esta entrada la patrocina Heinz pero no es así. Ya me gustaría a mí….Es una marca que me gusta mucho especialmente el Kepchup. Para ser sincera, junto con la mostaza son las únicas salsas industriales que compro. Las que veis en la foto, barbacoa y burguer,  fueron un extra para la ocasión.

Ni que decir tiene que sobre gustos no hay nada escrito y que a tu perrito caliente le vas a poner la salsa que más te guste: kepchup, mostaza, barbacoa, a la pimienta, mayonesa, curry, chili…..Lo único que te aconsejo es no poner en exceso para no desvirtuar el sabor de la salchicha. Si ésta es buena, no necesita mucho acompañamiento.
 
En resumen.

Un perrito caliente es una salchicha entre pan y pan pero lo cierto es que luego cada uno personaliza su perrito de tal manera que no hay dos perritos calientes iguales. El tipo de pan, la salchicha: cocida o a la plancha, las salsas, los aderezos….todo un mundo de posibilidades para hacerte disfrutar con algo bien sencillo.



SIGLO XXI
Con bacon y patatas paja. 

Pasa unas lonchas de bacon por la sartén sin aceite para que se churrusque en su propia grasa (puedes hacerlo también en el microondas a la máxima potencia). Pon el bacon sobre la salchicha ( que habrás tenido en agua muy caliente unos ochos minutos ) y añade unas patatillas paja para que aporten un toque crujiente. Añade tus salsas favoritas.




COMPLETO
Con cebolla roja, zanahoria y queso rallado.

Pica muy finita la cebolla roja, pela y ralla la zanahoria y tu queso preferido, pon todo en cuencos bonitos para que cada uno se sirva a su gusto. Prepara la salchicha como más te guste ( cocida o a l plancha ) y ponte un poco de todo.
Otra opción  que comentaron los chicos sería  poner la cebolla caramelizada. Habrá que probar…




MEJICANO
Con salsa maya y rodajitas de jalapeños.

Indudablemente este perrito lleva picante pero si no te va,  no pongas los jalapeños y listo. Si al contrario te gusta mucho el picante, puedes añadir a la salsa un poco de tu picante favorito porque los jalapeños no pican en exceso.
Es una versión un poco más elaborada que el resto, puesto que la salsa maya tiene que estar preparada con antelación. Es sin duda un perrito distinto, el preferido de mi hija ¡ Cómo disfruta… ¡




EL ESPAÑOL.
Con pimientos verdes fritos y salsa de tomate.

Pues sí, esta versión es tan nuestra,  que nada tiene que ver con el clásico perrito. La salchicha no es  Frankfurt, es la típica salchicha de cerdo comprada en la carnicería de tu barrio, pasada por la sartén con un hilo de aceite , metida en un tierno pan blanco   y acompañada de unos pimientos verdes fritos y un poco de salsa de tomate casera. El no va más de los viernes por la noche….



EL MADRUGADOR
Con bacon y huevos de codorniz.

Salchichas con bacon y huevos, el clásico desayuno de las películas americanas, en versión perrito caliente. Mientras se hace el bacon en la sartén o en el microondas, fríes los huevitos de codorniz  y pasas las salchichas por la sartén. Puedes acompañar tu perrito con patatas paja o cebolla frita para dar un toque crujiente al perrito.

¡ Qué te aproveche !


martes, 7 de marzo de 2017

PASTEL TURCO DE YOGUR.




La primera vez que vi esta receta fue en Mil hojas. Rosa nos presentaba la versión original del británico Gordon Ramsay que tantas veces he hecho en casa y que hoy os presento con alguna modificación. 

Lo más destacable del pastel es sin duda su textura: muy suave y esponjosa. Se asemeja a una tarta de queso pero es mucho más ligera. Los ingredientes son muy básicos y es una preparación realmente sencilla que de verdad, sorprende.

La receta original sirve el pastel con un almíbar de cítricos. Yo esta vez no lo he hecho y he cubierto la tarta con una capa finita de lemon curd que le va estupendamente y que acentúa todavía más su sabor a limón.

El molde  que yo he usado es de 23 cm de diámetro. Si utilizas uno más pequeño, el pastel te quedará más alto y a lo mejor tienes que añadir algún minuto de cocción.

¿ Quieres sorprender a alguien con un trocito de pastel muy especial ? 

PASTEL TURCO DE YOGUR

Ingredientes: 

Para el pastel: 
  6 huevos 
  150 g azúcar 
  75 g harina 
  2 cucharaditas de levadura 
  600 g yogur griego 
  1 limón 

Para el lemón curd: 
  Pincha aquí 

Así lo hago yo:

-               Precalentamos el horno a 180ºC.
-        Comenzamos separando  las yemas de las claras para montar estas últimas a punto de nieve. Reservamos.
-         Batimos las 6 yemas junto con el azúcar hasta que doblen su volumen,
-         Tamizamos  la harina y la levadura y lo integramos con los huevos y el azúcar.
-         Añadimos el yogur, la ralladura de limón ( que habremos lavado y secado previamente ) y su zumo. Batimos de nuevo.
-         Por último, integramos las claras a punto de nieve con movimientos suaves para que estas no se bajen.
-         Volcamos la masa a nuestro molde y horneamos 45 minutos.
-         Sacamos del horno y dejamos enfriar.
-         Para terminar el pastel, ponemos una capa finita de lemón curd sobre la superficie o hacemos el almíbar de la receta original.
   
¡   ¡ Qué te aproveche!

viernes, 3 de marzo de 2017

GAMBAS CON GABARDINA.




Si hay un aperitivo que le guste a mi hijo es éste, las gambas con gabardina. Me pidió hace tiempo que las hiciéramos en casa y después de probar varias recetas, me quedo con la que os presento hoy, bien fácil y rápida.

Esta receta es uno de nuestros grandes clásicos, se trata de una gamba envuelta en una masa, la gabardina, que luego se fríe. La receta en si no tiene ninguna ciencia lo laborioso es conseguir un buena fritura para lo que es importante que el aceite esté bien caliente al principio para luego poder bajar la temperatura durante la fritura y que el rebozado se haga uniformemente y la gamba no quede cruda.

Aunque lo clásico es preparar la gabardina a las gambas, de ahí el nombre , puedes hacer la receta igualmente con langostinos no muy grandes. Ten en cuenta que después de la fritura el tamaño aumenta.
Como te digo en el listado de ingredientes, el colorante alimentario,( también puedes poner un poco de cúrcuma ) es opcional. A mí me gusta ponerlo porque aporta ese tono amarillo tan característico del plato. Así mismo, también puedes añadir a la masa un toque picante, añadiendo una guindilla picadita.

Lo único malo de esta receta es que en tu casa descubran que las de casa son todavía más ricas, menos grasientas y más crujientes que las de tu bar favorito, entonces amigo mío, estarás perdido, las tendrás que hacer cada dos por tres….Te lo digo yo.




GAMBAS CON GABARDINA

Ingredientes:

·        3 huevos
·        250 g harina
·        1 sobre de levadura Royal
·        250 g cerveza
·        Media cucharadita de sal
·        Una pizca de colorante alimentario ( opcional )
·        500 g langostinos/gambas.
·        Aceite de oliva



            Así lo hago yo:         
    
-         Comenzamos montando las claras de los huevos a punto de nieve. Reservamos.
-         En un cuenco batimos el resto de ingredientes: la harina, levadura, cerveza, sal y colorante hasta que formen una única masa sin grumos.
-         Con una espátula, integramos suavemente las claras montadas en la masa batida.
-         Ponemos plástico transparente en contacto con nuestra masa para que no forme costra  y la guardamos en el frigorífico 1 hora.
-         Pasado el tiempo, pelamos los langostinos, quitamos la tripa , dejamos la cola y los secamos bien.
-         Ponemos aceite de oliva en un sartén y esperamos a  que caliente.
-         Introducimos los langostinos en la masa y los vamos friendo de pocos en pocos.
-         Cuando estén dorados por un lado, con la ayuda de unas pinzas los damos la vuelta.
-         Los dejamos templar sobre papel de cocina para que éste absorba el aceite sobrante y servimos. 

¡  Qué te aproveche !


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...