martes, 24 de mayo de 2016

TARTA DE CHOCOLATE CON AVELLANAS.




Me encantan las tartas con base de galleta, por eso esta receta me llamó la atención desde el primer momento. Sus paredes rizadas un poco altas y gorditas sabía que me iban a gustar y si además, la mezcla de galleta y mantequilla iba acompañada de coco, el éxito estaba garantizado.

La elaboración de la tarta es fácil, solo requiere tener un poco de paciencia pues para conseguir que los laterales no se vengan abajo al desmoldar, hay que presionar la galleta con los dedos con delicadeza y eso lleva un pelín de tiempo. Que no te de pereza encender el horno para hornear la base 10 minutos, el horneado es clave para que la galleta esté sabrosa y firme.

Puedes utilizar tus galletas favoritas, yo te aconsejo las de tipo Digestive. Con estas cantidades que te propongo, te sobrará un poco de la mezcla de galleta, mantequilla y coco. Yo la utilizo para acompañar a mis  yogures naturales. Seguro que a ti se te ocurren más ideas de “reciclado”.

El molde de 20 cm de diámetro,  es aconsejable que sea con los bordes rizados, desmoldable y al ser posible un poco alto para que los laterales se puedan formar bien, pero si el tuyo es liso, no te preocupes, no quedará igual estéticamente pero tu tarta estará igual de buena. 

La receta original (revista GoodFood marzo del 2016) presenta la tarta con salsa de tofe y  la crema de café que te muestro. Si no eres cafetero, puedes montar la mitad de la nata sin el café soluble y servir las 2 opciones como ves en la fotografía.

¡ A merendar…..!



TARTA DE CHOCOLATE CON AVELLANAS

Ingredientes:

Para la base:
·       300 g galletas
·       125 g mantequilla
·       50 g coco deshidratado

Para la crema:
·       100 ml nata
·       100 ml leche
·       100 g chocolate con leche
·       100 g chocolate 70% de cacao
·       4 yemas de huevo
·       2 cucharadas de Maizena
·       75 g azúcar moreno

Para decorar:
·       50 g avellanas tostadas

Para la crema de café:
·       200 ml nata
·       Azúcar
·       1 cucharadita de café soluble

Así lo hago yo:

La base:
-Comenzamos la tarta haciendo la base. Para ello, precalentamos el horno a 180ºC.
-Con cualquier robot de cocina  o a mano, con una bolsa de congelar y un rodillo, trituramos las galletas y las mezclamos  con la mantequilla y el coco. Nos quedará una masa similar a la arena mojada de la playa.
-Ponemos la mezcla en nuestro molde.
-Alisamos la base con la ayuda del dorso de una cuchara. Tenemos especial cuidado con las paredes,  para que luego al desmoldar no se rompan, apretaremos bien con los dedos.
-Horneamos 10 minutos.
-Sacamos  la base del horno y esperamos a que se enfrie, mientras tanto hacemos la crema.


La crema:
-         Ponemos la leche y la nata en un cazo a fuego bajo.
-         Añadimos los 2 chocolates troceados y removemos bien para que el chocolate se deshaga y forme una crema homogénea.
-         Mientras tanto en un bol, batimos las yemas con la Maizena y el azúcar.
-         Una vez que el chocolate esté derretido, seguimos con el fuego a baja temperatura e incorporaremos la mezcla batida de huevos, Maizena y azúcar.
-         Removemos bien durante unos 5-8 minutos hasta que se forme una crema espesa.
-         Volcamos la crema sobre la base de galletas horneada.
-         Alisamos la superficie y espolvoreamos con avellanas picadas toscamente.
-         Esperamos  que enfríe y guardamos en la nevera mínimo 2 horas.

Para servir:
-         Montamos la nata con azúcar al gusto y  café soluble y presentamos en un cuenco.
-         Partimos la tarta y servimos con la crema de café.

¡ Qué te aproveche !


jueves, 19 de mayo de 2016

CHEESE SCONES.




El año pasado os presentaba la versión dulce de los scones, os contaba lo populares que son en el Reino Unido y cómo se toman con mermelada y nata. Os prometía por entonces la versión  salada, aquí la tenéis.

La receta de los cheese scones, scones de queso,  es menos conocida que la dulce aunque personalmente creo que da mucho más juego en la cocina. Para ser fiel a la original, los he hecho con queso Cheddar que además de sabor, aporta ese color anaranjado tan característico, pero tú los puedes hacer con cualquier “queso con carácter”, un manchego curado, le va de maravilla.

La mostaza en polvo aporta un toque picante muy ligero pero es opcional. Yo la compro en el club del Gourmet en el Corte Inglés. Si no la encuentras y te gusta el picante, puedes poner en la masa una guindilla cayena muy picadita.

Los británicos toman estos bollitos salados con queso de untar y salmón ahumado. En mi casa hemos españolizado la receta y los tomamos con embutido y una  cervecita.




CHEESE SCONES

Ingredientes:

·       225 g harina con levadura incorporada
·       1 cucharadita de levadura en polvo
·       Media cucharadita de sal
·       Media cucharadita de mostaza en polvo ( opcional )
·       50 g mantequilla
·       75 g queso Cheddar rallado
·       115 g leche

Así lo hago yo:

-         Ponemos en un cuenco la harina, la levadura, la sal y la mostaza en polvo. Tamizamos.
-         En otro cuenco más grande ponemos la mezcla tamizada, hacemos un agujero en el centro y en él ponemos la mantequilla cortada a trocitos.
-         Con las manos deshacemos la mantequilla hasta conseguir una masa parecida a la arena mojada de la playa.
-         Añadimos 50 g de queso Cheddar rallado y 100 g de leche.
-         Mezclamos bien con la ayuda de una espátula y pasamos la masa a la superficie de  trabajo.
-         Amasamos hasta conseguir una única masa que no se pegue a las manos.
-         Precalentamos el horno a 200 ºC.
-         Estiramos con el rodillo hasta dejar la masa con una altura de  2 cm .
-         Con el corta pastas formamos los scones que dejaremos sobre papel de hornear en la bandeja del horno.
-         Pincelamos cada scone con lo que nos ha sobrado de leche y horneamos a media altura 8 minutos.
-         Pasado el tiempo, abrimos el horno y ponemos el resto del queso Cheddar rallado repartido sobre cada scone.
-         Horneamos otros 3 minutos para que el queso funda.
-         Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
-         Una vez fríos, abrimos a la mitad y tomamos nuestros cheese scones como más nos guste.

¡ Qué te aproveche ! 


jueves, 12 de mayo de 2016

MOUSSE DE QUESO CON FRUTOS DEL BOSQUE.




El postre que os presento hoy es sencillo pero sobre todo lo calificaría como vistoso. Se tarda poco en hacerlo, cunde mucho y si tienes frutos del bosque para decorar, queda visualmente muy lucido.

Particularmente, lo que más me gusta de este postre, es su textura esponjosa. Si andas mal de tiempo, puedes servir la mousse sin la capa de gelatina pero lo cierto es que ésta no solo aporta color sino que añade un punto dulce que compensa la suavidad de su sabor.

Vasitos, chupitos, copas….cualquier vaso un poco mono servirá para presentar la mousse en versión individual. Puedes comprar frutos del bosque naturales: frambuesas, arándanos…para decorar pero lo cierto es que  los que venden congelados también van de maravilla.  

Otra ventaja de esta mousse es que la puedes hacer con antelación y dejarla guardado en el frigorífico, así no te tienes que preocupar del postre y puedes disfrutar del encuentro con los tuyos.

Que no sabías que postre preparar este próximo fin de semana…. ¡ Mousse de queso en vasitos !




MOUSSE DE QUESO CON FRUTOS DEL BOSQUE

Ingredientes:

  • 4 hojas de gelatina
  • 4 claras de huevo
  • 50 g de azúcar
  • 75 ml leche
  • 300 g de queso cremoso de untar
  • 100 g de leche condensada
  • frutos del bosque ( frescos o congelados )


Así lo hago yo:

Método tradicional.

Capa de gelatina
Respecto a su elaboración, dependerá de la marca, pero en líneas generales consiste en calentar agua, echar el contenido del sobre, remover, añadir agua fría, verter en los recientes, dejar templar y enfriar en la nevera. Es realmente fácil.

Mousse de queso
-         Ponemos las hojas de gelatina en un bol con agua fría para hidratarse durante unos 12 minutos.
-         Montamos las claras con el azúcar para formar un merengue muy firme. Reservamos.
-         Calentamos la leche en el microondas.
-         Batimos el queso junto con la leche condensada.
-         Escurrimos bien las hojas de gelatina y las mezclamos con la leche caliente.
-         Incorporamos la leche con la gelatina al bol con la crema de queso, batimos para que todos se integre bien y no haya grumos. 
-         Incorporamos el merengue a la crema de queso poco a poco para que no se bajen las claras.
-         Vertemos en los vasitos sobre la capa de gelatina que habremos hecho con anterioridad e introducimos en la nevera como mínimo 2 horas.

Decoramos
-         Una vez que la mousse haya cuajado, sacamos los vasitos del frigorífico y decoramos con unos cuantos frutos del bosque.

Con Thermomix

Capa de gelatina
Respecto a su elaboración, dependerá de la marca, pero en líneas generales consiste en calentar agua, echar el contenido del sobre, remover, añadir agua fría, verter en los recientes, dejar templar y enfriar en la nevera. Es realmente fácil.

Mousse de queso
-         Ponemos las hojas de gelatina en un bol con agua fría para hidratarse durante unos 12 minutos
-         Montamos las claras con el azúcar para formar un merengue muy firme. Con la mariposa en el vaso, programamos 4m- Vel. 3 y media. Reservamos.
-         Echamos la leche al vaso y programamos 2 m- T.60ºC-Vel. 2.
-         Agregamos las hojas de gelatina escurridas y batimos unos segundos a Vel. 4.
-         Incorporamos el queso y la leche condensada. Mezclamos  30 s-Vel.3
-         Añadimos el merengue con movimientos envolventes para que no se bajen las claras. Mezclamos bien con la ayuda de una espátula.
-         Vertemos en los vasitos sobre la capa de gelatina que habremos hecho con anterioridad e introducimos en la nevera como mínimo 2 horas.

Decoramos
-         Una vez que la mousse haya cuajado, sacamos los vasitos del frigorífico y decoramos con unos cuantos frutos del bosque.

¡ Qué te aproveche !


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...