miércoles, 2 de abril de 2014

SOPA DE AJO




La sopa de ajo la tengo asociada al mal tiempo y al frío. Allá donde vayamos si hace frío y cocina la que escribe,  cenamos una sopita de ajo por eso, cuando vamos de casa de labranza en invierno o al camping, en verano, en mi “fondo de despensa” siempre tengo un poco de pimentón.

Es una de las sopas más tradicionales y agradecidas de nuestra gastronomía, con un poco de pan duro, 2 huevos , aceite, agua y pimentón ya tenemos la sopa hecha y si la queremos de sobresaliente, solo tienes que hacerla con un buen caldo de ave casero y unos taquitos de jamón, la receta que te presento.

Respecto al jamón, puedes utilizar los estuches de taquitos que ya vienen preparados pero mucho mejor si compras una loncha de  jamón gordita y la troceas tu mismo en casa. Y como siempre, si el jamón es un poco bueno , la sopa lo agradecerá pues aportará todo su sabor. Respecto al caldo, nos ocurre lo mismo. Lo mejor, hacer la sopa con un buen caldo de ave. Yo suelo tener congelado el clásico consomé de gallina, pues cuando lo cocino, siempre hago grandes cantidades, pero si andas mal de tiempo, o no tiendes caldo casero, compra un brik de la marca que sea de tu confianza y a la desesperada, si no tienes ni lo uno ni lo otro: agua, una pastilla de Avecrem y "va que chuta", que sin sopa , no nos vamos a quedar.

En casa el toque picantillo es de obligado cumplimiento. Nos gusta a todos. Seguro que tú tienes algún truco especial o una variante que quieres compartir con todos nosotros. Cuenta, cuenta, total, me temo que por el Norte nos quedan muchas cenas con esta sopa de ajo….




 SOPA DE AJO

Ingredientes:

·       Aceite de oliva
·       3 dientes de ajo hermosos
·       2-3 guindillas cayenas ( opcional )
·       75 g. pan duro
·       Una cucharadita (de café )  de pimentón
·       75 g. jamón serrano en taquitos
·       2 l. de caldo de pollo
·       Sal
·       2 huevos

Así lo hago yo:

- Comenzamos preparando los ingredientes: cortamos el pan duro, en lascas finitas; pelamos y partimos los dientes de ajo en láminas y si hemos comprado el jamón en una sola loncha, lo cortamos en taquitos pequeños.
- Ponemos un fondo de aceite de oliva en una cazuela alta. Cuando el aceite esté caliente, añadimos los dientes de ajos para que se doren junto con las guindillas picaditas si le vamos a dar el toque picantillo.
- Una vez las láminas de ajos tomen color incorporamos el pimentón, retiramos la cazuela fuera del fuego para que el pimentón no se queme y mezclamos bien con una cuchara de palo.
- Añadimos el pan cortado y los taquitos de jamón.
- Volvemos la cazuela al fuego y removemos bien para que los ingredientes no se agarren al fondo de la cazuela.
- Incorporamos el caldo de pollo, echamos sal ,  removemos y dejamos que se haga nuestra sopa durante unos 40 minutos a fuego medio.
- Pasados los primeros 15 minutos , batimos los 2 huevos y los incorporamos a la sopa. Removemos para que se formen “los hilos “ y el huevo se reparta bien.
- De vez en cuando removemos la sopa para que los trozos de pan más grandes se vayan partiendo.
- Pasados los 40 minutos, rectificamos de sal, apagamos el fuego y dejamos templar.

¡ Que te aproveche !



9 comentarios:

  1. Qué rica, es lo que apetece en invierno y me parece ideal para las cenas. Efectivamente con un buen caldo mejora, prueba con uno de jamón ¡te chupas los dedos!, incluso hasta sobran los tacos de jamón, que ojo, nosotros nunca los quitamos

    ResponderEliminar
  2. Hola María José, la sopa de ajo me recuerda mucho a mi madre, ella cuando se encontraba mal, tenía frío, con cualquier excusa se hacía una, a mi como el pan mojadito no me gusta mucho siempre le decía que la sopa de agua sucia no me gustaba, fíjate que mala era jajaja, era broma, el caso que ahora que ella no está y veo las sopas que hacéis me dan ganas de hacerla y probarla de nuevo, ahora que me he vuelto más atrevida y pruebo todo lo que se me pone por delante. Desde luego esa cazuela tuya, con esa cuchara dan ganas de probarla. Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la sopa de ajo. En mi familia es costumbre añadir los ajos enteros y un tomate pelado; las dos cosas se pasan después por el pasapuré y así toma el color rojizo y el regustillo a ajo, pero sin encontrar los trozos de ajo, ni se que quemen demasiado.
    Hace ya (ufff) muchos años, descubrí el poder de la sopa de ajo contra la resaca, cuando iba a salir de fiesta la dejaba hecha de la noche anterior. Ahora que soy una seria madre de familia (y muy embarazada, por cierto) ya no me hace falta, pero lo comparto con quien todavía lo necesite: si después de una larga noche sois capaces de comer algo, que sea un plato o dos de sopa de ajo. Sienta el estómago y parece que "rechupa" el alcohol del organismo. Va en serio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A mí me encantan las sopas de ajo, en casa las comemos a menudo, con la salvedad que picamos el pan mucho más finito.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maria José!
    Cuando era pequeña muchas veces cenábamos sopa de ajo, y a mí no me hacía un agran ilusión. Ahora sin embargo es uno de esos platos que echo de menos jeje! Habrá que volver a hacerlo.
    Un besote
    Idomundua.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola, María José.
    Hace ya unos meses que sigo tus recetas, aunque hasta hoy no me había dirigido a ti. Ya iba siendo hora de darte las gracias, ¿no? Pues eso, que gracias por tus recetas y tu saber hacer, y muy especialmente gracias por la sencillez y la humildad con las que no las acercas, algo que, al menos para mí, es muy de valorar, pues pienso que en la blogosfera, incluída la culinaria, se peca con frecuencia del pecadillo de la vanidad.
    En cuanto a las sopas de ajo... Me dirijo ahora ti mientras las estoy preparando. Hacía años que no las conocía... uf. Lo estoy haciendo con cierta nostalgia, pues las asocio a mi niñez y a mi abuela materna,
    Un hurra por los platos tradicionales y un hurra por ti.
    :)

    ResponderEliminar
  7. Disculpa, estoy un poco tonta...
    Donde escribí "con las que no las acercas", quería decir "con las que nos las acercas", y donde escribí "hacía años que no las conocía", mi intención era escribir "hacía años que no las hacía"... Ya me vale :)

    ResponderEliminar
  8. Hola! que ricoooo....y eso que de pequeña me daba un asquete cuando mi madre la hacía...jejeje como va cambiando uno con el tiempo
    En mi casa se hace diferente, más pan y menos caldo con lo cual es muy espesa. Y la llamamos sopa de pan.
    Y con lo que me gusta el picante y no la hago con cayena, solo pimentón! la próxima vez la pruebo así y le pongo también el jamoncito
    Te dejo la mía por si quieres fisgonearla ;-)
    http://afartucase.wordpress.com/2013/04/16/sopa-de-pan/

    ResponderEliminar
  9. Mi suegra es de Salamanca y allí ponen tocino y los dientes de ajo enteros y los doran en el aceite. Luego sacan los ajos y los machan en el mortero. Después los añaden a la sopa con el agua o el caldo, a elegir.
    Es una sopa muy rica y siempre se agradece, sobre todo cuando hace mucho frio.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un minuto de vuestro tiempo . Gracias a todos, a los que venís con frecuencia y los que lo hacéis por primera vez.

Mi correo está a vuestra disposición para cualquier duda,comentario o sugerencia: pasenydegusten(arroba)gmail.com
¡ Que te aproveche ¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...