domingo, 28 de enero de 2018

RAVIOLI DE SALCHICHAS FRESCAS.




Los ravioli son una modalidad de pasta rellena muy extendida entre nosotros. Son muchas las posibilidades para rellenarlos así como distintas técnicas para hacerlos. Hoy vamos a ver cómo se hacen con raviolera y más adelante aprenderemos otras maneras.

Hace meses te contaba todo lo referente a la elaboración de la pasta fresca así como el proceso de estirado, secado, cocción y conservación de la misma. Para no hacer esta entrada muy larga, pincha en los enlaces cuando lo indique especialmente si eres principiante en el tema pasta fresca. Si por el contrario, ya tienes experiencia, sabrás que el proceso es generalmente siempre el mismo y que no lleva tanto tiempo como pueda parecer.

El relleno de estos ravioli es mi versión de la receta original de la web Giallo Zafferano. Puedes servirlos con la versión italiana,  con mantequilla y hojas de salvia o como nos gusta en casa, con la salsa que te presento.

Sé que sois unos cuantos los que os habéis animado a hacer pasta fresca.¡Bien! Ojalá que poco a poco, te pueda ir convenciendo…De verdad te digo que una vez que pruebas estos ravioli, ya no querrás otros.




RAVIOLI DE SALCHICHAS FRESCAS

Ingredientes:

Para la pasta:
·       500 g de harina
·       5 huevos
Para el relleno:
·       350 g patata cocida
·       Aceite de oliva
·        2 dientes de ajo
·       150 g de salchichas frescas
·       Perejil fresco
·       Sal
·       Tomillo fresco
·       Nuez moscada
·       50 g parmesano
Para la salsa:
·       350 g salsa de tomate
·       200 g nata para cocinar
·       Agua de la cocción.
·       Sal
·       Pimienta negra
·       Tomillo fresco
Para servir:
·       Tomillo fresco
·       Parmesano

Así lo hago yo:

El relleno:
-         Comenzamos cociendo las patatas en abundante agua con un poco de sal.
-         Una vez cocidas las patatas esperamos a que enfríen y las pelamos.
-         Rallamos el parmesano.
-         En una sartén ponemos un poco de aceite para dorar los ajos bien picaditos.
-         Cuando empiecen a coger color, añadimos las salchichas troceadas para que se hagan bien por todos los lados a fuego medio.
-         Una vez hecha la carne de las salchichas, con cualquier robot de cocina, lo trituramos junto con la patata cocida.
-         Añadimos a la mezcla, un poco de perejil picado, sal, tomillo fresco, un poco de nuez moscada y el parmesano que habíamos rallado. Mezclamos bien y reservamos la mezcla en el frigorífico hasta que vayamos a rellenar los ravioli.




Formamos los ravioli.
-         Hacemos y estiramos  la pasta cómo te enseñe en esta entrada.
-         Una vez que tenemos una plancha de masa, cortamos una porción un poco más larga del tamaño de nuestra raviolera.
          Enharinamos ligerametne la raviolera.
-         Presionamos ligeramente con un dedo para formar el hueco de cada ravioli.
-         Con la ayuda de una cucharilla, rellenamos cada hueco.
-         Pincelamos los bordes con un poco de agua. Lo podemos hacer con un pincel fino o simplemente  con un dedo.
-         Cubrimos la raviolera con otra porción de masa.
-         Presionamos ligeramente con las manos y posteriormente, pasamos el rodillo para que los ravioli se sellen.
-         Damos la vuelta y los ravioli caerán solos sobre la superficie de trabajo. Si alguno continuará pegado a otro, los separamos con un rodillo dentado.
-         Los dejamos secar en el secadero o sobre un trapo limpio una media hora y los cocemos.

Cocemos los ravioli.
-         En esta entrada, te cuento todo sobre la cocción de la pasta rellena.

La salsa:
-         Ponemos la salsa de tomate en un sartén junto con la nata a fuego medio.
-         Añadimos sal, una buena dosis de pimienta negra recién molida y unas ramitas de tomillo fresco.
-         Según vaya calentado la salsa añadimos un poco del agua de la cocción de los ravioli. Añadiremos más o menos agua en función de cómo nos guste la salsa, más o menos clarita.
-         Una vez cocidos los ravioli, los sacamos de  la cazuela con una espumadera para que no re rompan y los incorporamos a la sartén con la salsa. Dejamos que se terminen de hacer en la salsa 1 o 2 minutos.
-         Para servir, espolvoreamos con parmesano y un poco de tomillo fresco.

¡Qué te aproveche!



miércoles, 24 de enero de 2018

GALLETAS DE MANTEQUILLA CON PISTOLA.




Las galletas de mantequilla para mí son una debilidad. Te he hablado de ellas en numerosas ocasiones pues son varias las versiones que he ido publicando a lo largo de los años. Hace tiempo que quería tener una pistola para poder dar distintas formas a estas galletas y por fin Sus Majestades hicieron realidad ese deseo. Llevo menos de un mes haciendo galletas con pistola pero puedo asegurar después de haber horneado muchas, muchas galletas,  he conseguido adaptar mi receta de toda la vida a la masa para la pistola. Estoy feliz y quiero compartir la receta con todos vosotros.

Nunca había hecho galletas con pistola por eso no puedo comparar modelos. Yo estoy rechiflada con la mía, de la marca Marcato. Se lava estupendamente y su manejo es sencillo. Puede que las primeras galletas no te queden de cine pero te aseguro que no se tarda nada en coger el truquillo. 




Cosillas importantes a la hora de hacer galletas con pistola.
-         La masa no tiene que ser muy espesa pues de ser así, costará mucho bajar el émbolo y no saldrá la masa por los agujeros del disco elegido. La masa de esta receta es pegajosa pero se puede manejar con las manos perfectamente. Yo suelo coger una porción de masa, hago una especie de rulo y la meto en el cilindro sin apenas mancharme las manos.
-         Con estas cantidades salen unas 35 galletas. Para más cantidad puedes duplicar cantidades.
-         La bandeja ideal para hornear estas galletas es la antiadherente. Yo tengo dos, así cuando saco del horno una tanda de galletas, ya tengo preparada la siguiente. Tengo ésta y ésta y por ahora, con las dos estoy contenta. Recuerda que no hay que poner papel de hornear.
-         El tiempo de horneado es aproximado. Tienes que tener cuidado, sobre todo en las primeras tandas. Un error común es dejarlas que se doren en exceso. Es mejor sacarlas cuando empiezan a coger color pues al enfriar endurecen un pelín. Si las sacamos del horno muy hechas, luego estarán muy duras. Por el contrario, si las sacamos demasiado pronto, puede que aunque por fuera tengan buen aspecto, por dentro estén crudas. Lo mejor es sacar una galleta a los 15 minutos, partirla a la mitad y comprobar si está hecha.
-         Las galletas se mantienen perfectas varios días guardadas en una lata de metal o similar.
-        El ingredientes estrella de estas galletas es la mantequilla. En Cantabria tenemos la suerte de contar con muy buen producto. Cuanto mejor sea la mantequilla de tus galletas, más sabor tendrán tus galletas.
-         Puede, que al ver la foto con las galletas ya hechas y decoradas pienses que se tarda un montón en hacerlas. Para nada. Si te organizas y tienes todo ordenadito  y preparado, te prometo que en una hora tienes la galletas hechas y la cocina recogida.
-       El sabor de estas galletas evidentemente es un sabor marcado a mantequilla y pocos añadidos necesitan, pero un poco de chocolate, mermelada o guindas no te cuesta nada ponerlos y visualmente tus galletas ganaran un montón.

Pues nada, esto es todo lo que te quería contar. Ojalá haya conseguido que te pique el gusanillo para hacer este tipo de galletas. Una vez que tengas la pistola, lo siguiente en tu lista de la compra serán unas cajas o bolsas bonitas porque empezarás a regalar galletas a todos los tuyos. Te lo digo yo…..




GALLETAS DE MANTEQUILLA CON PISTOLA.

Ingredientes:

·       300 g harina de repostería
·       70 g azúcar
·       150 g mantequilla
·       Pizca de sal
·       65 g leche
·       2 yemas de huevo

Así lo hayo yo:

La masa
 Método tradicional
-         Ponemos la harina junto con el azúcar en un bol, mezclamos bien y hacemos y un hoyo en el medio.
-         En el hoyo, ponemos la mantequilla cortada en trocitos junto con el resto de ingredientes.
-         Rompemos las yemas con un tenedor y comenzamos a mezclar todos los ingredientes para terminar amasando con las manos hasta obtener una masa “pegajosilla” pero manejable.
Con Thermomix:
-         Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 20 s-Vel 6.

Llenamos la pistola.
-         Abrimos la pistola por la parte inferior, elegimos el disco que vamos a utilizar y lo colocamos adecuadamente, en el anillo, ¡ojito!, que si no  colocas el disco en la posición correcta, la masa saldrá “escuchuflada” y no se formará la galleta.
-         Tiramos del émbolo hacia arriba y llenamos el cilindro con un poco de masa.
-         Cerramos el anillo con el disco elegido.
-         Giramos el émbolo para que la parte de las pestañas quede en el lado del mango y presionamos la pistola unas cuantas veces hasta que las pestañas del cilindro bajen lo suficiente, “encuentren la masa” y ésta empiece a salir .


Formamos las galletas
-         Elegimos el tamaño de la galleta moviendo la pestañita. Mi pistola tiene dos tamaños.
-         Apoyamos la pistola directamente en la bandeja del horno, sin papel de hornear, y presionamos suavemente durante unos segundos. Procuramos no mover la pistola mientras presionamos.
-         Levantamos suavemente la pistola y repetimos la operación.

Horneamos
-         Precalentamos el horno a 180ºC.
-         Colocamos la rejilla a media altura.
-         Metemos la bandeja y la colocamos sobre la rejilla.
-         Horneamos 15 minutos.

Decoramos
-         Una vez frías las galletas podemos decorarlas con azúcar glas, chocolate fundido, mermelada, dulce de leche, ….

¡    ¡Qué te aproveche!

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...