domingo, 14 de enero de 2018

NEW YORK CHEESE CAKE CON COBERTURA DE CHOCOLATE.



Se puede decir que la New York es la reina de las tartas de queso. Si eres tan fan de estas tartas como yo lo soy, con esta receta, vas a disfrutar de lo lindo porque no solo tiene una textura única y maravillosa sino porque la tarta es realmente fácil.

El único secreto, bajo mi punto de vista,  es el horneado. Si te fijas en la elaboración, ésta solo consiste en  batir ingredientes, no tiene más misterio, por eso el horno, la temperatura y respetar los tiempos, son tan importantes para conseguir el bocado firme y jugoso, clásico de la New York cheese cake. Sigue las instrucciones que te doy y te quedará perfecta, aunque eso sí, ya sabes que cada horno es un mundo y solo tú conoces cómo se comporta el tuyo.

La cobertura de chocolate es opcional, de hecho en la receta clásica esta cobertura no existe, sino que se suele servir con mermelada de frutos rojos. Si eres goloso, esta cobertura te gustará, si quieres ser fiel a la preparación original, no la hagas.

Buenas galletas, buena mantequilla y buen queso cremoso, pocos ingredientes pero de calidad, no necesitas más para tener en casa ese trocito de tarta que tanto te enamora cuando la pides en tu restaurante favorito.




NEW YORK CHEESE CAKE CON COBERTURA DE CHOCOLATE

Ingredientes:

Para la base:
·       200 g de galletas tipo Digestive
·       80 g mantequilla

Para la crema de queso:
·       900 g queso cremoso
·       125 g de azúcar
·       2 cucharadas soperas de harina
·       5 huevos
·       200 g nata
·       Ralladura de medio limón
·       Cucharada de vainilla líquida

Para la cobertura de chocolate ( opcional )
·       150 g chocolate
·       150 g de nata
·       20 g mantequilla

Así lo hago yo:

La base:
-         Precalentamos el horno a 180ºC.
-         Trituramos las galletas con cualquier robot de cocina y mezclamos con la mantequilla que estará a temperatura ambiente.
-         Ponemos la mezcla en la base del molde y la esparcimos por toda la superficie hasta que logremos alisarla del todo. Este proceso es muy fácil si nos ayudamos del dorso de  una cuchara. Es muy importante tener especial cuidado en los bordes, tienen  que quedar bien firmes y prietos para que luego se pueda desmoldar y partir sin que la galleta se rompa.
-         Horneamos la base 10 minutos.
-         Una vez horneada la base de la tarta, la sacamos del horno y mientras se templa, hacemos la crema de queso. 

La crema de queso:
-         En un cuenco grande, batimos el queso junto con el azúcar y la harina.
-         Incorporamos poco a poco  los huevos a la mezcla. No ponemos el siguiente huevo hasta que el anterior se haya integrado.
-         Por último echamos la nata, la ralladura de limón y la vainilla.
-         Terminamos de batir y echamos la masa al molde sobre la base de galleta horneada.
-         Alisamos la superficie y metemos la tarta al horno.

Horneamos:
-         Ponemos la tarta a media altura y horneamos a  180º durante 15 minutos.
-         Bajamos la temperatura a 150ºC y horneamos 1 hora.
-         Apagamos el horno y dejamos la tarta dentro del horno, una media hora.
-         Sacamos del horno, dejamos que enfríe del todo y la metemos al frigorífico 6-8 horas.

Cobertura de chocolate:
-         Ponemos la nata en un cazo y lo ponemos al fuego  sin dejar que llegue a hervir.
-         Justo cuando comience a hervir, retiramos el cazo del fuego y añadimos el chocolate troceado junto a la mantequilla.
-         Con el calor residual y con la ayuda de una cuchara, removemos para que el chocolate y la mantequilla se fundan con la nata.
-         Retiramos la crema y la dejamos templar 15 m.
-         Una vez templada, esparcimos la cobertura por la superficie de la tarta teniendo especial cuidado para que no se derrame por los laterales.
-         Dejamos que la cobertura enfríe del todo y servimos.

¡ Qué te aproveche !


lunes, 8 de enero de 2018

FISH & CHIPS.



Y después de las fiestas navideñas con nuestros polvorones, turrones, asados y demás platos festivos, hoy os traigo otro clásico, pero de la gastronomía británica: “Fish and chips”. Todo el mundo que haya visitado el Reino Unido, ha comido alguna vez este pescado frito con patatas, aunque lo cierto es que en la mayoría de los casos, no es una buena experiencia pues el pescado es congelado y la fritura suele ser grasa y aceitosa, especialmente en los puestos callejeros y tiendas para turistas, pero creedme, un buen Fish and chips es algo maravilloso.

La clave para comer el mejor Fish and chips reside en el rebozado. Cada tienda de Fish and chips tiene su fórmula secreta para conseguir que el pescado tenga una dorada capa crujiente y conseguir a la vez que el pescado este jugoso por dentro. Respecto a la materia prima, el pescado, lo más habitual es que sea bacalao aunque en la mayoría de los sitios ofrecen también merluza. Sea el que sea, no suele llevar espinas, es un pescado muy limpio,  por lo que se come con mucha facilidad. Cuando yo era pequeña, se servía en cucuruchos de papel y se comía  con las manos….Ahora en los puestos, el Fish and chips se sirve con cubiertos desechables. Ni que decir tiene que es más cómodo e higiénico pero a decir verdad, ha perdido parte de su encanto….

Como su nombre indica, se toma con patatas fritas aunque también es muy tìpico tomarlo con puré de guisantes o aderezado con el clásico Kepchup o con un baño de vinagre sobre el pescado. (Esta última opción, tras 30 años intentándolo, personalmente, sigue sin gustarme).

Si estáis en el Reino Unido, y queréis comer un buen fish and chips, mi consejo es tomarlo en el lugar más alejado del bullicio turístico. Preguntad a los lugareños donde lo toman ellos y dejaos aconsejar. Si estáis en España, vete a la pescadería pide un buen lomo de bacalao fresco y sigue mi receta, es muy sencilla y va a hacer que descubras el auténtico Fish and chips.




FISH & CHIPS

Ingredientes: 

Para el rebozado:
 75 g harina común
 75 g Maizena
 1 cucharadita de levadura química
 Un pizca de cúrcuma/colorante alimentario
 75 g cerveza
 75 g agua mineral con gaa

Para el pescado y patatas:
 1 lomo de bacalao fresco
 Patatas
 Sal
Aceite de oliva 

Así lo hago yo: 

- Comenzamos haciendo la masa para rebozar el pescado para ello, ponemos en un cuenco los ingredientes secos: las harinas, la levadura y la cúrcuma. Mezclamos bien con una cuchara de madera.
- De esta mezcla de ingredientes secos, reservamos 2 cucharadas.
- Incorporamos  los líquidos a la mezcla de  harinas y con unas varillas batimos hasta obtener una masa fina y sin grumos.
- Reservamos media hora.
- Pasado el tiempo, secamos bien el lomo de bacalao y le quitamos la piel.
-Salamos y enharinamos el pescado con las 2 cucharadas de harina reservada.
- Calentamos aceite en una sartén grande.
- Cuando el aceite esté caliente, pasamos el filete de bacalao por la masa que tenemos preparada, escurrimos bien y freímos.
- Al principio ponemos el fuego fuerte, pero a los 2 minutos bajamos la intensidad para que el pescado se dore por fuera pero se haga bien por dentro.
- Con cuidado, con la ayuda de dos palas o similar, damos al vuelta al filete para que se haga por el otro lado.
- Una vez frito el pescado, lo sacamos de la sartén y lo dejamos reposar sobre papel de cocina para que éste absorba el aceite sobrante.
-Lo servimos con patata fritas. 

¡Qué te aproveche!


jueves, 28 de diciembre de 2017

SOLOMILLO DE CERDO AL VERMÚ.




¿Te fías de mí? ¿Me crees si te digo que esta receta es muy, muy fácil y que vas a quedar con ella de maravilla? Mi ordenador se estropeó hace unos días y no pude publicarla antes de Nochebuena pero todavía estás a tiempo para Noche vieja o Año nuevo especialmente si eres principiante, tienes a la familia en casa y no te has visto en otra como esta en tu vida….Ya verás cómo todo sale bien, con esta receta no puede ser de otra manera.

Como ves en la fotografía los ingredientes son muy pocos. Necesitas 2 solomillos de cerdo, si te lo puedes permitir, con solomillo de cerdo ibérico, el plato sale redondo. El vermú puede ser de solera, o con la marca comercial que tengas en casa. Lo único arriesgado en la receta es el horneado. Tendrás que vigilar el tiempo para conseguir que tu solomillo quede como a ti te gusta, más o menos hecho. Con los tiempos que te indico, la carne está hecha, si te gusta “más rosita”, quita 5 minutos, si te gusta muy, muy hecha, añade 5 minutos más. 

Si tienes la suerte de tener una cocotte, el guiso te quedará de cine, pero ojo, que en la cazuela de toda la vida, también sale bien. Puedes acompañar la carne con una guarnición de verduras, puré de patata, arroz blanco, patatas fritas o unas patatas parisinas eso sí, que no se te olvide comprar pan, mucho pan. Lo vas a necesitar….



SOLOMILLO AL VERMÚ.

Ingredientes:

·      2 solomillos de cerdo
·      Sal
·      pimienta negra
·      aceite de oliva
·      2 cebollas
·      200 g vermú.

Así lo hago yo:

-       Limpiamos los solomillos de telillas y tendones.
-       Salpimentamos.
-       Ponemos un poco de aceite en el fondo de la cazuela  y doramos los solomillos. En cuanto cojan color los retiramos  y reservamos.
-       Pelamos y picamos las cebollas en trocitos chiquitines.
-       En la misma cazuela, añadimos un poco de aceite y  pochamos la cebolla  con un poco de sal.
-       A los 8 minutos, añadimos el vermú. Dejamos que la cebolla se termine de hacer en el vermú unos 10 minutos a fuego lento.
-       Pasado el tiempo, incorporamos los solomillos reservados a la cazuela y dejamos que se hagan unos 20 minutos.
-       Comprobamos si la carne está a nuestro gusto, cortando un trocito.
-       Servimos el solomillo fileteado servido de patatas parisinas.

¡Qué te aproveche!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...