domingo, 23 de junio de 2019

PESTO ROJO.




El pesto rojo no es tan conocido como el clásico pesto verde genovés. Personalmente el pesto rojo, también llamado pesto rosso o pesto di pomodoro, me gusta más que el verde, creo que es más sabroso y da mucho más juego en la cocina. 

Su elaboración es muy sencilla. La única pega que conlleva hacer pesto rojo es tener tomates secos en aceite de oliva. En esta entrada te enseño cómo hacerlos para prepararlos con antelación.

Como siempre te dejo unas notas que me parecen importantes:
-         Si tu presupuesto lo permite, compra piñones nacionales.
-         La albahaca , tiene que ser fresca. Yo pongo un puñado de hojitas.
-         La textura del pesto rojo es “grumosa”. Es una pasta muy concentrado con un  aroma muy marcado que me encanta….
-         Para servir la pasta con este pesto, pondremos unas cucharadas de pesto en un cuenco y lo diluiremos con un poco del agua de la cocción  de la pasta.
-         El pesto rojo acompaña tanto a la pasta larga como corta. Con un poco de ricota forman una pareja perfecta para pasta rellena, ( te lo mostraré más adelante… ) 

¿ Con ganas de hacer pasta fresca y probar este pesto rojo casero ?




PESTO ROJO

Ingredientes:

·       20 g de piñones
·       200 g tomates secos en aceite de oliva
·       120 g del aceite de los tomates
·       40 g de parmesano
1      1 diente de ajo 
·       Hojas de albahaca 

Así lo hago yo.

-         Comenzamos tostando ligeramente los piñones para que aporten todo su sabor. Los ponemos en una sartén antiadherente, los ponemos al fuego y removemos para que no se quemen. Tardaremos uno o dos minutos, no más. Reservamos
-         En el vaso de la batidora (o en cualquier robot de cocina), trituramos los tomates junto con el diente de ajo pelado y 120 g del aceite de los propios tomates.
-         Rallamos el parmesano.
-         Añadimos los piñones que acabamos de tostar ligeramente junto con el parmesano rallado y batimos de nuevo.
-         Lavamos y secamos las hojas de albahaca y las integramos para batir por última vez.
-         Trasladamos nuestro pesto rojo a un frasco, ya lo podemos consumir.

¡ Que te aproveche !


domingo, 16 de junio de 2019

VASITOS DE YOGUR Y CREMA DE MANGO.




Probablemente este sea uno de los postres más fáciles, rápidos y socorridos de todo mi recetario. Lo tomé por primera vez en casa de mis amigos Yoli y Luis. Por supuesto terminamos la cena apuntando la receta para traérmela a casa y hoy con su permiso, poderla compartir con todos vosotros…

Es una elaboración para principiantes pero te dejo tres notas importantes para asegurarte el éxito:

- El yogur tiene que ser un yogur cremoso. Como siempre te recomiendo hacerlo en casa. En esta entrada te explico lo fácil que es hacer yogur en casa, pero si todavía no te has decidido a comprar la yogurtera, elige un yogur griego de tu confianza. Los hay realmente buenos.
- Los mangos tienen que estar firmes pero maduros. Cómpralos unos días antes y deja que vayan madurando en casa.
- La gracia del postre reside en cierto modo en la presentación. Procura elegir unos vasitos o copas un poco monos.

Ya no tienes excusa para comprar la barra de helado cuando tienes invitados. Te lo he puesto “chupau” para triunfar ante los tuyos sin apenas despeinarte….




VASITOS DE YOGUR Y CREMA DE MANGO.

Ingredientes: 

100 g galletas
40 g mantequilla
500 g yogur
2 mangos maduros
Galletas María mini
Frutos del bosque 

Así lo hago yo: 

Comenzamos derritiendo la mantequilla en el microondas en varios periodos de pocos segundos.
Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida.
Ponemos una cucharada de galletas en el fondo de cada vasito y aplastamos para formar la base.
Llenamos los vasitos con nuestro yogur.
Pelamos los mangos y los partimos en cachitos. Los trituramos formando un puré lo más fino posible.
Vertemos un poco del puré de mango en cada vasito.
Refrigeramos un par de horas.
Para decorar, ponemos sobre el puré de mango unas galletas María Mini o arándonos, grosellas, moras…. 

¡Que te aproveche!


domingo, 9 de junio de 2019

CAKE DE COCO.




Hace poco os contaba en la entrada de los Coquitos lo mucho que me gusta el coco y las pocas recetas publicadas que tengo con este ingrediente. Para ir solventando esto, hoy os traigo una receta de Bea Roque que me encanta, este cake de coco que podéis encontrar en su libro “Delicias para compartir” Ed. Planeta.

La receta es muy sencilla. Evidentemente tiene el toque que le aporta tanto el coco como la leche de coco, pero no es un sabor muy marcado. La textura es muy firme pero no seca. Lo puedes tomar acompañando un vaso de leche o tal cual. 

Para hacer el cake necesitas un molde alargado, tipo Pyrex classic de unos 25 cm de longitud. Lo puedes engrasar o forrar con papel de hornear, (la opción que más me gusta) para que el desmoldado sea más sencillo.

Tanto la leche de coco con el coco rallado lo puedes encontrar sin dificultad en tu supermercado de confianza.

Si no tienes idea de terminar todo el cake, te recomiendo cortarlo en porciones como ves en la foto y congelarlas bien envueltas de dos en dos. Cuando las quieras tomar las sacas del congelador y las dejas descongelar a temperatura ambiente. 

¿Te vas a animar...?



CAKE DE COCO

Ingredientes:

·       280 g harina.
·       2 cucharadita de polvos de hornear.
·       ½ cucharadita de sal.
·       125 g mantequilla.
·       200 g azúcar.
·       2 huevos.
·       175 g leche de coco.
·       100 g coco rallado.


Así lo hago yo.

-         Precalentamos el horno a 175º C y preparamos nuestro molde
-         Tamizamos la harina junto con los polvos de hornear y la sal. Reservamos.
-         Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que el azúcar se haya integrado por completo.
-         Añadimos los huevos, ligeramente batidos, uno a uno. No añadimos el segundo hasta que el primero no esté integrado.
-         Incorporamos la harina reservada en dos tandas, alternándola con la leche de coco.
-         Añadimos el coco y lo integramos en la masa con una espátula.
-         Vertemos la masa en el molde y alisamos la superficie con el dorso de una cuchara o un paletín.
-         Horneamos 65 minutos. Pinchamos con una brocheta y comprobamos que ésta salga limpia.
-         Sacamos del horno y dejamos templar para poder desmoldar.

¡Que te aproveche!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...