domingo, 31 de marzo de 2019

TARTA DE FRAMBUESAS FACILONA.




Si os gustan las frambuesas y queréis un postre rapidito y sin complicaciones, ésta es vuestra tarta. Es una elaboración muy sencilla que en cuanto la vi en el recetario de La lechera, supe que me iba a gustar, pues es ideal para esas ocasiones en las que queremos una tarta chula pero sin mucha complicación.

Los ingredientes son muy de andar por casa. Lo único que a lo mejor no tienes es el queso mascarpone y eso no es problema porque lo encuentras en cualquier supermercado grande. Si no te gusta o no tienes jerez puedes utilizar un vino dulce, yo a veces lo hago con Tostadillo de Potes.
Es una tarta pequeña, el molde utilizado es de 20 cm de diámetro. Para desmoldarlo sin dificultad puedes engrasarlo con mantequilla o poner en la base un círculo de papel de hornear del diámetro de la base.

Poco más te puedo contar de esta tarta, es tan sencilla que lo mismo mañana compras unas frambuesas y te das un caprichín….




TARTA DE FRAMBUESAS FACILONA

Ingredientes:

·       50 g mantequilla
·       6 magdalenas
·       50 g de jerez
·       200 g queso mascarpone
·       2 yemas de huevo
·       6 cucharadas de leche condensada
·       150 g frambuesas
·       Azúcar glas.

Así lo hago yo:

-         Precalentamos el horno a 200ºC y preparamos nuestro molde.
-         Para hacer la base, calentamos la mantequilla en el microondas en varios periodos de pocos segundos.
-         Desmigamos las magdalenas y las mezclamos con la mantequilla derretida y el jerez.
-         Volcamos la mezcla en la base de nuestro molde y con la ayuda del dorso de una cuchara alisamos la superficie.
-         En un cuenco mezclamos el queso mascarpone con las 2 yemas y la leche condensada.
-         Vertemos la mezcla sobre la base.
-         Alisamos la superficie y colocamos las frambuesas que habremos lavado y secado previamente con papel de cocina.
-         Metemos la tarta al horno y horneamos 45 m.
-         Sacamos del horno, dejamos enfriar y espolvoreamos la superficie con azúcar glas.

¡Qué te aproveche!



domingo, 24 de marzo de 2019

RAVIOLI DEL PLIN.




Cuando uno empieza a hacer pasta fresca en casa, se suele comenzar por las elaboraciones más sencillas pero conforme se va practicando, “el gusanillo” de pasta casera va haciendo su efecto y las elaboraciones van cambiando pues la pasta es un mundo interminable de cortes, formas y rellenos.

Prueba de esto son los ravioli que hoy te presento. Los ravioli del plin reciben ese nombre porque se hacen con las manos a base de pellizcos dados con los dedos índice y pulgar. Es un elaboración sencilla, que no precisa de moldes y cortadores especiales como otros tipos de ravioli que ya he publicado en el blog: ravioli de pollo y panceta que se hacen con un cortador redondo y dentado y los ravioli de salchichas frescas que se forman en la raviolera. 

Los rellenos y salsas de los Ravioli del plin son ilimitados. Yo te propongo una de las versiones que más gustan en casa, rellenos de boloñesa y parmesano cubiertos de salsa de tomate. Yo solo quiero enseñarte a hacerlos para que luego tú los rellenes como más te guste. 

RAVIOLI DEL PLIN.

Ingredientes:

Para la masa:

En esta entrada tienes todo lo referente a cómo hacer la pasta fresca. 

Para el relleno:

En esta entrada te explico cómo hago yo la salsa boloñesa. Tan solo tienes que añadir queso parmesano rallado para que éste aporte no solo una textura más sólida al relleno, sino su sabor delicioso. 

Para la salsa de tomate:

En esta entrada te explico cómo hago yo la salsa de tomate casera. 

Así lo hago yo:

 En esta entrada te explico cómo estirar la pasta.



-         Un vez que tenemos la masa estirada, ponemos porciones de relleno distanciados unos de otros de otros como ves en la fotografía.



-         Cerramos la plancha de masa sobre si misma procurando no dejar aire entre la masa y el relleno.



-         Damos forma a cada ravioli poniendo ambas manos a cada lado de los montoncitos
 de relleno presionando la masa  utilizando nuestros dedos índice y pulgares.
.         Repetimos lo mismo con cada ravioli  hasta terminar la fila.


-         Con un cortador dentado, cortamos el resto de masa, justo al borde.


-     Con el mismo cortador , cortamos cada ravioli haciendo cortes precisos y rápidos  sobre la masa comenzando por el lado no dentado. 

     Para secar y cocer los ravioli, pincha en el enlace.

     Ponemos salsa de tomate casera en una sartén la calentamos.
     Una vez cocidos los ravioli, los añadimos a la salsa de tomate.
     Los dejamos un minuto en la salsa y los servimos con parmesano rallado, al gusto.

        
¡ Qué te aproveche !

domingo, 17 de marzo de 2019

TÉ DEL PUERTO.




Probablemente si habéis visitado Cantabria, habéis probado el té del puerto o al menos lo habéis visto anunciado en los restaurantes, especialmente en la zona de Liébana de donde es típica esta infusión.

El nombre científico de la planta es Syderitis hissopifolia, es también  conocido como té de montaña y es famoso en el norte por sus usos medicinales, especialmente como digestivo. Nada mejor que un té del puerto después de un buen cocido lebaniego….

En mi casa es todo un clásico tomarlo en la sobremesa de  los domingos de invierno. La “gracia” de la infusión radica en el orujo que se añade para dar a la infusión más fragancia. Personalmente, las infusiones no me hacen tilín,  pero reconozco que la elaboración del té del puerto tiene cierto encanto…

Los ramilletes, traídos de los pastizales del puerto de Áliva, los puedes encontrar en las tiendas de alimentación de la zona de Potes y en Santander, en temporada, en la  tienda de especias de la plaza, en la Antigua Ermita. Un ramillete es suficiente para varias infusiones y se mantiene fresco bastante tiempo.

Si vienes a Cantabria, no dejes de probarlo. Puedes echar un chupito de orujo en la infusión y dejar la botella cerca por si cae un segundo chupito…




TÉ DEL PUERTO

Ingredientes:

-         Té del puerto
-         Agua
-         Orujo blanco
-         Azúcar

Así lo hago yo:

-         Ponemos a hervir agua en un cazo.
-         Lavamos  las ramitas que vayamos a utilizar.
-         Cuando el agua hierva, retiramos el agua.
-         Introducimos en el cazo las ramitas de té y un chupito de orujo.
-         Dejamos reposar 10 minutos las ramitas del té con el orujo.
-         En otra cazuela, hervimos agua.
-         Cuando el agua comience a hervir, la vertemos en la cazuela con el té y el orujo.
-         Tapamos y dejamos reposar un poco.
-         Servimos y echamos azúcar al gusto.

¡Qué te aproveche!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...