martes, 1 de diciembre de 2009

ALFAJOR


Esta receta es especial.
La publico con el cariño que produce recuperar una receta antigua, con la ilusión de que no caerá en el olvido y así mis hijos y sobrinas el día de mañana, conocerán el dulce que su bisabuela preparaba en el pueblo hace muchos años rodeada de la nieve de Diciembre.
El alfajor es una receta familiar. Tan familiar es que no está escrita, no hay un libro en el que figure ni un artículo en Internet que nos pueda orientar.

Mi madre nació en Chirivel , provincia de Almería. La receta de origen árabe procede de esta zona, La Comarca de los Vélez. A principios del siglo XX ,la primera semana Diciembre las mujeres de Chirivel ,María, Vélez Blanco y Vélez Rubio elaboraban este dulce que nada tiene que ver con los alfajores de otras provincias aunque tengan ingredientes comunes.
Mi bisabuela Juana, luego mi abuela y más tarde mis tías Juana y Josefina, lo preparaban para las fiestas y nos lo mandaban a Santander en aquel paquete grande que había que ir a la estación de Renfe a buscarlo pues hace 30 años, no existía “Seur”.

Este año por primera vez, lo hemos hecho en casa varias veces, hasta conseguir la textura adecuada, varios intentos y varias llamadas de teléfono para consultas y dudas. Lo hemos conseguido y con mucha ilusión, lo compartimos con todos vosotros.

Diciembre 2015. Vuelvo a editar la receta con un paso a paso del proceso.


A toda mi familia Cañabate.

ALFAJOR

Ingredientes:

- 500 g. almendras crudas y peladas
- 500 g. azúcar
- 100 ml. agua
- 750 g. patatas
- Ralladura de dos limones
- Anís
- Obleas

Así lo hago yo:

- Ponemos las patatas en una cazuela con agua y las cocemos. Una vez cocidas las pelamos y las ponemos en el vaso de la batidora para hacer un puré con ellas. No tiramos el agua de la cocción, la reservamos.
- Por otro lado picamos las almendras. Hay que picarlas muy menuditas pero sin que llegue a ser almendra molida pues aunque va en gustos a nosotros nos gusta encontrar de vez en cuando un trocín de almendra. Si no te gusta esta textura puedes agilizar el proceso y comprar la almendra ya molida aunque la verdad, no es lo mismo.
- Rallamos los limones y reservamos la ralladura.
- Cuando ya tenemos las patatas hechas puré, la almendra picada y la ralladura de limón comenzamos con el almíbar.
- Ponemos el azúcar en una cazuela y la ponemos al fuego con el agua. Con una cuchara de madera comenzamos a remover lentamente. Este es el paso más difícil de la receta. Conseguir un almíbar gordito, a punto de hebra. Estaremos removiendo unos 10-15 minutos desde que coja temperatura.
- Cuando hemos conseguido el punto del almíbar, apagamos el fuego y lo volcamos al bol grande donde tenemos la almendra picada, la ralladura y la patata hecha puré que habíamos reservado.
- Con la ayuda de un espátula vamos removiendo el conjunto hasta conseguir una única masa que dejaremos reposar hasta que enfríe del todo. Si la masa es demasiado compacta y no se puede manejar , añadimos un poco del agua de la cocción de las patatas que habíamos reservado.
- Cuando el alfajor esté frío pasamos a rellenar las obleas. Yo las compro en la tienda de arte sacro. Compro las más grandes, las de 14 cm. de diámetro.
- En un cuenco pequeño ponemos anís rebajado con un poco de agua. Nos mojamos los dedos con la mezcla de anís y vamos poniendo alfajor en cada oblea. Cada vez que cojemos aljafor , nos mojamos los dedos en el anís.
- Tapamos la oblea con otra a modo de bocadillo y aplastamos un poco para que el alfajor llegue justo hasta el extremo sin llegar a salirse.
- Envolvemos cada oblea en papel de aluminio y guardamos en el frigorífico.
- Es conveniente hacerlo por lo menos dos semanas antes de ser consumido para que se endurezca un poco.
- Cortamos en trocitos y los ponemos en la bandeja junto a los demás dulces navideños porque para entonces.....ya será Navidad.

¡ Que te aproveche !

54 comentarios:

  1. Querida amiga:
    que receta tan especial y que recuerdo le quedará para tus hijos y las sobrinas, en fin para toda la familia...Lo acabo de imprimir y estas Navidades cuando lo haga estará por la Mancha pululando el empuje de estas mujeres que hacian maravillas como estas sin libros, sin medidas, sin pesos casi a ojo...
    Un beso para toda la familia
    para ti mi enhorabuena, y mi admiración.

    P.d.Bien orgullosa estará tu mami.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito María José. Siempre me gustan tus recetas pero esta me parece especialmente emotiva. Todos tenemos (o hemos tenido) madres,abuelas,bisabuelas,mujeres en definitiva que con el amor en sus manos nos transmitieron educación y valores que hoy nos hacen ser quienes somos. Y ahora el testigo lo estamos dejando caer en pos de la modernidad, las prisas y el lo quiero ya. Gracias a mujeres como tu esto no se perderá, cualquier homenaje es poco y que bonito es pensar que tu tendras el tuyo de parte de los que apreciamos tus manos. Besos de un incondicional.

    ResponderEliminar
  3. Qué historia tan bonita! Tu madre es paisana mia de Almeria!! Una receta estupenda!
    Bs!

    ResponderEliminar
  4. Que bonito recuperar una receta de la familia, además una receta muy original, con patata y almendra, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan estas recetas, Mº José.
    Son tan entrañables, tan ricas, con tantísimo cariño y con ese gustito que hace viajar en el recuerdo hasta momentos entrañables....
    Te has superado a tí misma, amiga...


    GRACIAS DE CORAZÓN POR COMPARTIR ALGO TAN PERSONAL!!

    Un besazo preciosa... y un fortísimo abrazo, que me has emocionao!!

    ResponderEliminar
  6. Bien,da comienzo el pistoletazo de salida hacia la Navidad. Me encanta la receta, el dulce y la pasión que pones en todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas, muchas, muchas, pero que muchas gracias no solo por compartir la receta sino tambien la historia detrás de ella y el cariño con que habéis conseguido sacarla adelante.

    También por la generosidad que has tenido de compartirla con todas. Es para guardarla con cariño y desde luego hacerla ya mismo.

    Seguro que tus hijos aprecian el regalo de una herencia de este tipo, de una herencia de amor y cariño más que de comida, aunque de comida se trate al fin y al cabo, pero todas las que cocinamos para nuestras familias sabemos que detrás de esos platos hay, sobre todo, mucho corazón.

    Un abrazo y otra vez muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Esto es una joya gastronomica, Maria José gracias por compartir con tod@s noostr@s esta receta que tantos recuerdos te traen, nunca había escuchado hablar de él como de tantas cosas que nos quedan por descubrir de cada rincón de este planeta.
    Muchos besostes

    ResponderEliminar
  9. Me llama mucho la atención esta receta. Me imagino la emoción de llegar a elaborar algo que uno tiene tan impregnado en la memoria gustativa.
    Es curioso que lo llames alfajor porque nosotros por ese nombre conocemos a la unión de dos bizcochos de masa con relleno de dulce de leche y algún baño. Aunque tengo entendido que nuestro alfajor tiene su origen en tu alfajor jaja pero es verdad!, aunque nosotros lo modificamos bastante y le seguimos llamando alfajor.
    Que bueno que compartas tu receta porque estas cosas no deberían caer en el olvido. Muchas gracias!
    Cariños

    ResponderEliminar
  10. Sin duda una receta fabulosa, como muy bien dices de las que se trasmiten de generación en generación...y además tiene una pinta espectacular...genial nos viene para las fiestas que se aproximan... mil gracias por tu generosidad y por compartirla!sé que éste tipo de recetas son verdaderos tesoros...!!un beso grande

    ResponderEliminar
  11. Hum, que buena pinta tiene!!Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  12. Qué curioso. Aquí también existe un dulce típico de la Navidad que se llama alfajor, pero que no tiene nada que ver con el que nos presentas, aunque no dudo que este tiene que estar super bueno, se nota, se ve, se siente.
    Me ha encantado la historia cargada de amor, sentimientos y buenos recuerdos.
    Besitos sin gluten.

    ResponderEliminar
  13. Tiene un aspecto estupendo, lo más curioso es que se hace con patatas cocidas. La verdad, es que la cocina nunca dejará de sorprenderme.
    Cuando esté más acostumbrada a hacer postres lo intentaré, ahora ya tengo suficiente con el rosco de reyes. Lo voy a intentar este fin de semana tan largo, ya te contaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Muy buena receta y en inmejorables fechas. Se me hace la boca agua al pensar que ya pronto en Chirivel volveremos a saborear este dulce navideño tan típico y que aun hoy se sigue elaborando tal y como tu describes.

    Me pareció interesante incluirlo en la página Ven a Chirivel con un enlace hasta este Blog.

    Saludos desde Chirivel y a continuar con este magnífico blog.

    ResponderEliminar
  15. Mª José, que pedazo de familia tienes!!!!!
    Una receta de lujo, que ya has conseguido que no se pierda. Estoy segura de que estas navidades, muchos la vamos a hacer.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  16. Las recetas de la infancia siempre tienen un halo especial y unidas a sus ingredientes están nuestras emociones, y parte de nuestra esencia. Por ello al compartir algo tan íntimo y familiar, demuestras una enorme generosidad.
    La receta de por sí, me parece fantástica, pero con la carga de historia que lleva unida en sus ingredientes, se convierte en algo extraordinario. ¡Un lujo! La guardo en un lugar especial, y te recordaré cada vez que la vea.
    Muchas gracias M. José y felicidades por ser heredera de esta joya.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta tu si que sabes y toda tu familia, estas recetas son las importantes, las que pasan de madres a hijas, a nietas, etc, etc, y sin lugar a dudas gracias a ti nosotras las podremos pasar también a nuestras generaciones y nunca quedara en el olvido, gracias a ti nuevamente y a toda tu familia, besos, pepa.

    ResponderEliminar
  18. ME ENCANTAN LOS ALFAJORES!!!!!!!!

    Te invito a conocer mi blog no es de recetas, es de curiosidades de cocina.. espero te guste
    http://curiosidadesdecocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  19. Que post más entrañable. Es una suerte poder recuperar estas recetas que si no fuese por gente como tú, caerían en el olvido para siempre.
    Gracias por compartirla.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  20. Hola Mª José,
    me ha emocionado tu introducción, qué bonito tener tradiciones así en la familia. Y qué generosidad tan grande la tuya al compartir con nosotros este tesoro familiar. Me encantaría hacerlos este puente para poder servirlos en Navidad. Si lo hago brindaremos por ti y por tu familia con una copa en una mano y un trocito de alfajor en la otra. Pregunta: crees que sería una falta de respeto sustituir el anís por otro licor?
    Un besote.

    ResponderEliminar
  21. ainsss Mª José! Qué bonito y qué emocionante leer (y guardar) estas recetas tan importantes emocional y culturalmente además de deliciosas. Qué labor tan bonita! Muchos besos a ti y a toda tu familia. Os deseo lo mejor de lo mejor...

    ResponderEliminar
  22. Que bueno que hayáis plasmado esta receta y que toda la familia la pueda disfrutar durante años ...., también es un disfrute para todos los que te seguimos, y es que este tipo de platos no deben de caer nunca en el olvido, todas y cada una de las recetas de nuestros familiares tienen un valor añadido y es todo el amor que trae consigo y los recuerdos que nos transportan cuando lo tomamos.

    La pinta es una maravilla, un corte impecable, este año ya podemos disfrutar todos de alfajor casero y de lo más tradicional.

    Un beso fuerte y gracias por darnos a conocer esta maravilla.

    ResponderEliminar
  23. entrañable entrada, delciciosa receta que te agradezco compartas.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  24. Gracias por compartir esta maravillosa receta, y no dejar que se quede en el olvido, la historia es preciosa, en tu casa tienen que estar orgullosos de ti, anotada queda para hacerla estas navidades....besos para ti y para tu familia.....

    ResponderEliminar
  25. Muchisimas gracias por compartir esta receta con nosotras, me parece genial recuperar viejas costumbres. Estoy segura que en el pueblo estarán orgullosos de verla publicada.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  26. Uisss esto me parece muy interesante, yo los alfajores no los conocia hasta que me regalaron las obleas para hacerlos. Los hice y nos encantaron aunque no eran así en forma de turó y si unas bolitas de almendra.
    Voy a mirar la receta más detenidaemnte ya que me han sobrado obleas del año pasado (seguirán buenas, no?) y así las vuelvo a utilizar.
    Otra cosa que creo que los otros nollebaban es la patata.

    Un besote...

    ResponderEliminar
  27. ¡Vaya homenaje que nos has brindado con el alfajor!.Aun estoy con la lagrimilla suelta.
    Me enorgullece tanto lo que estas haciendo, tanto por tu empeño por recuperar recetas ancestrales de nuestra familia y de nuestra tierra,como por llevarlas a cabo y hablando de ellas de esa forma tan peculiar y familiar con que tu lo haces.
    y...¡Que dedicatoria a la FAMILIA CAÑABATE!,no tengo palabras para agradecertelo.
    Que lastima que tus tios no puedan ver esto personalmente, pero no te preocupes,que la FAMILIA CAÑABATE DE ALMERIA esta informadisima de todo esto y nos sentimos muy orgullosos.
    A ver si añades a tu recetario alguna de estas recetas de Almeria:
    - Ajo cabañil.
    - Ajo en alnirel.
    - Ajo de patata.
    - Migas de pan.
    - Masa rallada con setas.
    y... las Gachas que tanto gustaban a tu madre.Para mas informacion preguta a tu tio Antonio.
    UN BESO MUY GRANDE.

    ResponderEliminar
  28. Mª José, decirte que te sigo desde hace tiempo. Soy muy aficionada a la cocina,y he realizado varias de tus recetas, que han sido siempre un éxito. Son recetas asequibles y y de un resultado extraordinario. Simplemente, gracias de parte de toda nuestra familia porque disfrutamos mucho. Mis hijos de 6 y 9 años comparten también esta afición.
    En tu blog se combinan y se equilibran perfectamente la tradición y la innovación. Mar Aísa.

    ResponderEliminar
  29. Nunca había visto estos alfajores tan especiales y seguro que tan ricos.
    Y qué tesoro son estas recetas no escritas que han pasado a través de generaciones, seguro que te saben mejor que cualquier otro dulce.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  30. Mª José, que dulce mas rico, y hecho con patata, que bueno. Espero animarme y probarlo. besos

    ResponderEliminar
  31. María José, he querido devolverte tu amable visita y lo primero que me encuentro es ésta delicia que has querido compartir desde el cariño.

    No te quepa ninguna duda de que lo probaré, pero quiero trasladarte la gratísima impresión que he tenido al leer que, siendo ésta una receta tan familiar, es prácticamente idéntica a como en mi casa se han hecho toda la vida los panellets, a base de almendra, azúcar y patata o boniato. Entonces ha vuelto a mi mente tu comentario respecto a las tradiciones del norte y del sur...y es que en todas las casas hay manos amorosas. :-)

    Gracias por compartir este tesoro.

    ResponderEliminar
  32. Queridos amigos:

    Muchísimas gracias por vuestros comentarios, tan amables y cercanos.Os siento a todos muy cerca y eso a la hora de publicar las entradas, vale mucho.

    Miguel PC. Todo un honor....

    Lilo. El anís apenas se percibe pero si no te gusta, no lo pongas.Mejor no poner ningún otro licor.Pones la masa directamente sobre la oblea sin mojarte los dedos y ya está.

    Rocio.Un abrazo enorme para todos.

    María José.

    ResponderEliminar
  33. Madre mia! Esto tiene que estar bueeniisimo! Muchas gracias por traer esta receta tan especial al blog y compartirla, tendré que probar a hacerlos, aunque este año quizá sea un poco precipitado, de momento tomo nota de la receta y queda pendiente de probarla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Me encantan estas recetas antiguas y que se siga la tradicion,te felicito¡¡
    Besets.

    ResponderEliminar
  35. Ha tenido que ser precioso rescatar una receta tan cercana. Muchísimas gracias por compartir un recuerdo tan íntimo y tan bonito, y la receta. ¡Claro!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  36. Hola Maria José

    Nunca había visto unos alfajores así. Si que son especiales, ya lo creo. Qué entrañables son estas recetas y cuanto cariño se elaboran. Un hurra por ti y tu familia.
    Un besote

    ResponderEliminar
  37. Me encanta y no conocía la receta, ahora mismo me la apunto!
    Besos
    Nuria

    ResponderEliminar
  38. Me tienes aqui medio emocionada de verdad, no sabes como me encantan estas historias y mantener tradiciones es una de las cosas que mas me gustan...ademas estas recetas son las mejores, las que se han ido transmitiendo con amor de madres a hijas....un besazo!!

    ResponderEliminar
  39. que pinta! una receta tradicional y deliciosa, te felicito, besitos

    ResponderEliminar
  40. ¡Lo hice, lo hice y lo hice!, y además me ha salido a la primera.
    Me imagino que ya sabes a lo que me refiero, si al ROSCO, no se me olvidó nada, ni ponerme el aceite en las manos para que no se me pegara. Sólamente tengo que bajar un poco la potencia del horno, por que si me descuido en vez de un rosco me sale un Baltasar, pero bueno... está, bueno estaba, muy rico y es de muy buen tamaño.
    Muchos besos y gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
  41. Me encantan estas recetas de familia!!!

    Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  42. Sin duda es un honor que nos la muestres. Yo, como Su, la he impreso para tenerla por si algún día nos animamos. No sabía lo de las patatas, y es una elaboración interesantísima.

    Desde luego que duda cabe que es una receta 100% recomendable sin haberla probado. Sólo por lo que nos cuentas merece la pena.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  43. estas recetas tradionales nunca se deberían perder..felicidades!!

    ResponderEliminar
  44. Cuanto tiempo sin venir a verte y que deliciosa receta me encuentro en mi regreso. Si algo no me gusta del mundo de los blogs es cuando las obligaciones te mantienen alejada de ellos. Voy a ponerme al día.
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Qué receta tan increible, de esas que no tienen precio! desde luego que recuperar estos alfajores es un anténtico lujo.
    Por cierto, la tarta de castañas se sale de la pantalla! qué cosa más rica.
    Besos

    ResponderEliminar
  46. Maria Jose!! Esta receta vale su peso en oro!!! Tu familia estara orgullosa de ti! ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  47. hola!
    Me viene estupenda esta entrada porque después de Navidad sobra en casa mucho turrón y ya estaba yo pensando qué haremos con él al final de las fiestas, así que.... nos has solucionado el problema!! jejeje

    Pili y Esther

    ResponderEliminar
  48. Muy Buena receta!

    Pero a mi particularmente, con poco alfajor me empacho, no se si es porque la Tia Juana ya le ha perdido el hilo a la receta o porque mi estomago por esas fechas siemrpe anda algo delicado.

    Saludos a los niños, al papi de los niños y al patriarca!!

    ResponderEliminar
  49. me estoy deleitando con tu blog y con las recetas de los Velez me gustaria hacer estos alfajores tan ricos, lo malo va a ser encontrar las obleas ¿sabes por casualidad donde las compra tu familia de Chirivel?

    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  50. Somos del pueblo de Chirivel y ya habíamos probado éstos dulces. Como no nos podemos estar quietos y teníamos ganas de tenerlos en casa se nos ocurrió que podíamos probar nosotros a hacerlo y buscando por la red dimos con ésta receta.

    Así que hoy nos hemos puesto manos a la obra y ....bualá!!! los hemos probado y tienen exactamente el sabor que recordábamos!!!!

    Es genial!!

    Nuestras mas agradecidas felicitaciones!! ;)

    ResponderEliminar
  51. Me ha llamado mucho la atención esta receta. La familia de mi marido es de Almería y tengo interés en hacerla. Las obleas que he conseguido son las que se usan como base para el Pan de Cádiz, ¿servirán? ¿tienes adapatada la receta a la thermomix? Cuando ya están listos para consumir supongo que también se conservan en el frigorífico ¿no? Por cierto, he hecho tus polvorones (Damas y polvorones)y nos han encantado. Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  52. Hace poco que he empezado a visitar tu blog, me encanta y entro muy a menudo, pero hoy me has hecho llorar con estos alfajores. Gracias por compartir esta receta, mi familia también es de esta zona y mi tia los hacia espectaculares pero por desgracia murió y yo no tenia su receta. Gracias de corazón porque me has hecho muy feliz. Besos.

    ResponderEliminar
  53. Diciembre del 2015.
    Acabo de publicar una entrada del ALFAJOR PASO A PASO.

    http://www.pasenydegusten.com/2015/12/alfajor-paso-paso.html

    ResponderEliminar
  54. Sencillamente, joven (Mº José), al ver las fotos de "Alfajor" se me saltaron las lágrimnas. Vi que era exáctamente el que me encantaba, lo hacía mi bisabuela, mi abuela y mi madre... gracias! En las navidades próximas sorprenderé a mi familia con eso, con alfajor. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un minuto de vuestro tiempo . Gracias a todos, a los que venís con frecuencia y los que lo hacéis por primera vez.

Mi correo está a vuestra disposición para cualquier duda,comentario o sugerencia: pasenydegusten(arroba)gmail.com
¡ Que te aproveche ¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...